Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

Cómo podría ser la remodelación de los paraderos del centro de la ciudad

Por La Prensa Austral domingo 9 de septiembre del 2018

Compartir esta noticia
108
Visitas

¿Es de los que vive en Punta Arenas o anda como turista por la ciudad? ¿Se ha preguntado alguna vez por qué la capital de la región tiene paraderos de locomoción deteriorados y con escaso aislamiento para el frío y el viento?

Quizás la segunda interrogante podría llegar a despejarse luego del proceso de licitación destinado a reponer y mantener algunas paradas del centro de una de las comunas más australes del país, las cuales, en comparación a otras, sacan nota deficiente.

¿El monto de inversión? 200 millones de pesos y con cargo a la Subsecretaría de Transportes. Presupuesto que es valorado y criticado a la vez por parte de la comunidad puntarenense.

Dina Pérez encuentra que el actual estado del lugar de espera de microbuses es simplemente horrible. Cree que una de las últimas inversiones en torno al tema realizadas en la ciudad, fue un gasto inútil de plata.

“Es cosa de mirarlos: ¡no resguardan como deberían del mal tiempo! Aquí siempre hace mucho frío y viento; por algo somos una ciudad austral. No sólo ensucian y rayan los paraderos, sino también lo hacen con la ciudad. Todos deberían estar cerrados -con vidrio o plástico transparente-, limpios y sin malos olores”.

Aureliano Vera también comparte esa opinión. Según él, todas las paradas deberían ser y estar por completo cerradas:

“Si por lo menos tuvieran la parte trasera cerrada, hasta con eso estarían mejor de lo que están hoy en día. Aquí duermen los borrachitos y…  hay algunos que llegan a orinar y defecar. ¿Realmente servirá toda la inversión que se pretende hacer, viendo cómo quedó y está la mayoría de los paraderos del centro?”.

El tema del aislamiento y visión es de común acuerdo entre algunos puntarenenses. Lo idóneo para Ester Mancilla es que todas las paradas de colectivos estén más cerradas de lo habitual y con buena visibilidad a la hora de intentar ver los letreros de los vehículos negros.

“Se pasa mucho frío dentro de ellos (paraderos); deberían tener una ventana como para poder ver la locomoción. Hay quienes llegan a dormir adentro. ¡Algunos los usan hasta de baño! La plata es bienvenida como inversión, pero lo principal es otra cosa: que se cuiden. Algunos muchachos aún no se educan bien y por eso andan rayándolos”, cree Ester.

Si de campaña de concientización se tratase, ésta debería iniciarse en los primeros años de la educación de todo niño, es decir, desde el colegio. Así lo afirma Guillermo Breve, quien es de la idea de enseñar a cuidar desde la infancia los espacios públicos de una ciudad:

“Sí va a ser un beneficio la inversión que se quiere hacer en esto, pero en la medida que también haya educación al respecto. Hay algunos paraderos que parecen verdaderas letrinas. Cuesta que la gente no cuide el mobiliario”.