Necrológicas
  • Francisca Javiera Puchi Nahuelquín
  • Ana Delia del Carmen Paredes Aguila
  • Blanca Guillermina Chiguay Cheuquepil
  • Sergio “Monito” Cárdenas Barría
  • Germán Estay Silva

Con un taller de panadería y pastelería rehabilitarán a pacientes de salud mental

Por La Prensa Austral domingo 20 de noviembre del 2016
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
358
Visitas

Con la finalidad entregar a los pacientes una nueva herramienta laboral para su futuro, en dependencias de la Unidad de Salud Mental de la Dirección del Servicio de Salud Magallanes, se está desarrollando un curso de amasandería y repostería para los usuarios del Centro de Rehabilitación del Adulto Magallanes (Cram).
Carol Farías, coordinadora del convenio, señala: “Este proyecto contempla hacer talleres de panadería y pastelería para ellos, el cual postulamos en el segundo semestre del año en curso”. Explica que el proyecto se postuló por medio de la agrupación KMOL, compuesta por personas que trabajan en distintos servicios y programas de la red del Servicio Nacional de Menores (Sename) y del Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda).
A su vez, Jurgen Hener, coordinador del Cram, señala que “este proyecto lleva dos meses en ejecución, hace dos semanas ya partimos con la inauguración de los primeros productos y nace frente a la necesidad que hemos visto con los usuarios. La aspiración de este proyecto es poder generar una instancia para los pacientes en el aprendizaje de un oficio que les pueda ayudar en su reinserción socio-ocupacional y que puedan salir de la situación que se encuentran, que puedan emprender un micro emprendimiento ya sea con la venta de pan o con la confección de pasteles”.
La directora del Servicio de Salud Magallanes, Pamela Franzi, quien visitó al equipo de trabajo detrás de esta iniciativa, señaló que “este taller beneficia a 12 pacientes quienes también residen en el centro, y ya hemos visto como, a través de estos casi tres meses, las clases han sido un tremendo aporte para la salud mental de cada uno de ellos, lo que nos hace proyectar cada vez más actividades de este tipo en favor de su incorporación nuevamente a la comunidad”.
Este año los fondos adjudicados superaron los 3 millones de pesos, inversión que permitió adquirir un horno industrial, maquinarias de panadería, insumos para realización del taller y contratar una monitora hasta fines de noviembre.