Necrológicas
Organizaciones de la sociedad civil y Día Internacional de los DD.HH.

Cuestionan escaso avance en instalar los derechos humanos como política pública

Por Andrea Coñuecar domingo 13 de diciembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
266
Visitas

– Altas expectativas generó el programa de la Nueva Mayoría en el ámbito del respeto hacia mujeres, pueblos originarios y víctimas de la dictadura chilena. Sin embargo, hoy esos sueños de mayor justicia social han ido difuminándose.

Son cinco representantes de diversas organizaciones vinculadas a los derechos humanos e indígenas. Su accionar en Punta Arenas no siempre es visibilizado, pero en forma constante participan de foros y seminarios, efectuados dentro y fuera de la región de Magallanes. Los une la convicción de que una sociedad más justa y respetuosa debe estar enraizada en una educación más plural e integradora que la que hoy ostenta Chile.

En el Día Internacional de los Derechos Humanos –que se conmemoró el jueves 10 de diciembre en el país y el mundo- El Magallanes consultó a cinco líderes sociales cuál es la percepción actual que tienen respecto de esta temática en el país, la cual, pese a ser tan amplia, no siempre está integrada en la discusión cotidiana de las instituciones públicas.

Para Ericson Díaz Oviedo (presidente de la Agrupación Hijos y Nietos por la Memoria), hay un hecho que marcó a Magallanes durante el presente año y que logró visibilizar al resto del país la necesidad de justicia y reparación política. Díaz refiere a la huelga de hambre llevada adelante por el ex preso político de Dawson y del Regimiento Cochrane, Manuel Aguilante Barrientos, y la valida como una acción significativa.

“Hay que reconocer que -a partir de esa huelga de hambre- se lograron hartos avances, sobre todo por la visibilidad que alcanzó la región en todo el país. Sin embargo, a nivel nacional hay temas que siguen a la espera, como es el caso del Penal Punta Peuco que aún no se cierra, a pesar de la promesa de gobierno que planteó que se actuaría en esa línea. A nivel educacional, tampoco los derechos humanos –como línea de acción formadora- han logrado instaurarse como parte del currículum de quienes están a cargo de llevar adelante la educación pública”, acotó Díaz, ilustrando lo ocurrido hace tres meses en la Escuela 18 de Septiembre, cuando el establecimiento ordenó a un tallerista que informaba sobre la historia del golpe militar que dejara de impartir clases de formación en derechos humanos.

Una opinión similar es la expresada por Ana Marlen Guerra Encina (nieta de un ex preso político del regimiento Cochrane). Para la joven magallánica, el gobierno de la Nueva Mayoría generó demasiadas expectativas en que se trabajaría el tema de los derechos humanos en diversas aristas y, a poco andar, esa posibilidad se fue esfumando.

“Falta mucho por hacer porque habían muchas expectativas en torno a la figura de Michelle Bachelet y de su programa de gobierno, pero, contrariamente, hay demasiadas materias que están al debe. Sin ir más lejos, todos los días se están violando los derechos humanos en nuestro país, tanto en los ámbitos socioeconómicos, laborales y sociales. Además, hay atropello hacia los niños, hacia integrantes del pueblo mapuche y también hay sucesiva vulneración de derechos hacia las mujeres. Al respecto, hay poco avance, porque esas temáticas sociales debieran estar siendo muchos más asumidas en un país que se dice desarrollado”, remarca Ana Marlen.

Manuel Aguilante Barrientos, presidente regional del Prais (Programa de Reparación y Ayuda Integral en Salud y Derechos), señaló que “la propuesta que hizo el pacto de la Nueva Mayoría era un avance importante en materia de derechos humanos, el tema es que no se ha cumplido”.

Si bien Aguilante reconoce ciertos pasos adelante que la región de Magallanes logró con la huelga, en términos de que se generaron instancias de diálogo directo con el gobierno regional, hace suyas las palabras de la presidenta nacional de la Agrupación de Familiares de Detenidos, Lorena Pizarro. “Ella dijo hace un par de días que en Chile tenemos todas las herramientas para avanzar y, sin embargo, no lo hacemos. Hay demasiado por asumir, sobre todo en temas de justicia y de apertura de causas judiciales, pero con sanciones efectivas”, señaló Aguilante.

Derechos humanos
e indígenas

Un factor significativo es la forma en la cual hoy se engloban los derechos humanos y, en ello, Maritza Oyarzo Quilahuilque (vocera de la Agrupación “Más libres, más seguras”) reconoce que el país ha avanzado, pero porque justamente han sido agrupaciones y colectivos de la sociedad civil quienes han empujado que diversos temas sean instalados. “Se ha ido ampliando la concepción de derechos humanos en el país y hoy podemos hablar de otros temas, que no necesariamente están vinculados exclusivamente a los atropellos acaecidos en la época de la dictadura chilena, donde, por cierto, hay una deuda pendiente con las víctimas. Sin embargo, la sociedad también ha ido madurando el concepto en sí, planteando otras temáticas como el respeto de la infancia, los derechos de las mujeres, así como de las y los adultos mayores. Ahora bien, hay materias que han ido caminando lentamente, porque aún estamos insertas en una sociedad patriarcal, donde algunos sectores no han permitido que se avance con mayor rapidez en ámbitos como la interrupción del embarazo, un asunto que han ido  instalando principalmente organizaciones de mujeres de la sociedad civil”, explicó Oyarzo.

Desde el mundo indígena, en tanto, la consejera del pueblo kawésqar de Punta Arenas, Celina Llan Llan Catalán, vincula los derechos humanos como un debate que partió a nivel internacional y donde los pueblos originarios han ido ganando espacios, situación que no ha ido al mismo ritmo con lo ocurrido a nivel nacional, donde el panorama de vulneración escasamente ha cambiado. “El derecho del indígena es vulnerado siempre y, si hablamos del reconocimiento de derechos humanos hacia los pueblos originarios, tendríamos que empezar a desterrar elementos de racismo que siguen actuando dentro de la sociedad magallánica. Chile ha avanzado porque a nivel internacional ha surgido un debate respecto a que se nos reconozca como indígenas, como sujetos de derechos, pero ese proceso internamente va demasiado lento”, sentenció.