Necrológicas
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica
  • Yolanda Miranda Andretta

Conmovedora licenciatura de alumnos de Escuela Especial Paul Harris

Por La Prensa Austral jueves 14 de diciembre del 2017

Compartir esta noticia
1.100
Visitas

Con escenas de profunda emoción se llevó a cabo la licenciatura de dieciséis estudiantes de la Escuela Especial Rotario Paul Harris, quienes gracias al trabajo de sus familias, compañeros y profesionales del establecimiento, celebraron este importante avance en sus vidas.

Es el caso de Johana Araus, quien junto a su familia se llenó de lágrimas, debido a que no habían visto nunca a su hermano Rodrigo tan emocionado, lo que según confiesa “nos pilló a todos desprevenidos, si bien estábamos felices y orgullosos, él es bastante reservado con sus sentimientos y cuando lo vimos llorar, fue algo que tocó el corazón de todos”.

Carolina Ortega es la mamá de Elen Paredes, quien lleva más de trece años siendo parte de esta escuela especial, por lo que agradeció el trabajo de profesores, asistentes y todo el personal para que su hija celebre este importante hito. Al momento de describir la personalidad de su niña fue clara: “Elen es maravillosa, un diez como hija. Sin duda, lo mejor que me ha pasado en la vida”, sostuvo emocionada.

Tener un hijo con algún tipo de discapacidad, para muchos padres es una bendición, que conlleva un sinnumero de responsabilidades y dificultades. Así le ocurrió a Nancy Contreras, madre de Felipe Adema, quien estuvo varios años buscando un colegio para su hijo hasta que llegó a la Escuela Paul Harris, lugar en el que señala “a pesar de que con los años la condición de mi hijo se vuelve más complicada, acá lo trata un terapeuta ocupacional, lo que sumado al apoyo que recibe de toda la comunidad educativa hoy ha logrado finalmente su licenciatura”.

Pía Sandoval acompaña siempre a su hermano Alvaro, debido a que se ha transformado en su motivo de orgullo, si bien aclara que han pasado situaciones complicadas “en algunos momentos fue bastante difícil, ya que de un momento a otro se descompensaba y fuimos poco a poco como familia aprendiendo a controlarlo”, por sobre todo enfatiza en que “él nos ha entregado momentos únicos, maravillosos con cada uno de sus logros, que para muchos pueden ser pequeños, pero para nosotros se han transformado en inolvidables”.

Respecto de la labor del establecimiento educacional, la apoderada Javiera Moras destaca que “el colegio nos ha apoyado un montón, mi hija y mi hijo llegaron sin hablar ninguna palabra, pero ahora estoy sorprendida porque manejan un lenguaje bastante amplio, han aprendido bastantes cosas en tan sólo tres años e incluso no sólo apoyan a sus estudiantes, sino también a los padres y madres de esta hermosa comunidad”.

Similar mirada tiene Elvira Guala, mamá de la reciente licenciada Natalia Villarroel, mencionando que “nos dimos cuenta que muchos colegios de la región no eran para nuestra hija, hasta que llegamos a esta comunidad escolar, en donde nos han hecho sentir que son nuestra familia, invitándonos a participar de varias actividades,  apoyándonos en los momentos más complicados y ahora celebrando la licenciatura de mi pequeña”.

En la ocasión se reconoció a nueve jóvenes del área intelectual: Pablo Alcaíno Sánchez, Elen Paredes Ortega, Patricio Alvarez Soto, Rodrigo Araus Velásquez, Alvaro Sandoval Venegas, Natalia Villarroel Guala, Oscar Vidal Barría, Felipe Adema Contreras y César Soto Castillo.

Además de siete niños y niñas del área de trastornos específicos del lenguaje: Javier Fantineli Moras, Magdalena Barra Saavedra, Samantha Sanhueza Alvarado, León Ortiz Pérez, Inara Yáñez Guerrero, Julieta Ibarra Vera y Damián Cardozo Melihuenchur.

Respecto de la tarea de la Escuela Especial Rotario Paul Harris, su directora Elizabeth Ulloa señala “somos un establecimiento educacional dedicado a entregar a sus alumnos un desarrollo integral en el ámbito cognitivo, afectivo y social, pero por sobre todo entregar las herramientas necesarias para la inclusión de cada uno de ellos en nuestra sociedad”.