Necrológicas
  • Juan Fermín Purralef Montalva

Con querella rechazada se cumplieron dos años ayer del crimen de desabollador

Por La Prensa Austral martes 11 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Para el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson, “éste es un caso violento, llamativo por la agresividad que se desplegó para la comisión del mismo”.

Dos años se cumplieron ayer de que fuera encontrado sin vida el desabollador Omar Díaz Barría, en calle Ñandú, frente a la parcela 231, en el sector de Villa Generosa.

Cinco días antes había salido de su casa, supuestamente a comprar cigarrillos, porque era un fumador empedernido. Esto fue pasadas las 20 horas y nunca más volvió a casa. Hasta el día 10 de febrero que apareció asesinado.

Lo que ha logrado desentrañar la investigación policial es que la víctima nunca entró al almacén, al que dijo que iría a comprar cigarrillos esa noche cuando salió de su casa, en calle Miraflores 186. Las cámaras de seguridad del local, donde siempre iba a comprar, permitieron confirmar que nunca entró, porque no lo posicionan en el lugar.

¿Qué pasó, entonces? Es lo que el fiscal jefe de Punta Arenas, Fernando Dobson, intenta desentrañar, con el apoyo de la BH (Brigada de Homicidios) de la PDI. Un crimen con ribetes pocas veces visto en nuestra ciudad.

El puzle policial está casi armado, pero faltan piezas claves para completarlo.

El archivador y las tres carpetas que contienen las pericias, fotografías y documentación, las consulta permanentemente el fiscal.

Incluso ahora viene llegando de vacaciones y lo primero que agendó para esta semana fue una reunión con la BH.

También se habló de un llamado telefónico que habría recibido la víctima, tras lo cual abandonó la casa. Pero el tráfico de llamadas descartaría dicho contacto telefónico.

Al ser encontrado el cuerpo de Díaz presentaba un grado de descomposición y señales claras de haber sido apuñalado. Es más, con indicios de quemaduras.

Para la Fiscalía esta investigación constituye un homicidio calificado y están claros que las diligencias aún no permiten determinar la participación de alguna persona en específico.

Querella rechazada

No hace mucho, el 17 de enero, la hermana de la víctima, Marbeth Díaz Barría, presentó una querella buscando que se aclare el crimen de su hermano.

La Fiscalía de Punta Arenas cuestionó el escrito argumentando el “orden de prelación”, que para efectos de esta acción judicial recaería en primer lugar en la cónyuge o bien los hijos.

El abogado patrocinante de la querella, Juan José Arcos, respondió al tribunal que a su clienta le llama la atención que ni la cónyuge ni los hijos se querellaran, a dos años del hecho de sangre.

“Desde un primer momento mi representada ha sospechado de la cónyuge y de los hijos de su hermano fallecido, ya que el día de la desaparición, el señor Díaz salió desde la casa de la querellante hacia la de su cónyuge, sin que llegara”.

“Mi representada no cree que el no haya llegado a la casa, sino que más bien todo lo contrario, estima que fue ultimado en la casa, para después ir a botar el cuerpo a un lugar eriazo”.

Obviamente que la viuda, Margarita Pérez Muñoz, desmintió categóricamente esta versión. Muy dolida con su cuñada dijo a La Prensa Austral que esos dichos eran calumniosos  generándole un tremendo desprestigio a ella y a sus hijos. “Mis vecinos me conocen y nosotros no somos los asesinos”.

Habla fiscal

Para el fiscal Fernando Dobson “éste es un caso violento, llamativo por la agresividad que se desplegó para la comisión del mismo”.

Durante la investigación desformalizada se han realizado un sinnúmero de diligencias por parte de la BH y peritos de diversas unidades del país.

Lamentó que esto no les permitiera aún obtener resultados para formalizar o imputar directamente este hecho de sangre a una persona, pero espera el fiscal que el cúmulo de antecedente le permitan obtener la respuesta para llegar a quienes son los responsables de este brutal hecho.