Necrológicas
  • Boris Ivo Jakasovic Kusanovic
  • Oreste Oyarzún Livacic
  • Marta Inés Uteau Vergara
  • Prudencio “Maguita” Aguila González
  • Sergio Mihovilovic Mihovilovic
  • Sonia María Pérez Hernández

Comerciante advierte que personas han sido estafadas con falsas ofertas para trabajar en su local

Por La Prensa Austral viernes 11 de enero del 2019

Compartir esta noticia
1.928
Visitas

Con una verdadera “payasada” con tintes de delito han tenido que lidiar los dueños del local El Cotillón de Polvorita, ubicado en la céntrica calle Bories Nº438, debido a que casi medio centenar de personas ha llegado con currículum en mano tras una publicación en un reconocido sitio web de compra y venta de productos y servicios, solicitud que nunca ha sido requerida por los comerciantes sino que por terceras personas.

Pamela Villarroel Calderón, una de las dueñas de la tienda de artículos de fiesta, relató a La Prensa Austral que esta situación comenzó a evidenciarse el sábado 5 del presente mes, aseverando que ese mismo día “vimos un aviso en el sitio web Yapo.cl donde se buscaban personas para trabajar, según salía ahí que era de parte nuestra. El problema es que nosotros nunca pusimos ese aviso. La persona que había hecho la publicación era una tal Patricia Fernández y aparecía también un correo que no es el nuestro y un número al que llamamos pero que nadie contestó. Hace tres meses solicitamos gente para trabajar, pero ahora no y la gente vino con el currículo presencialmente”.

Sin embargo, el meollo del asunto no radica ahí, puesto que los postulantes quedaban atraídos por la oferta laboral que aseguraba una remuneración de 405 mil pesos, un contrato indefinido, colación, beneficios de capacitación tras cumplir seis meses, un horario de lunes a viernes y un bono por asistir los sábados en media jornada. No obstante, el único condicionante radicaba en depositar 18 mil pesos para la confección de un uniforme que era obligatorio, suma que habría sido transferida por al menos una veintena de aspirantes, de los cuales algunos han llegado ofuscados a la tienda, insultando al personal al enterarse que habían sido embaucados.

“Resulta que ayer (el miércoles) empezó a llegar gente al local a decirnos de que les llegó un mensaje que habían sido seleccionados para trabajar en nuestro local, que debían llevar su cédula de identidad y depositar la suma de 18 mil pesos a la cuenta de una persona de nombre Jonathan Cordero Luco para confeccionar el uniforme que era obligatorio y que al primer mes se les devolvería esa suma. A mí me dijeron: ‘oiga jefa está viniendo gente’, entonces yo me contacté con Polvorita, que está de vacaciones, después fui a la PDI y me dijeron que ellos no pueden tomar una denuncia de parte mía porque no me están estafando a mí, sino que debían concurrir las personas que depositaron y fueron víctimas de esta estafa. De todas maneras dejé constancia y lo reportaron como un fraude”, manifestó la comerciante.