Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría

Cenizas de antiguo técnico telefonista Oscar Francino serán traídas a Punta Arenas

Por La Prensa Austral domingo 12 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

“… Y vuelve el polvo a la tierra, donde antes estaba y el espíritu retorna a Dios, porque él es quien lo dio (Eclesiastes 12,7)”. Esta frase del libro sagrado sirve para hacer una pequeña reseña de una persona que vino de otros rincones del territorio a entregar su trabajo y algo más a nuestro Magallanes querido, escribió el ex funcionario telefónico Francisco Abarzúa, al recordar a su amigo y compañero de tantas jornadas, Oscar Francino Riquelme, fallecido en la Región de Valparaíso donde se encontraba radicado en los últimos años.

Francino fue técnico telefonista y jefe de la central telefónica de la CTC por largos años en Punta Arenas. Vino desde el puerto de San Antonio y se quedó en esta austral tierra hasta su retiro de la empresa telefónica tras 44 años de servicio.

Hoy sábado regresan sus cenizas, las que serán cadoveladas en el Santuario María Auxiliadora Don Bosco, donde se realizará una ceremonia en su honor a las 18 horas. En vida, manifestó su voluntad que sus cenizas sean traídas a Punta Arenas.

Sus viejos compañeros telefónicos invitan a quienes lo conocieron y  a quienes compartieron con él en los distintos ámbitos de su larga estadía entre los magallánicos a acompañar y unirse en oración a su familia.

En la historia de la telefonía local Oscar Francino dejó su huella. Aquí a diferencia de otras regiones se dio el salto de los viejos teléfonos magnetos (con manijas) a la modernidad del “automático” (esos con disco) y Punta Arenas fue pionera en contar con una moderna planta automática, por allá en el año 1962 (el mismo año del Mundial). Para operar estos equipos se requería técnicos especialistas, que ninguna universidad preparaba. Pero en la práctica se formaron muchos como los Sánchez Granado, los Peric Iglesias, los Ojeda (Jorge y Toñito) y a todos ellos vino a sumarse Oscar.

Hoy todo es digital, el mundo está en la palma de la mano, pero para que esta maravilla de tecnología, que tanto facilita la vida y une a las personas, hubo que dar esos pasos entre cables y reles electromecánicos, tecnología con que nos comunicábamos hace 4 o 5 décadas y que llegaba a los hogares gracias a la labor de técnicos como Oscar.