Necrológicas
  • Marta Irma Muñoz Cárdenas
  • Emelina Ayala Gajardo
  • José Arturo Sotomayor García

Destacada gimnasta perdió su lucha contra el cáncer

Por La Prensa Austral miércoles 29 de julio del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
7.957
Visitas

Sandra Karina Lara Velásquez fue una destacada gimnasta infantil y juvenil que incluso cosechó triunfos en un Sudamericano. Pero tras batallar durante un año contra un cáncer de mamas, en la tarde del lunes sucumbió y hoy su familia llora su temprana partida.

Tenía 31 años y era madre de un niño de 4 años. Su cáncer avanzó más rápido de lo esperado.

Fue alumna de la Escuela Juan Williams y del Liceo Politécnico Cardenal Raúl Silva Henríquez. Trabajó hasta que las fuerzas se lo permitieron en la multitienda Sánchez & Sánchez y también fue una madre ejemplar, admiten sus cercanos.

En medio de las quimioterapias y del agresivo tratamiento al que fue sometida, la malograda joven, coihaiquina de nacimiento, pero magallánica de corazón, se mantuvo siempre alegre.

“¡Gracias Dios por darme la mejor madre del mundo. Mamita te amo, gracias por tu apoyo incondicional. Tú sabes que nunca fue mi intención que sufrieras esto, no te lo mereces, pero sólo papá Dios sabe por qué hace las cosas. Nunca olvides que junto a mi hijo eres la personita más importante en vida!”, fueron las últimas palabras escritas por Sandra a través de su Facebook.

En su domicilio de villa Alfredo Lorca, donde son velados sus restos, Julia Lara, una de sus hermanas, recordó a Sandra como una joven alegre, a veces extrovertida y siempre preocupada de los demás. Cuando quería tenía el carácter fuerte y era muy luchadora.

“Yo creo que nadie hubiera soportado todos los dolores que ella sufrió, fue un año entero en que estuvo con licencia médica por la enfermedad”, puntualizó.

“Poli del Dolor”

Su cáncer era terminal y por lo mismo asistía a controles en el “Poli del Dolor” que es como las familias conocen a la Unidad Cuidados Paliativos del Dolor. “Cuando la dieron de alta para que se fuera para su casa, no la querían dejar que se viniera porque las hacía reír. Era la regalona del personal”, recordó su familia durante el velorio que se realiza en la que fuera su casa en pasaje Isla Wallaston 092, en la villa Alfredo Lorca.

Para su hermana Julia era una luz en las personas que la conocían. Pese a su intenso dolor, les hacía bromas para que se rieran o los retaba. “A todos nos pedía disculpas por su dolor, nosotros le decíamos ¿por qué te disculpas si tú eres la que tiene dolor?, pero hasta el final se preocupó por el resto”, señaló.

Nunca quiso molestar a nadie y por lo mismo hizo sola sus cosas hasta el final. “Murió luchando hasta el final”, afirmó una de sus hermanas.

Su tratamiento lo inició en julio del año pasado. Tuvo dos fases de quimioterapia, una de radioterapia, tuvo un espacio de tres o cuatro meses en que anduvo bien. “Después volvió la metástasis, pero fue de un día para otro. Era un cáncer agresivo, carcinoma sarcomatoide, un tipo de cáncer que avanza súper rápido. El médico nos dijo que podía hacerse el examen un viernes y no tener nada y un lunes estar muy complicada. Eso fue justo lo que ocurrió con Sandra, las células que tenía son muy engañosas”, puntualizó Julia Lara.

Al final de este calvario, la familia sostiene que les queda el consuelo de que ella está descansando, porque estaba sufriendo terriblemente.

Sobre su trabajo en la tienda Sánchez & Sánchez de Zona Franca, Sandra adoraba su fuente laboral y pensaba volver a desempeñarse en ese lugar. Era algo que la hacía feliz, según su hermana.

Brillante deportista

En su niñez y juventud Sandra destacó como gimnasta tanto a nivel regional como nacional y sudamericano. “Ella fue campeona regional, vicecampeona nacional y seleccionada nacional de Chile. Además La Prensa Austral le dio un reconocimiento a la gimnasta del año”, se resaltó.

A Sandra le sobrevive su hijo Franco Navarro y su pareja. Sus padres y sus hermanos, cinco hermanas y un hermano.

Sus funerales se realizarán esta tarde a las 15,30 horas, para luego ser sepultada en el Cementerio Municipal Sara Braun.