Necrológicas
  • José Onofre Díaz Vivar
  • María Sonia Mansilla Macías
  • Carmen Rosa Arancibia
  • Ximena del Rosario Cárcamo Maldonado

Dirigente del Movilh, Rolando Jiménez: “Lo que hace la Ley de Identidad de Género es que el cambio de nombre y sexo registral sea un trámite administrativo y no un juicio”

Por La Prensa Austral martes 3 de octubre del 2017

Compartir esta noticia
367
Visitas

Luego de que el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) intervino ayer en la comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados, sobre el Proyecto de Ley de Identidad de Género, enfatizando en la necesidad de perfeccionarlo, el dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, se refirió al fallo de la Corte de Apelaciones de Punta Arenas que revocó la resolución de primera instancia de una persona transexual magallánica, reconociendo su identidad y sexo, señalando que lo que se busca es que sea un trámite administrativo.

El dirigente del Movilh, Rolando Jiménez, explicó que estos casos se rigen por la ley de cambio de nombre y sexo registral, por lo que las personas deben presentar una demanda. Se establecen causas para el cambio de nombre, la primera es que el nombre cause menoscabo, que es mas frecuente en personas heterosexuales.

“La segunda causa que es la que involucra a la gente transgénero, porque sufren discriminación porque tiene una identidad de género distinta a lo que dice su partida de nacimiento y su nombre legal”, indicó el dirigente .

Explicó que lo anterior se lleva a cabo a través de una demanda judicial, con el patrocinio de un abogado, para que el tribunal le reconozca la identidad de género. Agregó que en este proceso se acompañan pruebas, por ejemplo la declaración notarial de los vecinos que lo conocen a lo menos cinco años con una identidad de género distinta a la de su partida de nacimiento o un certificado de un psicólogo que diga que tiene una identidad de genero distinta a la del sexo registral para que tenga una vida normal. Añadió que un juicio judicial de tal índole puede durar hasta dos años.

“Lo que se hace con la Ley de Identidad de Género es que el cambio de nombre y sexo registral sea un trámite administrativo y no un juicio, de manera que la persona llegue al Registro Civil y explique que es transgénero para poder hacer un cambio de identidad, al menos en los mayores de edad”, comentó Jiménez, quien recordó que el actual proyecto de ley deja fuera los niños trans.

Pero eso es sólo para el cambio legal del nombre y sexo registral, acá no se ha hablado de terapias hormonales, ni de cambio de sexo, procedimiento quirúrgico que en todos los países del mundo se realiza en personas que son mayores de edad. “Lo que estamos haciendo es normalizar la vida de los niños que nacen trans de manera que puedan cambiar su nombre y su sexo registral para evitar discriminaciones con las discrepancias entre estos y su identidad de género. Hay personas que viven hasta 20 años con una identidad que no es la que aparece en su carné”, comentó.

En la actualidad, el proyecto de Ley de Identidad de Género sólo permite a personas solteras y mayores de 18 años cambiar su nombre y sexo en el Registro Civil, con la limitante de exigir certificados médicos. “Esta ley se encuentra en su segunda etapa legislativa, luego de que en la primera estuviera cuatro años, porque la senadora Udi Jacqueline Van Ryselbergue, cuando fue presidenta de la comisión de Derechos Humanos, obstaculizó durante dos años consecutivos este proyecto”, comentó.