Necrológicas
  • Filomena Barría Mancilla
  • Miriam Rozas Alvarado
  • Dagoberto Mancilla Ojeda
  • Ida del Carmen Alvarado Navarro
  • Pedro Delgado Andrade
  • Peter Eladio Frías Gómez

Carolina Goic rompió su silencio: “Me repostularé al Senado por Magallanes en 2021”

Por La Prensa Austral domingo 24 de diciembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
955
Visitas

Diego Fernández Alderete
diegofernandez@laprensaaustral.cl

La primera vuelta presidencial del pasado 19 de noviembre decidió -entre otras cosas- la debacle de la Democracia Cristiana. Quien fuese la abanderada, presidenta de la  falange y senadora por Magallanes, Carolina Goic Boroevic, se vio obligada a renunciar a su cargo por fuertes presiones internas. Dicho escenario, ha generado una de las peores crisis dentro de uno de los partidos con más historia en el país, puesto que militantes de gran trayectoria -como Mariana Aylwin- han expresado que se sienten más cerca de Chile Vamos que del proyecto de la Nueva Mayoría.
Este remezón ha tensionado también el ambiente en las regiones y Magallanes no está ajena a este conflicto interno, puesto que durante esta semana, se vieron declaraciones cruzadas entre el consejero regional (no reelecto) Nicolás Gálvez quien catalogó al concejal Germán Flores como “nefasto” para las aspiraciones políticas de la senadora. En su defensa, el edil comunal expresó que Gálvez está dolido porque él no apoyó al consejero en su candidatura en desmedro de Miguel Sierpe y además manifestó su molestia con la presidenta de la DC en Magallanes, María Eugenia Mancilla, a quien le exigió su renuncia por no asumir los costos políticos de la pasada elección cuando se perdió el cupo diputacional de Juan Morano y del consejero regional en cuestión, Nicolás Gálvez.
Bajo este contexto, la senadora DC, Carolina Goic, salió al paso de lo que está sucediendo con su colectividad a nivel nacional y también hizo una férrea defensa del concejal Flores, quien además es su representante de la oficina parlamentaria en Punta Arenas.

– Lo ocurrido después de la primera vuelta. Usted era presidenta de la Democracia Cristiana y a la vez abanderada presidencial, dado los resultados electorales dio un paso al costado. ¿Qué le parece todo lo ocurrido después y toda esta crisis que está viviendo la DC?
– “Primero, el proceso que tuvimos fue consecuente desde que asumí la presidencia del partido, como pedir perdón en el funeral de Patricio Aylwin, como también de encabezar nuestras propuestas para presentarlas al país. Asumir también el costo político de la derrota, por eso no dudé -desde el primer minuto- que tenía que dejar el cargo de la presidencia y así lo hice. Creo que nosotros debemos hacer un análisis más profundo de los resultados, de cuánto ganamos y cuánto perdimos. Ya habrá espacio para ese análisis, pero no estoy de acuerdo con algunas evaluaciones que simplifican el tema y cuando señalan que el error fue no hacer primarias, sino que muy por el contrario. Yo creo que nosotros seguimos el camino que teníamos que seguir y en lo posible reconstruir e iniciar un nuevo ciclo político en la DC”.

– Sobre las declaraciones de Mariana Aylwin, que manifestó que está más cerca de Chile Vamos que de la Nueva Mayoría. ¿Qué opinión cabe?
– “Mariana Aylwin tiene que hacer una definición desde el punto de vista político, si ella quiere manifestar algo, lo ideal es que sea dentro de las instancias del partido. Que ocurra en un debate dentro de la junta y ella buscará los respaldos para ello. Lo que no me parece es que estemos haciendo permanentemente un debate por los medios, donde camaradas de la Democracia Cristiana están coqueteando con la derecha y otros con el Frente Amplio. Es un error del partido de no levantarse desde su propia postura. Con lo que me quedo, es que nosotros nos atrevimos, dimos un primer paso que no es el camino propio como algunos quisieron plantear. Sino que por el contrario, atreverse a liderar propuestas más modernas que no se definen en contra de o respecto de otros, sino de cómo nosotros generamos una propuesta de cambios que nuestro país ha demostrado hacia la ciudadanía y a los electores”.
– ¿Se ha sentido traicionada por la Democracia Cristiana como se ha mencionado?
– “A mí me da mucha pena cuando al día siguiente de las elecciones, fui al partido y apareció una suerte de barra brava, que lo que hacían era gritar en función del candidato Alejandro Guillier. Esto no se condice con el espíritu de mi gestión y con lo que yo aspiro a un partido serio. Es evidente que hubo gente que no trabajó por nuestra candidatura y que estuvo en la otra. Lo que más duele es que eso no haya escandalizado a algunos, tal cual cuando un parlamentario (Ricardo Rincón) dijo abiertamente por los medios que no iba a votar por mí porque iba a perder su voto y nadie salió diciendo nada por los medios. Yo creo que en eso desde la disciplina mínima de un partido, es fundamental. Cuando conversamos, cuando generamos decisiones dialogadas y unánimes, lo que significa es atreverse a encabezar un proyecto. Yo espero que haya una revisión profunda, que esté la autocrítica pero también la franqueza de algunos que no estuvieron para reconocerlo”.

– A raíz de esto que pasó, ¿no ha pensado en dar un paso al costado y salir de la Democracia Cristiana?
– “No. Lo que he hecho en todo momento fue actuar en forma coherente. Yo he hablado de la buena política y lo he practicado en la coherencia en lo que uno dice y hace. Aun teniendo que pagar costos importantes, yo soy de las personas que actúan por convicción, que no lo hace por cálculo político y así estuve dispuesta a correr los riesgos de mi capital político, sobre la mesa en función de fortalecer una propuesta de partido. Así que voy a seguir trabajando desde mi espacio como senadora. Además, si hay algo que todos reconocen transversalmente es la seriedad de la propuesta de gobierno que hicimos, de nuestros planteamientos programáticos y ahí no sólo militantes e independientes que se mostraron entusiastas trabajando en la candidatura, vamos a seguir trabajando en ello. La propuesta en educación técnica donde haremos las indicaciones técnicas al proyecto que se está discutiendo”.
Centro izquierda

– ¿Qué le faltó a la centro izquierda para que Alejandro Guillier fuese el próximo Presidente de Chile y no Sebastián Piñera? Puesto que en términos matemáticos, los votos de centro izquierda en primera vuelta sumaban más que la  centro derecha.
– Lo que quedó demostrado el día de la elección, es que la tesis política que me tocó encabezar estuvo correcta. Que aquí más que los ideologismos y la izquierdización, lo que la gente quiere es una propuesta, más moderada y más de centro. Es decir, que no basta la izquierda y lo que requerimos es la centro izquierda. Si bien no se reflejó en el resultado en términos de votación, pero yo creo que nosotros hayamos levantado la candidatura ayudó en plantear en nosotros en el discurso esa postura y no dejársela a Sebastián Piñera. Lo que pasó en la segunda vuelta, lamentablemente el discurso que encabezaba Alejandro Guillier se izquierdizó y eso hizo que muchos electores que no tienen una opción de derecha, finalmente se vieron empujados a votar por Piñera. El haber dejado de representar el centro político, ahí creo que fue una tesis errada, la izquierdización del candidato”.

– A contar del 11 de marzo, Sebastián Piñera asumirá como nuevo Presidente de Chile. ¿Cuál va a ser el rol de la Democracia Cristiana a partir de este nuevo período de gobierno?
– “Nosotros seremos oposición porque es el lugar donde nos ha dejado la ciudadanía y desde ahí tenemos que trabajar, para despejar cualquier duda al respecto. Si hay algo que yo valoro de Alejandro Guillier, son los gestos republicanos que hizo después del resultado. El asumir la derrota con mucha dignidad y saludar a Sebastián Piñera. Lamento que lo hayan dejado solo en eso, porque los actores que estuvieron detrás desaparecieron y me parece que eso no es lo que corresponde cuando uno habla de recuperar la política y la decencia. Por lo tanto, hoy en día desde la oposición, yo aspiro a que seamos crítica pero también en el sentido de preposición, que respalda lo positivo y que es capaz de hacer cosas que necesita el país, para movilizar para que efectivamente se den. Yo ahí no puedo dejar de valorar, que propuestas que yo hice en campaña fueron asumidas por las candidaturas. Ahora le tocará al Presidente electo cumplirlo como dejar atrás la letra chica. Yo espero eso del gobierno de Sebastián Piñera, por lo tanto voy a estar ahí para seguir con la propuesta de Ley del Cáncer, para que efectivamente sea una propuesta de política pública integral, tal cual como la pensamos que permita a la gente anticiparse para el tratamiento de una enfermedad, donde hoy podemos salvar vidas o en la propuesta que hicimos del auge al adulto mayor que recogimos del Presidente Ricardo Lagos, para seguir trabajando en materia de Alzheimer o en acompañamiento al envejecimiento. Así como también mantener cosas buenas que hicimos durante este gobierno. Como lo es el acceso a la educación, la Ley Ricarte Soto, entre otras materias.
En lo que tiene que ver con la región, ahí el rol de esta oposición será fundamental; no es casual el resultado de la elección en Magallanes y es porque para nosotros fue muy duro el tiempo de Piñera en su gobierno, iniciamos las movilizaciones con el conflicto del gas, con un trato centralista e injusto, por lo que espero que no volvamos atrás en invisibilizar a la región y además si hay algo que destacar, es lo que ha pasado durante este gobierno en Magallanes como el Plan de Zonas Extremas o la fibra óptica. Al igual que la rebaja en la movilización de los adultos mayores y por ende, son temas que tienen que mantenerse”.

– Sobre este último punto, ¿se ven en peligro estas políticas públicas impulsadas por el gobierno de Michelle  Bachelet?
– “En mi rol como senadora por Magallanes, seguiremos atendiendo a las familias, vamos a seguir prefiriendo a la gente sencilla, creo que hemos dado pasos que no pueden tener vuelta atrás, como el Plan de Zonas Extremas donde es fundamental el cambio de mirada, de cómo se evalúan los proyectos de inversión que respondan a las necesidades y a los criterios regionales, no a los centralismos. También me acuerdo con el plan de fibra óptica, que me ha tocado defenderlo desde el Parlamento, después se mantuvo en prioridad hasta que logramos que salga adelante. Entonces esta mirada de largo plazo en la inversión pública es fundamental y voy a estar ahí para defender que sigamos fortaleciéndolo y además en todas las regiones. Si hay algo que yo aprendí en campaña y que me gustaría transmitirle a los magallánicos, es cómo nos miran con admiración en el resto del país, por la capacidad que tenemos de trabajar en conjunto, de ponernos la camiseta y además que se pueden tomar medidas que nos diferencian, como el cambio de hora, los temas oncológicos para los niños y eso es un trabajo en conjunto, donde voy a cumplir mi rol en el Senado pero también necesitamos el trabajo de la mano con la ciudadanía”.
Gálvez vs Flores

– Durante esta semana, se generó toda una polémica entre el consejero Nicolás Gálvez y el concejal Germán Flores. Gálvez manifestó que él es “nefasto” para sus aspiraciones políticas. ¿Qué le parecen esas palabras?
– “Yo ahí no voy a caer en el lenguaje de la descalificación, sólo me gustaría que los actores del partido hagan una autocrítica, la política no se trata de matar liderazgos. Germán Flores es un concejal de la comuna de Punta Arenas, es un buen concejal y no estoy de acuerdo con que hagamos descalificaciones o matemos a un liderazgo cualquiera a través de los diarios. Es una práctica que ha instalado la disidencia y que creo que ha sido una práctica muy mala para el partido”.

– Al día siguiente de estas palabras, Germán Flores -aparte de salir en su defensa- enfatizó que Eugenia Mancilla debiese renunciar a la presidencia de la DC por no asumir los costos políticos por el hecho de haber perdido un consejero regional y un diputado aquí en la zona. ¿Debiese hacerlo?
– “Yo no le voy a decir a Eugenia lo que tiene que hacer. Lo que puedo hablar es de mi actuación. Yo no tenía dudas de lo que correspondía era asumir la responsabilidad política, yo no soy una persona que se aferre a los cargos y lo he demostrado siempre. Pero el tema de fondo es cómo la Democracia Cristiana asume la necesaria autocrítica por los resultados de la región. Perdimos la diputación que costó muchos años recuperarla, que fue justamente cuando yo entré a la Cámara y ahí hay una baja en la votación importante, el cómo se estructuró la lista parlamentaria y creo que la autocrítica es necesaria e importante para mirar en la derrota con franqueza y en función de reconstruir ese espacio que se ha perdido. El resultado en Magallanes para la DC fue malo. Entonces esa autocrítica es fundamental que se haga”.

– Usted ya no vive en Magallanes, se trasladó a Santiago ¿Va a repostular al Senado? Y si es así, ¿será por Magallanes o por otra región del país?
– “A mí me causa gracia esa afirmación de que no vivo en Magallanes. Mi casa en Señoret es mi casa, lo que hice fue un cambio práctico que lo que permitiera estar con mis hijas todos los días un rato después de muchos años de viaje constante, pero sigo trabajando y ahora con más fuerza por Magallanes. Con la experiencia ganada en estos seis meses con una mirada de país y yo creo que también va a fortalecer mi capacidad de representación de los intereses de Magallanes. Yo creo que en eso hoy estoy mucho más preparada respecto a los planteamientos que podemos hacer desde la región. En el trabajo legislativo, yo hago una muy buena evaluación de mi desempeño; terminamos aprobando la Ley Sanna que fue mi compromiso con las familias de niños con cáncer, que a partir del próximo año van a tener la posibilidad de acompañar a sus hijos sin necesidad de tener que dejar sus trabajos y fue una propuesta que comenzamos hacer hace muchos años. Mi compromiso con Magallanes es gigante y me repostularé  al Senado por Magallanes en 2021”.