Necrológicas
  • Jorge Antonio Yersic Soto
  • Francisca Gallegos Rubio
  • Julio Sebastián Calderón Maclean

Coronel (r) de Carabineros, Iván Stenger Larenas: “Creo que la proeza del teniente Merino ha sido poco difundida”

Por La Prensa Austral sábado 30 de abril del 2016

Compartir esta noticia
710
Visitas

Poly Raín

prayn@laprensaaustral.cl

El pasado 6 de noviembre pasado se cumplieron 50 años de la muerte del teniente de Carabineros Hernán Merino Correa, en la zona de Laguna del Desierto, mientras defendía la soberanía nacional.

La sucesión de hechos que culminaron con la trágica muerte del teniente Merino tuvo su comienzo el 4 de octubre de 1965, con la denuncia del colono Domingo Sepúlveda, quien llegó hasta el retén del Lago O’Higgins para denunciar que una patrulla argentina lo había amenazado con embargar sus tierras.

Los gendarmes argentinos habían conminado a Sepúlveda a que se presentara en la vecina ciudad de Río Gallegos para normalizar la supuesta presencia ilegal en lo que los efectivos trasandinos consideraban que era territorio argentino.

Con la decidida misión de resguardar su soberanía en la zona, Chile envió una avanzada de cinco carabineros que fueron recibidos a balazos por una tropa de gendarmes argentinos.

En aquella época, dicho territorio era considerado chileno, aunque después pasó a ser controlado por Argentina, luego de una negociación del gobierno de Patricio Aylwin que culminó en 1995.

La historia del teniente Merino es recordada por Carabineros como un ejemplo de heroísmo, porque intervino en un episodio en el que los efectivos chilenos eran claramente inferiores en armamento y número ante los argentinos.

El coronel en retiro de Carabineros, Iván Stenger Larenas, ha editado dos publicaciones con antecedentes inéditos recabados durante una larga investigación personal, y que ha servido para reforzar y precisar detalles históricos de este sangriento acontecimiento.

En esa senda, Stenger Larenas, hermano del presidente de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas, Víctor Stenger, estuvo hace dos semanas en este diario hojeando las colecciones de La Prensa Austral y El Magallanes de la época, procurando reafirmar la versión de otras publicaciones que daban cuenta de que los restos del teniente Merino Correa habrían sido velados en el templo Catedral de esta ciudad, mito que ambos periódicos locales se encargan de desmitificar. Y, es que su féretro, nunca bajó a la ciudad, siempre permaneció en un hangar del Aeropuerto Presidente Ibáñez.

 

 

– ¿Cómo y dónde surgió el interés de indagar sobre la vida del teniente Merino y su trágica muerte?

– “El año 1990, cuando tenía el grado de mayor de Carabineros fui trasladado como comisario a la Cuarta Comisaría Cochrane, unidad policial que el año 1965, era Tenencia y cuyo jefe era precisamente el teniente Hernán Merino Correa. Uno de los destacamentos dependiente de la Cuarta Comisaría Cochrane es la Tenencia Hernán Merino Correa ubicada en la orilla sur del Lago O’Higgins, en cuyo sector jurisdiccional estaba próximo a la Laguna del Desierto, sector donde ocurrieron los hechos en el cual falleció el teniente Hernán Merino Correa el 6 de noviembre del año 1965. En el sector del Lago O´Higgins, villa O’Higgins, Cochrane, conocí a varias personas que me relataron de cómo habían ocurridos aquellos acontecimientos y me pude dar cuenta que lo que hasta esa fecha se había escrito y lo que se trasmitía por vía oral no coincidía con los antecedentes que yo iba recopilando, es decir, había un vacío histórico que era necesario investigar con la finalidad que aquellos hechos fueran conocidos en forma objetiva, de tal forma que me hice el propósito de iniciar una investigación sobre las circunstancias en que había falleció el teniente Merino, como también investigué su vida, para ello entrevisté a más de treinta personas, analicé los archivos en la Dirección Nacional de Fronteras y Límites, confeccioné tres mapas que fueron visados y autorizados por la Dirección Nacional de Fronteras y Límites, estudié las investigaciones judicial y administrativa que se realizaron como consecuencia de la muerte del teniente Merino, recorrí varias ciudades para ubicar y lograr entrevistar a personas que podían darme alguna referencia sobre aquellos sucesos, etc, es decir, realicé una acuciosa investigación, pues me di cuenta que si no se descubría la verdad de lo que había sucedido, iba a quedar para siempre un enorme vacío histórico. Nunca obtuve financiamiento de ningún tipo y el libro fue autoeditado, es decir yo asumí el costo.

“Era muy necesario, que aquellos hechos tuviesen como base antecedentes objetivos y responsables, pues no podía escribir sobre algo tan importante basado en rumores u opiniones infundadas, pues la vida de los hombres son como un libro, en que algunos conocemos algunas hojas, a veces podremos percatarnos de un capítulo de ese libro, pero no del texto completo, yo he tratado de leer el libro completo del teniente Merino”.

– En  lo personal, usted lleva escrito dos libros sobre su historia. ¿viene un tercero?

– “El primer libro lo escribí en 2000 y el segundo en 2006, desde esa fecha hasta ahora he seguido investigando sobre los hechos mismos y la vida del teniente Merino y en estas averiguaciones he reunido más material al respecto, el cual estimo es necesario agregarlo en una próxima edición, no de escribir otro libro”.

– ¿Estima usted que este mártir de Carabineros ha tenido el reconocimiento que merece su valerosa acción?

– “Aquí creo necesario aclarar conceptos, ya que estimo que el teniente Merino no es mártir sino que es un héroe, su actuación fue heroica, en Carabineros de Chile hay un héroe, el teniente Hernán Merino Correa, pues su vida, su forma de ser, de pensar, su convicción sobre el cumplimiento del deber, su comportamiento ético y de cómo se inmoló en Laguna del Desierto lo llevan al pedestal de los Héroes.

“Creo que el teniente Merino no ha tenido el reconocimiento de su proeza ya que su vida y los hechos mismos que ocurrieron el 6 de noviembre de 1965, ha sido poco difundida”.

– ¿Y, qué falta para cerrar el círculo de su investigación?

– “Falta indagar respecto a algunos archivos que creo tendré acceso en las próximas semanas y ello me permitirá tener los antecedentes que busco para editar nuevamente el primer libro “Teniente Merino: Héroe Nacional de la Soberanía’”.

– Recuerdo haberle escuchado decir que el próximo paso es ir al lugar exacto donde el joven oficial cayó herido de muerte…

– “Efectivamente, a futuro pretendo ir…”.

– Usted también ha podido establecer en su investigación que el cuerpo del teniente Merino fue sacado por Punta Arenas. ¿Por qué?

– “Efectivamente, el cuerpo del teniente Merino cuando fue traído a Chile desde Río Gallegos en un avión Lan, llegó a Punta Arenas en escala técnica a las 0,20 horas del martes 9 de noviembre de 1965. La información que había es que en Punta Arenas su cuerpo había sido velado durante la noche en la Catedral, pero eso no era efectivo, ya que ese día su cuerpo permaneció en un hangar del aeropuerto, pues llevarlo a la ciudad había sido poco prudente, pues la ciudadanía ese día estaba muy enardecida por aquellos acontecimientos. Recién la semana pasada al investigar en los archivos del diario La Prensa Austral de Punta Arenas, pude establecer que en Punta Arenas el teniente Merino había sido velado en el aeropuerto y no en la Catedral”.

– En su rol de investigador histórico, usted conoció un episodio ligado a Puerto Natales, con el arreo de vacunos, donde un poblador fue detenido por Gendarmería argentina por el delito de contrabando…

– “A comienzos del año 1965, el poblador de Laguna del Desierto Francisco Fernández Sánchez, trasladaba desde El valle, en Laguna del Desierto a Puerto Natales un arreo de vacunos y en el Puesto de Gendarmería de El Galpón, fue detenido por contrabando ya que las autoridades argentinas estimaban que esos animales eran llevados a Chile, (Puerto Natales), desde territorio argentino (valle de Laguna del Desierto), arreo que había sido autorizado por la Dirección General de Aduanas de Argentina y por el administrador de Aduanas de Santa Cruz, siendo detenido Fernández y el resto de los chilenos que realizaba el arreo. Esta situación fue conocida por el Juzgado Ordinario de Río Gallegos, tribunal que determinó la libertad inmediata de Fernández y los arrieros por falta de méritos. Una vez que Fernández llegó a Punta Arenas, presentó un reclamo por la privación de libertad que había sido objeto en Argentina y el intendente Sr. Mateo Martinic, informó de la situación a la Dirección General de Carabineros, disponiéndose que concurriera a investigar los hechos el jefe de la Tenencia Cochrane Teniente Hernán Merino Correa, misión que no pudo concretar ya que cuando iba cumplir la orden, su caballo resbaló en el hielo y cayó a una quebrada, quedando el oficial herido debiendo regresar a Cochrane”.

Las virtudes de Merino Correa

Iván Stenger en su libro “Héroe nacional de la soberanía”, rescata el desempeño y profesionalismo de Hernán Merino como oficial de Carabineros, quien mientras se encontraba a cargo de la Tenencia Cochrane, continuamente recorría el pueblo y sus alrededores a caballo, lo que le permitió tomar contacto con los pobladores a quienes orientaba y solucionaba sus problemas. En su segundo libro, titulado “Virtudes de un Héroe”, agrega que el joven teniente fue capaz de concretar varias iniciativa en beneficio de los pobladores, como mejorar la atención de salud, construcción de área verdes…orientó en la solución de problemas sobre la tenencia de las tierras, inició la construcción de caminos, la ampliación de la pista de aterrizaje, etc., demostrando una gran iniciativa en beneficio del bien común en general.

Su hermana Cecilia Merino Correa, entrevistada el año 2014 para la Revista del Museo Histórico Carabineros de Chile, relató que su hermano “se impactó cuando llegó a Cochrane, porque todos estaban vestidos de gauchos y no conocían nuestra música”. Frente a este sentimiento de desarraigo nacional, inició una campaña para modificar el ambiente existente: “les llevó semillas de papas, de flores, para enseñarles a plantar y facilitó la creación del club de cueca, donde la tenida de huaso tuvo un rol protagónico, para que se sacaran los pantalones gauchos. En suma, fue a hacer soberanía”.

Iván Stenger Larenas publica en 2000 el libro: “Teniente Merino: Héroe nacional de la soberanía”, y el año 2006, “Virtudes de un Héroe”. Ambos libros han sido declarados por la Dirección de Educación, Doctrina e Historia de Carabineros de Chile, como textos de estudios para los procesos educativos de Carabineros.

Ingresó a la Escuela de Carabineros el 16 de marzo de 1971, retirándose en el grado de coronel el 16 de marzo de 2001, luego de 30 años de servicio

Este coronel (r) de Carabineros se desempeña hace trece años en diferentes actividades en el ámbito universitario.