Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Dotación de 45 personas participará en campaña antártica en el Glaciar Unión

Por La Prensa Austral sábado 10 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
445
Visitas

Personal del Ejército, la Fuerza Aérea, Armada, la Dirección de Aeronáutica y del Instituto Antártico Chileno, forman parte de la dotación de profesionales que desde hoy, viajarán a la Antártica, para participar en la Expedición Polar Científica en el glaciar Unión. Cuarenta y cinco personas forman esta delegación, que permanecerá hasta mediados de diciembre en el territorio antártico, y que ayer fueron despedidos por la intendenta María Teresa Castañón.

En la dotación se encuentran científicos, pero también una médico, cocineros, encargados de logística y abastecimiento, entre otros, que trabajarán en conjunto para apoyar las tareas de investigación. El comandante de grupo de la Fach, Eduardo Navarrete indicó que la dotación la componen 11 científicos, una dotación de las Fuerzas Armadas, de los cuáles 11 son del Ejército, 8 de la Armada y el resto de la Fuerza Aérea. “El Ejército está relacionado con el apoyo a la exploración de los científicos, la Armada con el área de los Servicios, de la sanidad hasta el cocinero y abastecimiento. Y la Fuerza Aérea, a través de las dotaciones, las tripulaciones y personal de comunicaciones”.

El teniente primero de la Armada, jefe del Departamento Logístico de la Estación Polar Científica conjunta, Luis Olguín Hernández viaja por primera vez a la Antártica y expresó que “mi función es brindar todo el apoyo de bienestar y logística para que las exploraciones y las tareas  científicas, se puedan llevar a cabo. He estado destinado en Viña del Mar, Valparaíso, Iquique y en Talcahuano, pero ésta es una experiencia personal enorme, muy pocas personas tienen el privilegio de poder ingresar al territorio antártico, vivir una sensación totalmente diferente, porque somos, aparte de hacer nuestro trabajo, también somos afortunados”, manifestó.

El cuidado de la salud estará a cargo de la médico Mercedes Benítez Secul, teniente primero de la Armada, quien detalló que, de acuerdo a la experiencia que le han transmitido, “la patología que ha habido es principalmente, traumática, y algunas lesiones por congelamiento que, por suerte, no han sido severas. Llevo equipamiento pensando en emergencias, cirugías de emergencia y evacuación de pacientes”. Además, durante la postulación debieron cumplir una serie de requerimientos, como “exámenes de medicina preventiva, ecografía y el personal de Fuerzas Armadas tienen que ir apendicectomizado y sin los terceros molares”.

Otro que va por primera vez es el cabo segundo de la Armada, Cristián Retamal, que se encargará de la alimentación. “Estoy a cargo de la cocina, que es donde veo el estado anímico de la dotación, de mí depende eso, ya que es un clima adverso. La alimentación es muy similar a la de acá, los aviones llegan semanalmente, tenemos una proporción de 4 mil calorías diarias, por el tema del clima.  Yo manejo hasta los horarios, porque no se ve la noche y uno marca la cena, por ejemplo. Es un desafío importantísimo como profesional, con tanta responsabilidad. Soy como el motor, porque allá se vivirán situaciones adversas, pasaremos tiempo encerrados, entonces es un tema lo anímico”, subrayó.

Situación similar vivirá el sargento segundo del Departamento de Logística, Guillermo Zurita Inzunza cuyas funciones serán “preparar la comisión en la parte logística, ya sea tanto en la alimentación como en lo material y referente al funcionamiento en el glaciar para toda la dotación. Hay varios requerimientos de varios cargos, ya sea de ingeniería, sanidad, alimentación. Es un desafío grande porque en la parte alimentación las cosas se congelan, el combustible, no es lo mismo que estar acá”.

Es por ello que, por ejemplo, debe estar atento a cumplir con necesidades básicas de quienes se desempeñen en la Antártica, ya que las personas deben consumir más proteínas y calorías, pero “comiendo normal, agregando un snack a mediodía o mediatarde, y el consumo de agua, que a la gente se le olvida tomar allá. Mi función es preparar las colaciones junto con el cocinero, para la expedición científica, que se lleven comida, snack y toda la logística adecuada para que puedan desempeñar sus tareas”.

El trabajo científico

Todo este andamiaje es fundamental para que los investigadores puedan cumplir con sus exploraciones. El encargado del Departamento Científico del Inach, Ricardo Jaña, indicó que en esta ocasión cuentan con proyectos como “la ecofisiología de los líquenes, en la que trataremos de comprender los mecanismos de adaptación y cambio a las condiciones de frío extremo que se producen y deshidratación. Es un proyecto desarrollado por la doctora Angélica Casanova, de la Universidad Católica de Temuco, y tiene estudiantes de la Universidad de Concepción. Otro proyecto es aplicación de nanopartículas producidas por bacterias que viven en ambientes extremos, de poca luz y ausencia de agua, y ese proyecto es del profesor José Pérez de la Universidad Andrés Bello. También tenemos proyecto de observación de la atmósfera para medir la radiación, proyecto del doctor Raúl Cordero, de la Universidad de Santiago”, concluyó.