Necrológicas
Coronavirus
Nolberto Catalán Miranda y su “experiencia de vida”

Cartero damnificado tras incendio: “Gracias es una palabra pequeña para todo el apoyo recibido”

Por La Prensa Austral sábado 23 de mayo del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Incendio se desató en la noche del sábado 16 de mayo en una propiedad de calle Patagona, población Río de la Mano.

Nolberto Catalán Miranda dice que “gracias es una palabra muy pequeña” comparada con todo el afecto que ha recibido desde el pasado 16 de mayo cuando un incendio nocturno destruyó el inmueble que habitaba en el sector Río de la Mano, en Punta Arenas.

Y si bien recuerda que el fuego lo destruyó todo, “no pudo con mi ánimo ni mis ganas de salir adelante. Más hoy cuando tantas personas se han acercado a darme ánimo y a entregar su colaboración. El incendio fue una experiencia de vida, dura, pero que termina siendo enriquecedora”, enfatizó.

Dice que pueden ser sus 35 años como cartero y de preocuparse de entregar un buen servicio el que ha hecho que las personas lo reconozcan y sientan afecto. “Quiero a través de ustedes agradecer a todos y muy en especial a Bomberos, que son verdaderos héroes y ejemplo para todos. A mi arrendador y también a personas anónimas, que uno ni siquiera conoce y te brindan apoyo. Por ejemplo, ayer estaba en una fila conversando y una persona que no conocía ofreció llevarme algo que necesitaba. Hay gente que me ha llevado ropa ¡y hasta me regalaron un celular!, porque el mío lo perdí en el incendio”.

Pese al drama del cual fue protagonista, Catalán ha seguido cumpliendo con su labor de cartero, “es que es lo mío, el trabajo que amo, aunque a esta altura con el clima el cuerpo lo va sintiendo (tiene 57 años). Estamos trabajando con turnos y con las precauciones necesarias por esta emergencia, pero bien, muy bien”.

Justamente, en lo laboral cuenta que para un cartero estos son los meses duros, de lluvia y mucho frío, aunque cuenta que hoy el trabajo tiene matices diferentes a la realidad de hace algunos años. “La masificación del celular hizo que las personas dejaran de lado las cartas. Ahora ya nadie escribe porque todo es instantáneo a través del teléfono. Nosotros hoy trabajamos con menos carga que antes, ahora son boletas, notificaciones y ese tipo de cosas”.

El fuego que redujo a cenizas la vivienda que arrendaba Nolberto Catalán, en calle Patagona 1985 , se desató el sábado anterior alrededor de las 22,15 horas. El, junto a un segundo ocupante, y dos mascotas, lograron huir en medio de las llamas.