Necrológicas
  • Norma Luisa Muñoz Sánchez
  • Valeria Aguilar Díaz

Obispo evangélico Hédito Espinoza: “Chile entero está desilusionado ante tanta estafa y robos, de cómo los políticos han chupado la economía de este país”

Por Nelson Encina miércoles 3 de agosto del 2016

Compartir esta noticia
494
Visitas

Una visita de dos días realizó a Punta Arenas el obispo de la Iglesia Cristiana Pentecostal de Chile, Hédito Espinoza Urrea. En su mensaje pronunciado en el Te Deum evangélico de 2012 y en presencia del Presidente Sebastián Piñera, emitió fuertes juicios sobre las minorías sexuales, lo que le valió ser repudiado por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), cuyo organismo aseguró que su discurso estuvo cargado de odio e incitaciones a la violencia.
Llegó a la zona invitado por la Iglesia del Señor Apostólica, para celebrar los 40 años del estamento de varones de dicha congregación evangélica.
Una estadía breve, pero que bien aprovechó para expresar la opinión del mundo evangélico respecto de temáticas que aún anclan la contingencia nacional y donde inevitablemente lo religioso y lo político comparten aspectos que son transversales al desarrollo de la sociedad.
– A propósito de esta última ¿cómo visualiza la relación de la Iglesia con un pueblo cada vez más crítico?
– “Veo que está existiendo un peligro muy fuerte en relación a la situación que se está dando contra la Iglesia. En un análisis rápido, al otro lado del mundo, todo este asunto de los atentados está apuntando al fanatismo religioso y en este lado del mundo, se habla de que la Iglesia es homofóbica, pero lo que en realidad hay una fobia hacia la Iglesia. Y eso escrituralmente es lo que va a pasar en los últimos tiempos. Estamos viviendo en una sociedad muy revolucionaria”.
– ¿No será que finalmente está dando la razón a quienes aseguran que las religiones dividen? Cada una va por su lado…
– “Eso es verdad, sucede que muchas iglesias se han apartado de los principios bíblicos, y han creado sus propias doctrinas y enseñanzas, creyendo que tienen la verdad. Pero eso finalmente desune y ese es el problema, además es otra de las señales de los últimos tiempos. Hay un versículo bíblico que dice: ‘A la ley y a las escrituras, si no se dijere conforme a eso, no creaís’. Todo lo que cualquier religioso habla o predica, tiene que tener una base bíblica, para seguirla”.
Cansados de los políticos
– La forma que tiene la religión para llegar a las personas, es variada. Incluso un medio es la política, pero dicho sector a ustedes los critica argumentando que ambos mundos no debieran mezclarse…
– “Para mí ese es un tema muy importante. En la iglesia evangélica, estamos cansados de los políticos a quienes sus asesores les enseñan cómo presentarse ante el pueblo evangélico, al que por cierto no quieren. Ellos aman el voto que el pueblo evangélico les puede dar para ocupar un cargo en el servicio público. Pero después se olvidan de quienes votaron por ellos”.
“Lo cierto es que en realidad Chile entero está desilusionado ante tanta estafa y robos, de cómo han chupado la economía de este país. Por eso creo que es importante reconocer lo que hicieron nuestros antepasados protestantes y agradecer el precio que ellos pagaron por predicar el evangelio y abrirnos puertas. Pero si hay algo que tenemos que criticar, y lo estamos reflexionando profundamente, es que ellos nos dijeron que meternos en política era un tema del diablo y yo creo que eso fue lo peor, porque el más contento era el diablo porque colocó en las Cámaras de Senadores, Diputados, ministerios y Presidencia, a gente que no cree en Dios, agnósticos que no creen en las escrituras y así comenzaron a hacerse leyes que están afectando a la familia, antimoral, y que están corrompiendo a esta sociedad. El día de mañana vamos a tener que sufrir las consecuencias de lo que a través de la educación sexual, van a afectar a nuestros hijos y nietos cuando venga toda esta hecatombe de inmoralidad”.
“Con un gobierno laico que va a sacar a todos los capellanes evangélicos de las Fuerzas Armadas, a las Damas de Blanco de los hospitales, va a sacar a los profesores de religión y eso va a traer una hecatombe mucho mayor de la que ya está dañando a nuestra sociedad”.
Candidato en Punta Arenas
– ¿Le parece entonces que es una opción adecuada en que, siendo cercenada la Iglesia de participar en temas de connotación pública, disponga de representantes en la arena política? Acá, en Punta Arenas, uno de los candidatos a alcalde, es David Romo y es evangélico…
– “Un creyente que tenga las condiciones, debe estar en lugares del servicio público, porque hay una decepción a nivel nacional en los políticos de hoy, por lo que creo que se está abriendo la puerta para que otro tipo de gente pueda legislar este país. Y qué mejor que sea un cristiano que tenga los cimientos y la preparación suficiente como para cumplir una función como alcalde”.
– Las opiniones que ha vertido el pastor Soto respecto de los políticos y de las minorías sexuales, ¿están planteadas de manera adecuada o constituyen un exceso que le quita seriedad, dejándolo como un fanático religioso?. Al menos Romo lo desaprueba.
– “Coincidimos en el fondo, porque de alguna manera, le dice a muchos políticos lo que nosotros quisiéramos decirles. Pero la forma en que lo hace no nos parece ético ni respetable. Hay otras maneras para enrostrarle a ellos la verdad”.
– “En el caso de los homosexuales, hay que decir que cuando Jesús murió en la cruz del calvario, no lo hizo con los brazos cerrados. Podía haberse desligado, pero fueron los clavos de amor los que lo ataron a ella, porque todos tenemos derecho a ser acogidos en la salvación. Tienen derecho los gays, los criminales, los asesinos, porque Cristo dijo ‘los enfermos no tienen necesidad de médico’. La gente que vive en esa condición necesita ser acogida. La Iglesia tiene que estar preparada para recibirlos”.
– El gobierno avanza en el tema del matrimonio igualitario. Las iglesias Católica y Evangélica han expresado sus opiniones. ¿Están atentos a la evolución de esta iniciativa?
– “Efectivamente lo estamos, y hemos tenido reuniones con legisladores de diferentes bancadas, para expresar nuestra opinión. Pero lamentablemente, estamos muy desilusionados con la actitud de ellos, porque si bien toman nuestras indicaciones respecto a determinadas leyes, después las tiran al tacho de la basura. Entonces, ya no creemos en ellos, nuestra lucha tiene que ser diferente y eso significa ya no golpear las puertas del Congreso, sino llevar nuestra gente y candidatos a la alcaldía y, por qué no, a diputados o senadores. Se está dando para la Iglesia Evangélica el mejor escenario para poder incursionar en este campo”.
El voto evangélico
– No les quedaría otra si consideramos que el gobierno ha delineado excluir a las iglesias de participar en el proceso constituyente y, ni hablar, de poder discutir respecto del matrimonio igualitario…
– “Ellos son muy astutos, son un grupo pequeño que toca el bombo y se les da toda la cobertura periodística, pero a los que tenemos que decir algo realmente, no se nos da la oportunidad. Estamos trabajando con la gente votante de nuestras iglesias para que tomen conciencia y votemos por nuestros propios candidatos”.
– Una de las temáticas ine-ludibles en estos días y que es transversal desde la política a la religión, es la polémica mirada que hay desde la ciudadanía en general, hacia las Administradoras de Fondos de Pensiones. ¿Cómo ve esto el pueblo evangélico?
– “Esa es otra sinvergüenzura grande de este país. ¡Cómo se roba!. Vemos cómo la gente que parecía ‘proba y honorable’, hoy no es nada de eso. Hay excepciones, pero se da a todo nivel desde la extrema derecha hasta la extrema izquierda. Hemos visto cómo los que guardan silencio, es porque no pueden hablar… se les puede abrir la ollita de las estafas que han hecho. Esto para la gente pobre y los pensionados, es una vergüenza. Por otro se sacan millones de pesos de la economía de este país, pero a la gente que necesita se le está negando el pan de cada día”.
– ¿Qué les diría a todos ellos, a políticos e incluso a los dueños y gente que está en los directorios de las AFP?
– “Lo primero es decirles que ya la historia los está juzgando. Esta gente que ha estafado, robado y se ha aprovechado del más necesitado será juzgada por la sociedad”.
– A propósito de sociedad. En ella ha reflotado la necesidad de cautelar derechos en quienes son uno de los grupos vulnerables del sistema social: los niños. En qué temas visualiza los mayores problemas…
– “Está el tema de la ley del Aborto, donde por ejemplo en una violación paga la culpa un inocente, pero qué pasa con las penas para el violador. Por qué no legislan para aumentarlas en estos casos en lugar de cortar por lo más delgado que es la vida del inocente.
“También está la situación que con el dinero de todos los chilenos, el día de mañana tengamos que pagar una operación para un niño que quiera ser mujer. Esto es una puerta que se está abriendo para que el día de mañana, las generaciones se ‘degeneren’. Dios creó un hombre y una mujer, pero esta sociedad está tratando de mezclar y eso nunca es bueno”.
– Pero si un niño finalmente quiere ‘ser’ niña, pero a la vez cree en Dios y desea pertenecer a la Iglesia, ¿no es deber de ésta recibirlos?
– “Yo respondería con una pregunta. ‘¿Qué pasaría si el niño quiere ser ladrón, incendiario u homofóbico?’. Creo que los padres están para guiarlos y disciplinarlos, los niños nacen rebeldes pero no puede ser que hagan lo que quieran, hay que instruirlos. Hay un juicio de Dios hacia los padres, porque no supieron corregirlos”.
– Mencionó anteriormente el tema de la delincuencia. Algunos presos se sirven de la iglesia sólo porque eso les asegura salir antes. Pero, ¿hay seguimiento a la real inserción social después?
– “Es un deber de la iglesia reinsertarlos. Si bien algunos usan la religión para poder salir, hay buenos resultados, como también en los casos de rehabilitación de drogas. Pero el gobierno tiene mucho que hacer en este caso, las cárceles son una vergüenza, han hecho de ella como de la medicina un negocio. No les importa realmente rehabilitar a esas personas, a quienes la sociedad los hizo así”.
– ¿Y la iglesia se preocupa de ellos cuando salen?
– “Sí, está preocupada de tratar de reinsertarlos dentro del campo laboral, para evitar que sigan delinquiendo, pero el gobierno debe invertir en talleres y tener lugares donde tengan oportunidad. Si no, se les cierran las puertas”.
Moral y ética
– La moral y la ética, ¿cómo las visualiza en Chile?
– “Esos principios se están perdiendo. Nosotros, el pueblo protestante, tenemos la responsabilidad de cambiar este país, teniendo una conducta distinta y que nuestros candidatos que lleguen a ser alcaldes o diputados, marquen diferencias radicalmente, porque si no, qué esperanza nos queda para este país. Debe ser gente preparada”.
– Y cómo analiza el maltrato hacia la mujer, el alcoholismo y los abusos sexuales…
– “El Estado tiene las herramientas en las manos, pero no las utiliza. Los financiamientos no van donde se necesita, que es contra esos flagelos. Y aun cuando la iglesia evangélica está en pañales en materia de recursos, con lo que tenemos estamos procurando hacer algo de patria en esta nación”.
– En cuanto al proceso constituyente, todo indica que la Iglesia no tendrá muchas opciones de opinar…
– “Voy a ser franco, eso ha sido otra bofetada de este gobierno y lo han usado políticamente de forma tan astuta, que hacen creer a la gente que su opinión será tomada en cuenta. Pero eso es mentira, la Constitución ‘ya la tienen lista’, es una burla para el pueblo de Chile”.
– Finalicemos con un tema en boga, política y dinero. ¿Qué le parece lo que pasó con el diputado por Aysén Iván Fuentes?
– “Ahí tenemos el caso de un político que tiene doble estándar. Por un lado estaba abrazando al pueblo y por otro lado, de quienes asfixian a los pescadores, recibió dinero. Es una hipocresía fuerte y qué bueno que la ciudadanía lo entienda. El mejor castigo es no volver a votar por ellos, sino por otros que tengan principios y valores sólidos. Ojalá, por un buen cristiano”.
– ¿Estamos en una sociedad enferma, que ve cómo los pilares que son la familia, la política y la religión, no se ponen de acuerdo?
– “Así es, por eso es importante seguir aportando con nuestro grano de arena. No digo que tengamos toda la verdad, pero entre todos podremos levantar una muralla para tratar de frenar este tsunami de inmoralidad que amenaza con destruir nuestra sociedad”.