Necrológicas
  • Héctor Mayorga Vargas
  • María Luzmira Huichamán Ojeda
  • Rodolfo Dulansky Vergara

Doctor en ecología Ricardo Rozzi: “No decimos ‘No’ a la salmonicultura; sólo decimos no la hagan ahí”

Por La Prensa Austral martes 2 de abril del 2019

Compartir esta noticia
611
Visitas

Un gran revuelo generó la posible instalación de industrias salmoneras noruegas en la provincia Antártica, en virtud de cuatro concesiones que concedidas en 2005, antes de que la región fuera declarada como zona saturada por el Servicio Nacional de Pesca en 2016.

Entregadas dichas concesiones ya no habría nada que hacer. Por ello las declaraciones del rey Harold V cuando dice que “todo lo que están haciendo en Puerto Williams está en base a las normativas chilenas actuales”.

Ya está argumentada la importancia de este territorio para Chile y el mundo. Es un lugar con un ecosistema único. “A Chile le tocó tener uno de los últimos lugares prístinos del planeta, lo que no necesariamente implica ‘no tocar’, manifiesta Ricardo Rozzi, director del Centro Subantártico Cabo de Hornos.

A lo anterior hay que sumar la presencia de la comunidad yámana. Navarino es un área de desarrollo indígena y para instalar cualquier proyecto productivo, debe haber participación ciudadana y consulta con los representantes del pueblo.

El programa de Conservación Biocultural Subantártica, impulsado por la Universidad de Magallanes, la Universidad de North Texas y el Instituto de Ecología y Biodiversidad, trabaja hace años en un modelo para promover un desarrollo sustentable en la comuna de Cabo de Hornos.

“Este ‘laboratorio natural’ ofrece oportunidades de crecimiento económico, social y cultural sostenible a través de la pesca artesanal, el turismo, los servicios logísticos de conectividad e innovación”, dice Rozzi, explicando que el desarrollo de la ciencia no se opone de ninguna manera al avance material de la comunidad.

“Tanto es así que cuando iniciamos la Reserva de la Biósfera dijimos sí hay posibilidades de hacer salmonicultura sustentable pero no en esa ubicación y no con el procedimiento que ellos dicen. No decimos ‘No’ a la salmonicultura; sólo decimos no la hagan ahí”, establece.

Al ser consultado sobre cuáles serían los sectores en que esta actividad no perjudicaría la Reserva de la Biósfera responde que debiera ser al norte de la cordillera Darwin. Después lo que viene es la Antártica “cómo nos vamos a farrear lo último que nos queda en el planeta siendo tan extenso el territorio”, agrega.

Son cuatro concesiones que podrían relocalizarse al norte. Manifiesta que esa sería la solución inteligente. “Acá no estamos impidiendo el desarrollo, de ningún modo. Lo que estamos haciendo es favorecer un desarrollo equitativo, diverso y sostenible, respetando el medio ambiente, los compromisos acordados y principalmente la comunidad indígena más austral del mundo”, concluye Rozzi.