Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Cerca de 10 mil personas celebraron el triunfo de la Roja en Punta Arenas

Por La Prensa Austral domingo 5 de julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
2.450
Visitas

Dos horas antes del partido, no se veía un alma en las calles. Pero el contraste fue increíble apenas Alexis Sánchez marcó el cuarto gol en la serie de lanzamientos penales, que le dio a Chile su primera Copa América, nada menos que ante Argentina. De inmediato, desde todos los sectores de Punta Arenas comenzaron a escucharse bocinazos, vuvuzelas, y gritos. A esa hora llovía intensamente en la ciudad.

Nada de eso importó. Alrededor de 10 mil personas salieron a las calles. Familias completas, grupos de amigos, gente de todas las edades, vestidos con la camiseta de la selección, otros con gorros, melenas tricolores, muchos con la cara pintada. Una multitud que nunca se había visto. Quizás cuando se produjeron las protestas por el alza del gas, en 2011, que no había tanta gente en las calles. Otros más futboleros recordaban al Colo Colo campeón de la Copa Libertadores de 1991 o a la Universidad de Chile, ganador de la Copa Sudamericana 2011. Pero aunque esos son los clubes más populares, nunca la Selección Chilena había gritado campeón y eso se notó en las calles.

La mayoría se reunió a ver el encuentro final de la Copa América en sus hogares. Muchos junto a una parrilla. De hecho, al término del primer tiempo, un llamado de Bomberos alertó por un chulengo que se había inflamado. Pero nada importó a la hora de celebrar. A ratos parecía que el festejo se desbordaba. Había mucha gente con varias copas encima. Más de uno, apenas podía sostenerse en pie.

Nada de eso importaba. Pero en general, los que predominaron fueron las familias. Patricio Yáñez Vergara, sí, con nombre de crack de la Roja incluido, llegó desde el sector del Ovejero, junto a su señora Mirna Vito y su sobrino, Emannuel Reyes. “Vimos el partido en la casa, con un ‘picoteo’. Sufrimos mucho, gritamos como nunca y le rezamos a todos los santos. Es primera vez que vengo a celebrar, llevo casi 50 años viendo fútbol y la única vez que vine a la plaza fue cuando Colo Colo ganó la Libertadores” comentó Yáñez. Emmanuel también estaba feliz y destacó a su ídolo Gary Medel como el mejor de Chile.

Rodrigo Aros llegó con sus pequeños hijos, Maite y Matías, junto a Paola Casas, Karina González y la bebé Leonor Ojeda. “Vimos el partido en casa de amigos, con unas carnecitas. Siempre venimos a celebrar por la selección y por la U”, indicó brevemente este vecino de la población Mardones.

Terminando el festejo en la plaza para continuar hasta que las velas no ardan, Pablo Cancino llegó con sus hijos Joan y Valentina y su sobrina Fernanda. “Ahora nos vamos para el segundo asado”, comentó al pasar.