Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría
  • Emilio Mendoza Silva

Comunidad yagán de Bahía Mejillones denuncia plantación de pinos en bosque nativo

Por La Prensa Austral sábado 1 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Así como lo han hecho con la industria salmonera o con la construcción de un muro frente al mar, la Comunidad Yagán Bahía Mejillones, en la isla Navarino, vuelve a poner una voz de alerta ante una situación que amenaza al entorno natural y ancestral en que se desarrollan. Ahora la atención está puesta en el bosque nativo, que no solamente ha sido afectado por la introducción del castor, sino también por el ser humano.

Pero en el caso del roedor, el entusiasmo de los organismos del Estado para combatirlo como especie invasora varía cuando es un privado el que interviene en el bosque, y eso es lo que reclaman estas organizaciones, que ven con preocupación que para reforestar se está utilizando pino.

En esa línea, indican que la pristinidad y biodiversidad de esta zona está “amenazada por la inexplicable acción de las autoridades competentes en estos temas como Conaf, al permitir la plantación de estas especies exóticas en bosque nativo de la Patagonia. Al parecer no hay una clara idea del valor a nivel mundial de nuestra flora y fauna endémica, perteneciente a todo Magallanes, no a un particular”.

Siguiendo en esa crítica, establecen que “se puede entender que los terrenos sean de un privado, pero repetimos, los intereses de un particular no pueden prevalecer en perjuicio de una comunidad completa como lo es la magallánica, menos hoy en día ante el mensaje que se repite y se da de todas partes del planeta, que va en una sola dirección, y ésta es, el cuidado al medio ambiente, para contrarrestar algo que está pasando hoy, como es el alza en las temperaturas (…) creemos que las autoridades regionales no están tomando el peso real a lo que somos como territorio, a la gran reserva que poseemos como bosque nativo y al aporte que somos y seremos en el futuro para contrarrestar esta crisis climática”, manifestaron.

Los dirigentes de la Comunidad Yagán recordaron que la labor que desarrollaron de fiscalización y denuncia hacia las prácticas de la industria salmonera “dejó entrever el mal funcionamiento de los servicios competentes en esto, la pésima fiscalización, la manipulación de datos que se entregaban a los servicios competentes y lo más preocupante, el encubrimiento y el desentendimiento de las autoridades de toda la situación. Es por ello que esta nueva y lamentable acción en perjuicio de nuestro entorno es preocupante en demasía”, ya que el perjuicio que tiene la plantación de pinos para esta tierra ha quedado demostrada en el resto del país, con “suelos degradados, secos, llegando a su total infertilidad, adosándose otra negativa característica de esta especia exótica, como es la exigencia hídrica de estos árboles sobre los terrenos en que crecen, es conocida la erosión de los suelos por monocultivos”.