Necrológicas
  • Luis "Luchito" Mansilla Cárcamo
  • María Mimica Brstilo vda. de Kunica

“Creo que hace falta una reforma en la Iglesia Católica y que escuchen la voz de su máxima autoridad cuando, por medio de una carta, señala: ‘¡Basta ya de la cultura del encubrimiento!’”

Por La Prensa Austral lunes 13 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
123
Visitas

Para nadie es un misterio que la iglesia católica chilena vive uno de los momentos más difíciles de su historia. Los miembros del clero se encuentran en el ojo del huracán. Algunos de ellos han sido desvinculados como el obispo de Osorno, Juan Barros, y en la actualidad todos los focos están puestos sobre el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, quien está citado a declarar como eventual encubridor en caso de abusos y acoso sexual ante la Fiscalía de Rancagua.

Frente a esto, desde otra vereda de la fe, el obispo evangélico y presidente de la Confraternidad de Pastores Evangélicos de Punta Arenas, David Paillán, señaló que la situación era muy lamentable y triste porque quienes estudiaban la Biblia sabían que los principios que están en ella eran para ser vividos y no para estudiarlos sólo teológicamente.

El obispo indicó que era necesaria una reforma en varios aspectos de la Iglesia Católica y, sobre todo, en aquellos que tenían que ver con la vida personal de quienes ejercían el ministerio pastoral. “Creo que necesita una reforma y que escuchen la voz de su máxima autoridad (el Papa Francisco) que hace poco, a mitad de año, les envió una carta donde decía basta ya de la cultura del encubrimiento”, sentenció.

Tal es el cuestionamiento que pesa sobre la Iglesia Católica y sus jerarcas que Ezzati se vio obligado a restarse de presidir la tradicional ceremonia ecuménica del Tedeum de Fiestas Patricias. Ello, luego que varias autoridades decidieran restarse de esta acción de gracias  si ésta era presidida por el arzobispo de Santigo. Tal fue el caso de la presidenta de la Cámara de Diputados, Maya Fernández, y hasta del propio Presidente Piñera, quien señaló que estaba evaluando la situación.

A todo lo anterior, se suma que la Conferencia Episcopal de Chile (Cech) publicó en su página web los nombres y apellidos de un diácono y 42 sacerdotes chilenos condenados por abusos sexuales, con el objetivo de prevenir este tipo de delitos contra menores de edad. El registro informa de la identidad de 17 sacerdotes (10 diocesanos y 7 religiosos) y un diácono (en tránsito) sentenciados en el ámbito civil “por delitos contra menores de edad cometidos por personas que eran clérigos al momento de la comisión del delito”. Entre ellos se registran dos casos en Punta Arenas de sacerdotes diocesanos, Víctor Hugo Carrera Triviño y Jaime Low Cabeza. Además, se dan los nombres de 25 sacerdotes (15 diocesanos y 10 religiosos) condenados por el mismo hecho por la justicia canónica.

Por su parte, la Fiscalía ha informado de que actualmente hay abiertos en todo el país 38 expedientes de este tipo, que involucran a 73 personas investigadas
-sacerdotes diocesanos, de diversas órdenes y laicos- y a 104 víctimas, la mayoría de ellas menores de edad en el momento de los hechos. Cebe señalar que el clero aún no ha podido ofrecer datos sobre las investigaciones internas que mantiene vigente en la actualidad.

Frente a este triste panorama, Paillán indicó: “Quiero decir que ninguno de nosotros, no importa el cargo, el título que tengamos, no importa el lugar donde estemos sirviendo, si es un pastor, un sacerdote, un obispo o cualquier persona que esté catalogada como religioso está exento del pecado. Lo que nosotros hacemos es recordar lo que la Biblia nos dice. El apóstol Pablo dice que el que esté firme tenga cuidado que no caiga”, expresó.

Paillán agregó que Pablo también les recomendaba mantenerse firmes en la profesión de la fe. “Creo personalmente que debemos luchar en mantenernos firmes y estables emocionalmente, socialmente y espiritualmente. Esto es lo que nosotros hacemos y hacemos el llamado a los hermanos de la Iglesia Católica a hacerlo también. Es tiempo y momento de poder establecer nuevos parámetros para quienes están como líderes en la Iglesia Católica puedan tener la reputación que Dios pide que nosotros tengamos”, precisó.