Necrológicas

Destaca la importancia de contar con un Área Marina Protegida en la península Antártica

Por La Prensa Austral domingo 17 de septiembre del 2017

Compartir esta noticia
99
Visitas

– El doctor César Cárdenas postuló que el cambio climático en la zona, sumado a todas las actividades que allí se realizan, hacen necesario la creación de una AMP en la península Antártica.

“Las Areas Marinas Protegidas en la Antártica son zonas cuyo principal objetivo es proteger de forma total o parcial los recursos naturales de una determinada área del océano. Una AMP no necesariamente apunta a prohibir la pesca, más bien depende de los objetivos de conservación que se hayan designado para un lugar determinado, los que pueden incluir protección de hábitats, seguimiento de ecosistemas, conservación o distribución de pesquerías”.

Así lo explicó el doctor César Cárdenas, investigador del Instituto Antártico Chileno (Inach) y representante de Chile en el comité científico de la Convención para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR, sigla de la organización en inglés), tras celebrar el reciente anuncio ministerial de que el país contará con tres nuevas Areas Marinas Protegidas (AMP), entre ellas la de las islas Diego Ramírez y Cabo de Hornos, y postular la necesidad de contar con un AMP en la península Antártica.

Las Areas Marinas Protegidas en Chile a inicios de 2017 eran de aproximadamente 463 mil kilómetros cuadrados. Luego del anuncio efectuado hace algunos días por el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz, donde se informó la creación de tres nuevos lugares (alrededores de las islas Rapa Nui, Juan Fernández, Diego Ramírez y Cabo de Hornos), el país pasará a tener un poco más de 1 millón 800 mil km2.

Importancia de AMP
en la Antártica

El científico chileno se refirió a las AMP en el continente blanco, expresando que “el año 2016, CCAMLR aprobó el Area Marina Protegida Antártica más grande que existe en el mundo, la del mar de Ross. Desde el año 2012, Chile y Argentina se encuentran liderando un proceso que pretende diseñar una propuesta de AMP en la zona de la península Antártica y el sur del Arco de Scotia”. Cárdenas agrega que el área donde se está trabajando y sobre la que han existido propuestas como áreas prioritarias para la conservación, es aproximadamente un 30% más pequeña que la zona designada en el mar de Ross. En el caso de la península, se habla de más de 450 mil km2, siendo una superficie equivalente a cuatro veces la Región de Magallanes y Antártica Chilena. 

“El gran efecto que tiene el cambio climático en la zona de la península Antártica, sumado a todas las actividades que allí se desarrollan, ya sea pesca de kril, actividades logísticas, científicas o turísticas, hace muy necesario conservar los recursos y ecosistemas existentes en esta zona del continente blanco. Se pretende no solo conservar las especies, sino que también los procesos, además de utilizar los recursos pesqueros de manera racional”, añade el representante chileno.

El doctor César Cárdenas subraya que “actualmente el proceso que se está llevando a cabo para una futura AMP en la península Antártica, es un trabajo que contiene una gran cantidad de información. En este proceso, se ha usado la mejor ciencia disponible, incluyendo más de 143 capas de datos para llegar a definir las áreas prioritarias para la conservación y en base a esto proponer futuras AMP”.

La coordinación interna de la participación de Chile en la CCAMLR, así como el cumplimiento de las normativas, se efectúa a través de la Sección Nacional de la CCAMLR. Es presidida por el subsecretario de Pesca y compuesta por el Ministerio de Relaciones Exteriores, donde la Dirección de Antártica (Dirantártica) opera como secretaría ejecutiva y el Inach asume la representación del país en el Comité Científico de la CCAMLR.

La AMP del mar de Ross es el hábitat de una de las especies más explotadas comercialmente, el bacalao antártico de profundidad, el que se busca conservar junto a la gran variedad de organismos y ecosistemas marinos de la zona.