Necrológicas
  • Raúl Ampuero Ampuero
  • Sofía Trujillo Lorca
  • Flor Díaz Retamales
  • Leandro Nikolas Fernández Biscupovich
  • Ricardo Antonio Mancilla Meza
  • René Araya Arancibia

Presidente del Colegio Médico, Gonzalo Sáez: “El doctor Vukasovic se mantendrá vivo en cada magallánico que le debe la salud”

Por La Prensa Austral viernes 9 de noviembre del 2018

Compartir esta noticia
1.300
Visitas

“Se fue mi doctor, qué voy a hacer ahora”, decía una señora a la salida del funeral del destacado médico José Vukasovic Marusic, fallecido el martes, a los 87 años. De inmediato otro recuerdo, de parte de otro vecino: “Una vez nos dijo que vayamos a su consulta apenas tuviera los exámenes, me los entregaron a las 7 de la tarde. Fui a su casa y salió en bata y me atendió ¿qué médico hace eso ahora?”.

Estos dos ejemplos dan muestra de la tristeza e indefensión que produjo el fallecimiento del médico y Ciudadano Ilustre de Magallanes, despedido ayer en una sencilla ceremonia en la iglesia Catedral, a cargo del obispo Bernardo Bastres. Las palabras de homenaje, en tanto, corrieron por cuenta del presidente regional del Colegio Médico, Gonzalo Sáez, y de José Luis Vukasovic, el hijo que siguió sus pasos en la medicina.

Sáez realizó un relato biográfico con los principales hitos profesionales del doctor Vukasovic, pero que, como se apuró en aclarar, “la historia y recuento de hechos biográficos carecen del componente más valioso que distinguió al doctor Vukasovic: su calidad humana. Su semblante serio, recortado sobre las primeras luces de la mañana, con su visita temprana al viejo hospital, el respeto de sus subalternos, fundado en el ejemplo y no en el temor, y del rigor clínico y no en la imposición de la autoridad. Su juicio siempre justo y ponderado, sin hablar mal de nadie, permitieron un liderazgo incuestionado e incuestionable que marcaron una mística tan difícil de reproducir en los tiempos actuales”, valoró.

Es por ello que el presidente del Colegio Médico concluyó manifestando que “el doctor Vukasovic se mantendrá vivo en cada magallánico que le debe la salud” y que “nuestro mejor homenaje será intentar acercarnos a su bondad y nobleza”.

Posteriormente, José Luis Vukasovic Ramírez recordó cómo fue que su padre le inculcó el amor por la medicina a muy temprana edad: “lo más importante era llevarme a pasar visita al Servicio de Medicina, desde los 6 años, todos los domingos en la mañana. Ahí mi papá se transformó en superhéroe. Desde ese momento, yo dije ‘tengo que ser un superhéroe como mi padre’. Era muy inteligente y tenía la capacidad de tener ese sentido instintivo de saber en forma rápida, cuál era la enfermedad que tenía la persona que tenía enfrente, y además, estudiaba mucho. Tenía una capacidad de trabajo y estudio que me superaba con creces”.

Pero más allá de las capacidades profesionales, “comprendí cuál era el superpoder más importante que él tenía: mi papá era capaz de comprometerse con las personas. Era capaz de responderle sus problemas a los pacientes cuando estaba involucrado en situaciones profundamente personales; desprenderse e incorporarse con lo que sentía esa otra persona, es algo muy difícil de lograr. Ese fue el momento en que sentí el mayor aprecio por mi padre”, concluyó José Luis Vukasovic, antes de acompañar a su madre Elvira Ramírez Palma, y a sus hermanos Jacqueline y Nicolás hasta el Cementerio Municipal, donde desde ayer descansa el doctor Vukasovic.