Necrológicas
  • Carmen Alvarez Alarcón
  • Valeria Aguilar Díaz
A más de cinco meses de haber asumido en el cargo

Decisiones inconsultas con el Concejo Municipal han ido marcando la administración Radonich

Por La Prensa Austral viernes 19 de mayo del 2017

Compartir esta noticia
1.381
Visitas

Aunque se lo percibe afable y relajado en las sesiones comunales, la impronta que ha ido dejando
la gestión del alcalde RN ya está provocando distancias, incluso con ediles de su propio bloque.

Una serie de decisiones que han sido tomadas ‘a espaldas’ del Concejo Municipal’ ha ido acumulando en cinco meses el alcalde de Punta Arenas Claudio Radonich Jiménez, cargo que asumió -en conjunto con los ocho ediles- el pasado 6 de diciembre de 2016.

Y aunque se lo ha percibido afable y relajado en cada sesión comunal, donde además no ha faltado ‘el chiste compartido’ en la mesa de sesión, lo que ha ido acumulando en su gestión, ha sido más bien, la imagen de una autoridad que toma decisiones “en forma unilateral’ y así se lo han hecho saber varios representantes comunales, entre ellos, las concejalas Aguilar, y Panicucci, y los ediles Flores, Aguilante y Vicente Karelovic, entre otros.

“Más respeto y comunicación”, justamente pidió el concejal pro RN (Karelovic), en la última sesión comunal efectuada el 17 de mayo, situación que lejos de ser asumida por el alcalde Radonich, fue desviada en el eje central de la crítica, que decía relación con la decisión de ‘congelar’ el proyecto de construcción del proyecto Hortofrutícola de Punta Arenas, iniciativa que fue financiada bajo la ex administración Boccazzi por el Consejo Regional de Magallanes (Core), por un monto que superó los 650 millones de pesos.

“Invernadas”

Las llamadas “Invernadas” -evento que integra a diversas actividades culturales y recreativas concentradas en el mes más frío del año- y que marcan un hito para Punta Arenas, toda vez que dentro de ellas se incluye al llamado Carnaval de Invierno y al Festival Folclórico en la Patagonia, fue otro de los nombres que el alcalde Radonich decidió modificar, arriesgando que a nivel presupuestario se genere una confusión respecto al ítem de gastos identificados con el nombre original.

Y aunque cuatro horas más tarde de tomar esa determinación, el propio alcalde revirtió parcialmente la medida, el pasado miércoles 17 de mayo, se estableció el rótulo publicitario del evento como: “Invernadas, fiesta del Invierno”, sin someter a debate en la mesa de sesión municipal, ni en la Comisión que coordina dicha actividad, si el nuevo nombre podría concitar más adhesión.

La situación molestó sobremanera a varios ediles, incluida a la presidenta de la Comisión Cultura del Concejo Municipal, Verónica Aguilar y así lo hizo saber de manera pública.

Decisiones erráticas

Aunque desde que asumió al mando de la comuna, el alcalde Radonich “puso los ojos” en el Parque María Behety de Punta Arenas, con el objetivo de propiciar su hermosamiento, el primer hito mediático que quiso instalar, resultó a las pocas semanas derrumbado por sí solo. Así, mientras anunciaba con rimbombancia que el vaciado de la laguna de dicha área verde, la efectuaría a tiempo récord, para iniciar un plan de remozamiento en ella, cometía el error administrativo de no haber dado aviso a la Dirección de Aguas del Mop (Ministerio de Obras Públicas) dicha decisión, algo que en su rol de abogado, fue un detalle no menor que no alcanzó a reparar a tiempo y que le valió críticas incluso desde agrupaciones pro-ecologistas.

Posterior a ello, y abocado a su preocupación por las áreas verdes, el edil envió una misiva destinada al intendente Flies (sin previa consulta al Concejo Municipal), donde le informaba que el proyecto “Arena Punta Arenas” quedaba suspendido. La determinación fue conocida por las y los ediles, a raíz de la consulta de la edil Verónica Aguilar en medio de una sesión de Concejo Municipal, lo que generó el asombro colectivo, por una situación que -lejos de ser informada- no posibilitó ninguna discusión.

Remociones, designaciones y sueldos

Aunque es facultad del alcalde nombrar a funcionarios en cargos de confianza, fue la remoción del jefe de la Secplan (Secretaría Comunal de Planificación), Luis Antonio González, la que generó un malestar general, dada la trayectoria transversal que este funcionario había tenido en dicho cargo, desde la década de los 80’. Para varios ediles -entre ellos Arturo Díaz- también fue un verdadero desagrado que en su lugar, el edil instalara a un profesional avenido de Santiago (Matías Fortuño), quien sin conocer la realidad comunal, poco o nada ha mencionado sobre proyectos nuevos, que no se refieran sólo a la concreción de iniciativas pendientes originadas desde la ex administración liderada por Emilio Boccazzi.

En la misma línea, y pese a la insistencia de concejales -como José Aguilante- el jefe comunal no ha sido claro en mencionar en forma transparente la totalidad exacta de funcionarios que ha ingresado bajo su gestión. A la par de ello, fue dicho concejal, quien le planteó en varias sesiones comunales, su inquietud sobre el gasto de horas extraordinarias que estaría pagando el municipio, información de la cual no ha habido un pronunciamiento hasta la fecha.

Proyectos de
seguridad pública

Un bochorno mayor, fue el expuesto ante los integrantes del Consejo de Seguridad Pública, el pasado 25 de abril, cuando profesionales del propio municipio -al presentar su cartera de proyectos enviados a la Subsecretaría del Delito- no repararon en que ni el Sename (Servicio Nacional de Menores), ni el Sag (Servicio Agrícola y Ganadero), fueron informados de que la repartición edilicia preparaba tres propuestas para ser enviadas al nivel central. Sobre dicha situación, simplemente no hubo una respuesta concisa de parte del alcalde Radonich y su equipo de asesores que pudieran dar claridad a lo sucedido.