Necrológicas
  • Eduardo Heinreich Biermann Stecher
  • María Magdalena Padilla Becerra
  • Héctor Méndez Martínez
  • Zenón del Carmen Uribe Barría
Coronavirus

Dueños de botillerías critican eventual “Ley Seca” en la ciudad

Por La Prensa Austral miércoles 8 de abril del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Ayer el alcalde de Punta Arenas, Claudio Radonich envió un oficio a la seremi de Salud, Mariela Rojas, y al jefe de la Defensa en Magallanes, general Rodrigo Ventura, demandando el cierre de los establecimientos de expendio de bebidas alcohólicas, pues son las autoridades que tienen la facultad de “disponer de la prohibición del funcionamiento a los establecimientos y lugares de trabajo que pongan en peligro a las personas que trabajan o asisten a ellos”, además de “disponer las medidas para evitar las aglomeraciones de gente en espacios cerrados o abiertos que puedan fomentar la propagación del virus”, según se detalla en el oficio.

El jefe comunal ha argumentado que la venta de bebidas alcohólicas “fomentan el relajo de la población para asumir el estado de cuarentena, y lo hemos visto ya que en los últimos días se han organizado algunas pequeñas fiestas. También está el aumento de denuncias de violencia intrafamiliar, y el alcohol es un claro detonante en esto”.

Sin embargo, los dueños de estos locales sacaron su voz en defensa de su actividad comercial. Desde el local Bottichelli Minimarket tienen una postura divergente a la del alcalde respecto al rol del alcohol en las situaciones planteadas. “Los argumentos señalados por el alcalde es que han aumentado las denuncias por abuso intrafamiliar, sin embargo en las noticias del día de lunes, la autoridad sobre la materia indicaba que el aumento en las denuncias por violencia intrafamiliar ha aumentado como consecuencia del encierro producto de la cuarentena y la convivencia permanente con el agresor. En ningún momento la ministra indicó que era producto del consumo de alcohol”.

Traudy Lanza, dueña de La Botica de Peteco, cree que esta medida no es necesaria porque estos productos no son los más solicitados en su local. “Aquí lo que más se lleva la gente son cosas para la casa y una que otra botella o caja de vino. Pero es muy poco, no hay ningún exceso. Yo creo que esta medida es totalmente desmedida. La gente también necesita relajarse en la casa y no sería prudente para los tiempos que estamos viviendo”, afirma ella.

Una postura más moderada tiene Doris Sandoval, dueña del local La Ruca. En su opinión la situación no ha llegado a tal extremo pero si es necesario acatarán la norma. “Estos productos son mi principal fuente de ingresos, entonces perdería mucho si los tuviera que dejar de vender. Sobre todo ahora que viene un fin de semana largo. Me parece que todavía no es momento para prohibir su venta, pero si lo hacen no tenemos otra opción que obedecer”, explicó Sandoval.