Necrológicas
  • Amina Rodríguez vda. de Molina
  • Rodolfo Antonio Godoy Huenteo
  • Fernando Muñoz Subiabre

Ecólogo magallánico Fabián Jaksic, ex alumno de la Escuela Industrial, elegido Premio Nacional de Ciencias Naturales

Por Cristian Saralegui martes 28 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
1.255
Visitas

Ayer en la mañana, el Ministerio de Educación informó que este año, el Premio Nacional de Ciencias Naturales recayó en el académico de la Pontificia Universidad Católica y director del Centro de Ecología Aplicada y Sustentabilidad, el magallánico Fabián Jaksic Andrade. Nacido el 9 de julio de 1952 en Punta Arenas, estudió en la antigua escuela 7, actual Escuela Bernardo O’Higgins, para posteriormente pasar a la Escuela Industrial, pero finalizó sus estudios en Puente Alto, tras dejar la región con solamente 13 años.

Estudió Licenciatura en Ciencias en la Universidad de Chile, carrera que posteriormente continúa en la Universidad de California, Berkeley. Ha sido certificado como Ecólogo Senior por la Sociedad Ecológica de América (EE.UU.) en cinco oportunidades.

En su trayectoria ha dictado 97 conferencias en instituciones argentinas, chilenas, croatas, estadounidenses, sudafricanas y uruguayas y presentado 170 ponencias en congresos nacionales e internacionales (Argentina, Australia, Austria, Canadá, Croacia, Ecuador, España, Estados Unidos, México, Nueva Zelanda, Perú, Reino Unido, Sudáfrica, Uruguay) y organizado 19 simposios tanto nacionales como internacionales.

Es autor de más de 200 artículos científicos publicados o en prensa, de 31 capítulos de libro, editor de un libro, único autor de otros tres y coautor de cinco, entre otros antecedentes.

Su línea de investigación que ha desarrollado desde sus inicios académicos, está asociada al estudio de la conexión entre biodiversidad y sustentabilidad de las funciones ecosistémicas lo que lo ha llevado a especializarse en ecología comunitaria, estructura gremial, interacciones depredador/presa, biodiversidad, y especies invasoras.

“Le dedico este premio a mi tierra y mis ancestros”

En comunicación desde Santiago con La Prensa Austral, Fabián Jaksic agradeció el interés que causó esta distinción, que dedicó “a mi tierra y mis ancestros, me refiero a Magallanes y a mis ancestros croatas”. Además, destacó que “ésta sería la primera vez que un ecólogo obtiene un premio de esta categoría”, ya que como expuso, los premios nacionales en ciencias existen desde principios de la década del ’80 y que generalmente se otorgan a químicos, físicos y biólogos, por lo que subraya el hecho que se le haya otorgado a un ecólogo, especialidad que viene trabajando desde los ’70.

“Es increíble lo que en 50 años ha hecho este país en términos de ecología y ambiente, y tal vez por eso hemos llegado a esta situación en la que una persona como yo que comenzó en la universidad a trabajar la ecología en los años ’70, recién a estas alturas pueda aspirar a tener un premio nacional”, comentó.

La línea de pensamiento que Jaksic ha aportado a la ciencia va en la ruta de la ecología de comunidades, que “tiene que ver con cómo los organismos animales, vegetales y microbianos se relacionan entre sí, dentro de las variables ambientales que incluyen química y física del suelo y de las aguas, y esto está en relación a los componentes atmosféricos que eventualmente configuran lo que es el clima, o sea, cubre toda la parte biológica de los fenómenos que se dan en la atmósfera, en el suelo, y en las aguas y nosotros tenemos el componente biótico, que interactúa con estos otros grandes elementos, que son agua, química y física”, explicó.

Jaksic ha visto que ahora existe una valoración mayor por la ecología, porque en el pasado, “el desarrollo económico de los países se hacía a expensas de los recursos naturales, ya sea renovables o no renovables. Y eso en el fondo, lo que significa hoy es ‘Pan para hoy, hambre para mañana’”.

Pero, estima, “el desarrollo sustentable que es mucho más reciente, consiste precisamente en lograr el desarrollo económico mediante proyectos como planta hidroeléctricas, termoeléctricas, cualquier tipo de proyecto de desarrollo, por supuesto causando una alteración del medio ambiente natural, pero compensando, reparando o mitigando sus efectos, de manera que la idea, que es muy simple, consiste en que nosotros entreguemos el ambiente natural a las generaciones que nos siguen, que son nuestros hijos, por lo menos, no peor a cómo la recibimos nosotros, ojalá mejor”. Ahí, la ecología se vincula directamente, porque “es la disciplina que efectivamente relaciona tanto las necesidades de los seres humanos como la producción de bienes y servicios que nos entregan los ecosistemas, que a su vez dependen de la biodiversidad que haya en esos lugares, que a su vez dependen de las condiciones del clima, del suelo y de las aguas”.

Magallanes

Por estar alejado de la región y vinculado a temas académicos y de investigación, Fabián Jaksic reconoce no estar completamente al día en casos como Mina Invierno y las tronaduras, o la industria salmonera, pero sí tiene claro que “las salmoneras efectivamente crean desechos que pueden tener repercusiones en el fondo marino y también transmisión de enfermedades que se dan entre los propios salmones y los mismos escapes, que causan un daño al ecosistema; eso hay que considerarlo, no prohibir la salmonicultura ni la explotación de minerales, lo que hay que hacer es mitigar los impactos que se generen”.

Otro tema que ve con preocupación tiene relación con las especies introducidas por el ser humano en esta zona. “Toda la gente en Magallanes está muy sensibilizada en relación al daño que produce el castor en el ecosistema de bosque, que requieren enormes cantidades de años para poder recuperarse; está el tema del visón que está acabando con algunas especies de aves que son muy raras, como el canquén colorado; está la rata almizclera, que nadie sabe mucho lo que está haciendo, conejos; el abejorro que está afectando a la especie nativa, la avispa chaqueta amarilla; son plagas exóticas que hay que controlarlas de alguna manera porque son amenazas para la biodiversidad nativa. Hay otro problema serio con el didymo que se está expandiendo por Tierra del Fuego y el continente”, detectó.

Es por ello que respecto de estos problemas, Jaksic indica que “todo esto tiene que ser considerado no solamente sobre la base de evidencia científica sino que también sobre valores sociales, culturales y económicos en última instancia, porque lo que nos importa es el bienestar de los seres humanos, aunque sea feo decirlo, más que el bienestar del castor”.

Los humedales

Otro tema ambiental en boga tiene relación con los humedales, específicamente el de Tres Puentes. “Son un ecosistema muy especial que es uno de los más productivos que hay en el planeta, pero al mismo tiempo, por motivos curiosos, las ciudades tienden a estar cerca de humedales, y tienden a contaminar los humedales ya sea por entrada de líquidos por arriba, o por lixiviación de suelos a través de las lluvias, que eventualmente llegan a los humedales y que causan que si es que al agua llegan nitrógeno y fósforo, que están en los desechos fecales de los seres humanos, se produce lo que se llama una eutroficación del humedal, que se llena de algas y después de eso, especies acuáticas que típicamente son exóticas, que comienzan a encerrar el humedal, que termina convirtiéndose en un pantano y las aves acuáticas ya no pueden vivir ahí. Eso sobre todo en el humedal de Tres Puentes que está tan cerca de la ciudad y que hay que proteger a toda costa”.

“Pero hay humedales de importancia internacional, como en bahía Lomas en Tierra del Fuego, que hay que protegerlo porque llegan poblaciones desde el ártico norteamericano y que migran de vuelta; son aves que se pegan el tremendo pique del orden de más de 10 mil kilómetros de distancia. Las especies migratorias son el mejor ejemplo de la conectividad, incluso entre hemisferios”, concluyó al respecto el Premio Nacional de Ciencias Naturales, Fabián Jaksic Andrade.