Necrológicas
  • Dora Antimán Cárcamo
  • Ramón Almonacid Villegas
  • Palle Nielsen
  • Elisa Kingma Gervola
  • Silvia Alvarado Yáñez
Tras propuesta de rebaja en dieta

Concejal Díaz pide fin a privilegios y acusa falta de voluntad de sus colegas

Por La Prensa Austral miércoles 22 de julio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Lamenta que muchos de ellos elaboren “discursos hermosos de igualdad y probidad, pero a la hora de mantener sus privilegios los defienden con uñas y dientes argumentando cosas tan ridículas como falsas”.

Todos los privilegios de los concejales deben ser eliminados”. La frase corresponde al concejal Arturo Díaz, quien dijo que pese a tener una visión de sociedad diametralmente opuesta a la del concejal Alejandro Soler “acá tenemos un  punto en común” en cuanto a la propuesta de rebaja de dieta de los concejales.

Díaz lamentó que al interior del Concejo Municipal no exista la voluntad de terminar con lo que considera beneficios, “porque aquí no basta con discursos políticos bonitos, pero falsos. Debemos apuntar a la completa eliminación de todos los privilegios a que acceden los que ingresamos a la actividad política, algo que no se da sólo a nivel del Congreso sino también en los concejos municipales, donde los concejales tenemos una serie de privilegios que la mayoría de trabajadores del país no tienen”.

En su opinión “no es posible” que al asumir el cargo sea el mismo Concejo el que decida una dieta que va entre las 7 y 15,6 UTM (alrededor de $785 mil), votándose siempre por la cifra más alta (Díaz se abstuvo durante el proceso). Además, calificó de “vergonzoso que se pague un bono de $400.000 por el solo hecho de asistir al 75% de las sesiones de concejo, cuando a cualquier trabajador que asista a ese porcentaje de su trabajo lo echan sin derecho a reclamo”. Más allá de su posición, aseguró que como “acto de coherencia” decidió desde el inicio no hacer uso de dicho dinero y donarlo a instituciones.

También se refirió a lo planteado al inicio de su gestión y que en su momento encendió los ánimos en el Concejo: terminar con el gasto por adquisición y plan de celular. “Siempre me he preguntado por qué a los concejales se les da un teléfono de última generación (a elección) y además se le paga el consumo, ¿Acaso no tenemos una dieta para nuestros gastos? A manera de ejemplo, el municipio gasta casi cuatro millones de pesos anuales en teléfonos de concejales, pensemos lo útil que sería ese dinero para colaborar en el pago de consumos básicos de las juntas de vecinos  tan afectadas económicamente durante la pandemia. Personalmente nunca he solicitado este beneficio”, enfatizó.

Un tema desgastante

Arturo Díaz dice que el tema es desgastante, porque pese a que lo lleva planteando durante toda su gestión jamás ha encontrado acogida en sus colegas, siendo el término de los estacionamientos “gratuitos” lo único que se ha logrado eliminar, pero por la intervención de la Contraloría y la oposición de los concejales, “muchos de los cuales elaboran discursos hermosos de igualdad y probidad, pero a la hora de mantener sus privilegios los defienden con uñas y dientes argumentando cosas tan ridículas como falsas”.