Necrológicas

Desde el corazón de Venezuela al fin del mundo para establecer un negocio familiar

Por La Prensa Austral martes 1 de octubre del 2019
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
1.171
Visitas

Proyecto financiado por el Fondo de Fomento de Medios de
Comunicación Social Regionales, Provinciales y Comunales

Tiene una sonrisa hermosa y contagia alegría. Como muchos de sus compatriotas, tomó la decisión un día de dejar su país natal, Venezuela, para buscar mejores destinos y llegó hasta el fin del mundo.

La venezolana María José Rodríguez, nacida en Valle de la Pascua, ciudad capital del municipio Leonardo Infante, en el estado Guárico, Venezuela, expresó que su llegada a Punta Arenas ha sido positiva en diversos aspectos tanto para ella como para su pequeña familia.

María José llegó a esta ciudad austral en junio del año pasado debido a la crisis política, social y económica que atraviesa actualmente su país. Recordó que un primo de ella fue el que recomendó y les dio características de cómo era Punta Arenas, por tal motivo María José decidió mudarse a la Región de Magallanes.

“Vivía en el Estado Guárico al cual llamo el corazón de Venezuela. Inicialmente mi esposo fue el que viajó primero a esta ciudad. Como le fue bien, él nos trajo a mi hijo pequeño y a mí”, indicó Rodríguez.

– ¿Qué motivos la llevaron a vivir en Punta Arenas?

– “Debido a las características positivas que me había mencionado un primo cercano que había venido antes para acá y sumando la crisis que está atravesando Venezuela ahora, desde el deterioro educacional, el sistema de salud y la economía, fueron motivos suficientes para migrar porque uno quiere ofrecerle lo mejor a su familia, así que me pareció la mejor opción y lo más ideal.

“Puedo destacar -agregó la caribeña- que uno de los aspectos positivos por los que me gusta vivir en Punta Arenas es que soy gente de pueblo como lo es esta bella ciudad y, aunque el clima sea totalmente opuesto a Valle de la Pascua, nos encanta estar aquí por su gente, el ambiente que se vive y, sobre todo, la receptividad de las personas”.

– ¿Vivir en Punta Arenas ha sido un cambio positivo para ustedes?

– “Totalmente, porque gracias a la buena receptividad que las personas han tenido con nosotros nos hemos podido integrar muy bien desde que llegamos.

“Esta comunidad es súper buena, receptiva, tiene mucha calidad humana, incluso puedo decir que Magallanes resalta frente a otras regiones de Chile ya que he conversado con coterráneos que viven en otras ciudades y, haciendo una comparación de lo que cuentan, Magallanes es mejor que las demás. Además, mi hijo se integró muy bien en el colegio desde que llegó y por suerte le encanta el clima”.

La educadora de enseñanza básica se especializó en el área de la pastelería hace varios años y, muy agradecida, que ha podido ejercer dicho oficio acá y ofrecer a los puntarenenses una repostería con sabor caribeño.

– ¿Cómo logró emprender un negocio en tan poco tiempo de haber llegado a la ciudad?

– “Nosotros en Venezuela ya teníamos la experiencia de tener un negocio propio, así que mi esposo cuando llegó aquí trabajaba muchísimo, él tenía dos empleos y laboraba además los fines de semana al igual que yo. Nosotros éramos emprendedores, teníamos una panadería.

“Gracias a la experiencia, en el poco tiempo que llevamos viviendo aquí, ahora tenemos un emprendimiento de comida venezolana, el cual tiene por nombre “Brandos”, y  se ubica  en un almacén de  Aves Australes, donde ofrecemos postres, recetas, quesillo venezolano o leche asada, tortas, queques y pie de limón”, enfatizó.

María José quiso agradecer en forma especial la ayuda que les  brindó Geraldin Pérez, quien actualmente es la presidenta  de la Agrupación de Venezolanos en la Patagonia “Avepach”, a quien contactó por redes sociales y, sin conocerse, les ayudó a encontrar empleo para Rodríguez y su esposo. “Hoy en día tenemos una  gran amistad”, dijo.