Necrológicas
  • Bernardo Soto Gonzalí

Cerca de $3 mil millones costará reposición de puente Chiloé y trabajos partirían a mediados de 2018

Por La Prensa Austral sábado 4 de noviembre del 2017
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
291
Visitas

A cinco años y seis meses del desborde del río de las Minas ocurrido en marzo de 2012, una nueva etapa comenzará en los primeros meses de 2018: la construcción del puente Chiloé, acción que tiene como propósito realizar el reemplazo de la actual estructura existente, constituido por una estructura antigua que corresponde a tiempos en que el desarrollo urbano era menor y donde el escurrimiento de las aguas utilizaba las riberas naturales del cauce.
Al respecto, cabe señalar que la canalización posterior del río cambió el comportamiento de escurrimiento de las aguas en eventos de crecidas, produciéndose desbordes a causa del arrastre de elementos por el agua y que formaban obstrucciones en los elementos del puente.
En añadidura a lo descrito, cabe consignar que los desbordes del río de las Minas a lo largo del tiempo, han producido pérdidas cuantiosas en infraestructura del sector centro-oriente de la ciudad de Punta Arenas, debido principalmente a las restricciones de sección que experimentaba el cauce por los puentes ubicados entre las calles Chiloé y Lautaro Navarro. Tres de los cuatro puentes que se emplazan sobre el río de las Minas en las arterias de ese sector han sido reemplazados, faltando el puente de calle Chiloé.
El proyecto
Por cierto, el factor común del diseño original de estos cuatro acueductos, es que tenían elementos de su estructura que se ubicaban dentro de la sección que forma la canalización con tablestacado que tiene el río, lo cual permite el represamiento de elementos que son arrastrados por las aguas originando el desborde del río.
De ahí que ayer en visita a la zona, el ministro de Obras Públicas (Mop), Alberto Undurraga, se refiriera a los puntos claves que serán considerados en esta obra, la que demandará una inversión de $2.844.459.822 -de los cuales un global de $421.911.608 corresponde a Consultoría- y donde el diseño de la nueva estructura ya tiene contemplado propiciar como mínimo, el libre escurrimiento de las aguas.
En particular, el proyecto considera no sólo la reposición del puente Chiloé, sino también sus respectivos accesos con la calle del mismo nombre.
Modificación de servicios
Previo al inicio de las obras se deberá efectuar las modificaciones de los servicios que atraviesan el río en forma aérea o subterránea y que interfieran con el emplazamiento de la nueva estructura o durante la construcción de ésta. Los servicios que pueden presentar intervención son la electricidad; gas; telefonía; televisión y comunicaciones a través de fibra óptica y agua potable.
En cuanto a la tipología que tendrá el nuevo puente Chiloé, será similar a la de sus pares de las calles Bories y Magallanes. En particular se tratará de un puente marco con dados de fundación sobre pilotes pre excavados de hormigón armado de un metro de diámetro, dispuestos cada 3,5 metros aproximadamente y en el diseño no contempla un apoyo central en el cauce. Esto último, por cuanto el proyecto busca evitar la interferencia del escurrimiento de las aguas con elementos de la estructura del puente que faciliten el represamiento con elementos arrastrados por la corriente del río y que traen como consecuencia el desborde de las aguas, como ya ha sucedido.
La calzada mantendrá el ancho de calle, incorporándose en el puente pasillos de 1,50 y 2,50 metros para brindar mayor seguridad a los peatones.
Evitará grandes pérdidas
A saber, la modificación del diseño del puente, con la eliminación de apoyos intermedios que se emplacen en el sector de escurrimiento de las aguas, junto con la modificación de la altura, permitirá a juicio del Mop, que no queden elementos de la superestructura e infraestructura a un nivel inferior y dentro del encauzamiento del río. De este modo, se propende a evitar un eventual desborde de las aguas, lo que igualmente se traduce en la consecuencia natural de evitar grandes pérdidas económicas que afectarían al comercio, a particulares e instituciones de gobierno, además de la afectación asociada a la imagen ‘Región’ en aspectos claves como es el turismo nacional e internacional.