Necrológicas
  • José Ramón Ampuero Guzmán

Clamor de pensionada: “Ojalá me pudieran ayudar con leña para hacer fuego”

Por La Prensa Austral viernes 17 de mayo del 2019

Compartir esta noticia
8.386
Visitas

Avelina Sierpe Cárdenas vive a orillas del estrecho de Magallanes con una pensión de 145 mil pesos que no alcanza para llegar a fin de mes.

A sus 68 años, Avelina Sierpe Cárdenas vive con una pensión de 145 mil pesos, que representa sus únicos ingresos. Es una realidad que indigna, que da cuenta de una pobreza oculta, donde no llegan los programas de gobierno.

“Ojalá me pidieran ayudar con leña para hacer fuego que es lo que más me falta”, admite al momento de ser visitada por un equipo de La Prensa Austral, en su mediagua a orillas del estrecho de Magallanes, en el sector de Tres Puentes (próximo a la Avenida Frei), donde también hay otras precarias construcciones.

Hasta ahora han sido sus vecinos que trabajan en plantas pesqueras del área quienes han llegado con ayuda.

Empero, el invierno no da tregua y necesita colaboración para soportar las bajas temperaturas. Y, es que su casa requiere urgentes reparaciones.

Avelina, es una persona positiva. Ya se ambientó al lugar donde vive y confiesa que no lo dejaría por nada. Se instaló en 2005 junto a su marido, fallecido hace un año. “Yo lo superé porque sé que él está mejor arriba”.

De trato cercano y amable, señala que su casa no tiene electricidad, así que usa velas para iluminar sus tardes. También tiene un generador para encender la única ampolleta que tiene la habitación, aunque reconoce que gasta mucha bencina (alrededor de 5 litros).

Lo más urgente es contar con leña, aunque también su techo se gotea y demanda ser arreglado. “Me vinieron a ver de Puro Corazón, ellos vienen todos los miércoles, pero cuando llegaron me vieron con las ollas que recibían las goteras”.

El piso de su mediagua también necesita ser reparado porque está sobre la arena de la playa, aunque mil veces prefiere que la ayuden con el arreglo del techo. También tiene problemas para cocinar con su estufa magallánica. Ya ha comenzado a fallar, por lo que busca una de reemplazo.

Asimismo ha debido dar cabida a 16 gatos, mayoritariamente gatitas, que la gente abandona en los alrededores. Ella los cuida y alimenta. “Me encantan los gatos, yo no soy de matarlos, ellos crecen acá”, confiesa, mientras nos muestra a los más pequeños.

Las personas interesadas en ayudar a Avelina, lo pueden hacer a través de la organización Puro Corazón, o bien directamente con ella al fono 950961042.