Necrológicas
  • Alejandro Jorge Plastic Barría
  • Emilio Mendoza Silva

Con degustación de frutos, conocieron potencial de la frutilla ante la creciente demanda regional

Por La Prensa Austral lunes 10 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Los participantes conocieron la gran variedad de hortalizas y berries en las plantaciones del Centro Experimental de Inia Kampenaike.

En mi familia, nos estamos dedicando al tema de la frutilla recién este año, entonces para nosotros es novedad e interesante todo lo expuesto”. Así lo pudo apreciar Diana Andrade, pequeña agricultora de San Gregorio, quien fue una de las asistentes a un nuevo Día de Campo Hortofrutícola que tuvo como estrella, precisamente, a este frutillo rojo y aromático que está siendo cada vez más demandado en la zona.

Así, un grupo de pequeños agricultores y habitantes de la comuna de San Gregorio no sólo degustó frutillas plantadas en invernaderos, sino que conoció sobre técnicas de agricultura sustentable y pesticidas naturales para proteger los cultivos en el Centro Experimental de Inia Kampenaike, que está ubicado 60 kilómetros al noreste de Punta Arenas.

Entre las actividades, recorrieron los invernaderos tipo túneles situados entre plantaciones de hortalizas como lechugas, coliflor, acelgas, papas, zapallos, ajos y cebollas y frutos como calafates, frutillas y grosellas.

Claudia McLeod explicó que el objetivo fue dar a conocer el trabajo que realiza la unidad hortofrutícola y específicamente los avances obtenidos con el proyecto que se denomina “Optimización del manejo agronómico de la frutilla, con énfasis en la escases hídrica y la fertilización para pequeños agricultores de la región de Magallanes”.

“Estamos hoy día ajustando el manejo de este cultivo para poder decirle a los agricultores cuál es la cantidad mínima de agua requerida para poder establecer el cultivo de frutillas, conocer cuáles son los nutrientes que necesitan disponer para la temporada, en qué momento y en qué dosis poder aplicarlo”, detalló Claudia McLeod, encargada del proyecto.

En contraposición a lo que se pudiera pensar de las condiciones climáticas de la zona para ciertos cultivos, McLeod explicó que “el frío es un factor determinante, por un lado nos juega en contra, por las heladas al momento de la floración, pero, por otro, las bajas temperaturas son positivas porque provocan que la concentración de azucares sea mayor en los frutos, por lo tanto, con el debido resguardo, se obtiene una frutilla más dulce, con mejor color, aspecto y aroma que las cultivadas en otras zonas del país”.

Efectivamente las frutillas representan una gran oportunidad para los agricultores dado que -según detalló McLeod- “hoy día lo que tenemos es un mercado regional con una alta demanda de frutilla local, por lo tanto, hay un gran trabajo que hacer pensado solo en el mercado regional antes de poder proyectar mercados de alcance nacional o de exportación a la zona sur de Argentina”, destacó.

Unidad hortofrutícola

Según informó el Inia Kampenaike, actualmente el área, que está en plena temporada de frutillas, desarrolla varias investigaciones en paralelo como las que apuntan a la domesticación del calafate, alternativas de aislantes térmicos naturales y, en la misma línea de la agroecología, se está experimentando con diversos controladores biológicos de plagas que afectan a los cultivos, como el pulgón blanco.

A través del Programa de Horticultura Sustentable, los profesionales de Inia han desarrollado varios talleres a lo largo de la región enseñando a los agricultores a realizar compostaje para fertilizar sus suelos, cómo cultivar distintas hortalizas y también han rescatado la tradición de cultivar en quintas.

Por otro lado, entre las novedades que tiene la unidad, se encuentran los ensayos que realizan con una variedad de beterraga amarilla y otra, de coliflor morada.