Necrológicas
  • José Ramón Ampuero Guzmán
Ayer se realizaron sus funerales

Destacan legado humano y profesional del fallecido médico Alvaro Soto

Por La Prensa Austral domingo 17 de marzo del 2019

Compartir esta noticia
2.804
Visitas

Marcelo Gómez

marcelogomez@laprensaaustral.cl

“Querido hermano Alvaro Soto Bradasich: que la fuerza que brotaba para vos de la madre tierra sea de vuelta y torne con vuestros despojos a los manantiales de la vida material, para que continúes sirviendo a los designios del gran arquitecto del universo”, fueron algunas de las palabras que los miembros de la Logia Masónica “Estrella de Magallanes” Nº 25 quiso dedicarle al médico fallecido a los 81 años de edad durante la ceremonia realizada en el Cementerio Municipal de Punta Arenas.

La lluvia que caía en la capital regional no fue un impedimento para que más de un centenar de personas llegara a darle el último adiós al facultativo Alvaro Soto, quien falleció en la madrugada del viernes producto de un accidente cerebrovascular isquémico sufrido a principio de este mes. Además durante la ceremonia realizada en la sede masónica de calle Chiloé se realizó una serie de discursos para homenajear al primer médico en realizar un trasplante de cadera en Chile.

Antes de trasladarse la pompa fúnebre hasta el cementerio, durante el velatorio se hicieron presentes en el lugar algunas autoridades y personas que quisieron brindar algunas palabras, entre las que se encontraron el intendente de Magallanes, José Fernández; el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich; el presidente regional del Colegio Médico, Gonzalo Sáez, el coronel de Carabineros, Ricardo Rubat, el delegado regional del Gran Maestro, Carlos Ríos; y representantes de los ex alumnos del Liceo de Hombres, entre otros.

El presidente del Colegio Médico destacó los grandes hitos de la vida del destacado facultativo “La muerte produce un dolor que parece difícil de superar, pero el amor que Alvaro Soto Bradasich prodigó entre nosotros, es más grande que el dolor, y le mantendrá vivo para siempre en Magallanes”, fueron algunas de las palabras que expresó Sáez.

“Se nos fue el amigo Alvaro; el doctor de los huesos, el ex seremi de Salud, el ex miembro del entonces Servicio Nacional de Salud, el impulsor del nuevo Hospital de Puerto Natales, el ex rotario, el coronel de Carabineros en retiro, y así tienes un listado interminable que marcan la diferencia”, destacó el alcalde Claudio Radonich, quien además destacó que en los años ‘60, cuando la especialidad era muy escasa en regiones, el doctor Soto decidió regresar y quedarse en Magallanes.

En la despedida, Carabineros también reconoció las funciones que cumplió el doctor Soto Bradasich como médico de Sanidad de esta institución durante alrededor de 30 años. El coronel de Carabineros, Ricardo Rubat, destacó que “quisimos acompañar a este destacado médico con los honores que corresponden. El fue una persona que estuvo presente en todos los ámbitos del sector público de la medicina en la región y eso se puede apreciar en la cantidad de gente que ha venido a darle su último adiós”.

Un legado que
no se olvidará

Algunos de los asistentes al funeral del doctor Soto también quisieron dedicar unas palabras en este último adiós, destacando la huella imborrable que ha dejado en la sociedad magallánica, en la cual se destaca su gran profesionalismo, humildad y humanidad que siempre mostró ante las personas que llegaban hasta su consulta.

José Bradasich, primo del fallecido, enfatizó que “el doctor Soto deja mucha huella y ojalá que hoy día en el campo de la medicina alguien pueda seguir sus pasos, cosa que dudo porque son otros los tiempos, pero creo que se nos fue un buen hombre y lo vamos a extrañar de todas maneras”.

María Villán, estuvo presente en el funeral del médico y opinó que “se nos fue el último médico de vocación, porque por algo venía gente hasta de Buenos Aires a operarse con él. Yo creo que el doctor puso el nombre de Natales en lo más alto en la década del ‘60 cuando la ciudad apenas se conocía. Siempre fue un hombre de muy bajo perfil y al mismo tiempo muy humano”.

Dos de sus amigos y compañeros de la Logia Masónica, José Velásquez y Régulo Díaz, quisieron destacar el trabajo que Soto realizó en la Logia “Estrella de Magallanes” Nº 25, de Punta Arenas, durante más de cuatro décadas. “Este es el último homenaje que le debemos a nuestro querido hermano Alvaro Soto, quien nos acompañó durante más de 40 años”, comentó Díaz.

En cuanto al homenaje realizado por la Logia Masónica en el acceso al Cementerio Municipal, Velásquez quiso señalar que “es una ceremonia bastante potente desde el punto de vista sobre todo moral y filosófico, donde se destaca las virtudes que todos saben que tenía nuestro querido hermano por lo que será una tristeza saber que ya no lo veremos en nuestras reuniones semanales. Creo que la mayor virtud que tenía Alvaro Soto era la filantropía, él siempre fue muy generoso y ayudaba a la gente sin esperar nada a cambio”, concluyó.