Necrológicas
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Colombiano detenido por arranque de violencia podría ser expulsado de Chile

Por La Prensa Austral martes 16 de febrero del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.504
Visitas

Con arraigo regional, firma semanal en la Fiscalía y prohibición de acercarse a los afectados, quedó sujeto ayer el ciudadano colombiano Jhon Pérea Orobio de 28 años, quien fue detenido por detectives de la PDI mientras la emprendía a pedradas y golpes de palos contra una vivienda, en la población La Concepción, en el sector norponiente alto. En noviembre del año pasado, el residente extranjero también había sido protagonista de un intento de incendio en una peluquería de Avenida Martínez de Aldunate.

“Eso es mentira”, vociferó Perea mientras la fiscal Sintia Orellana, le formulaba cargos como autor de amenazas, violación de morada, maltrato de obra y daños simples, tras protagonizar un episodio de furia, la tarde del domingo en el Nº01090 de calle Teniente Serrano, a pocos metros de la Avenida Frei.

De acuerdo a lo expuesto por la Fiscalía, el sujeto llegó a dicho inmueble en búsqueda de su ex pareja, quien se encontraba con otras dos mujeres en el inmueble. A la vivienda, habría ingresado por una ventana, agrediendo a las mujeres y provocando daños en los muebles. Ante tal descontrol, las afectados se encerraron en un dormitorio del domicilio.

Entonces, el imputado salió al frontis del inmueble y provisto de piedras y un trozo de madera, provocó diversos destrozos en los ventanales, situación que fue captada en video por diversos transeúntes, hasta que aparecieron los funcionarios policiales.

Así las cosas, y pese a que los funcionarios de la PDI apuntaban con sus armas de servicio al sujeto, Perea agredió a un inspector de la policía civil, provocándola lesiones leves, siendo reducido finalmente, y puesto a disposición del Ministerio Público.

Tras la notificación de cargos, y pese a que había interrumpido la alocución de la fiscal, aconsejado por su defensor Cristián Opazo, prefirió no hacer sus descargos, aunque el letrado adelantó que su representado tiene una versión diferente de cómo se originaron los hechos.

Se fijó un plazo de dos meses para la investigación, quedando Pérea Orobio sujeto a las cautelares durante el mismo período. Además, se oficiaría a Extranjería a fin de revisar la estadía en el territorio nacional del ciudadano colombiano, ya que se informó que no estaría con sus papeles en regla, por lo que quedó abierta la posibilidad de una expulsión judicial.

Finalmente, se abordó la causa pendiente que Perea mantiene dado el episodio de descontrol que protagonizó en 2015, cuando intentó prender fuego a unos letreros, en el interior de una peluquería, aunque no reconoció su participación en dicho episodio, por lo que se fijó plazo para el próximo 19 de marzo.