Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

El drama de trece personas que permanecen hospitalizadas porque no tienen apoyos

Por La Prensa Austral martes 24 de julio del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
158
Visitas

Asegurando que “ellos también son personas en situación de calle”, la presidenta de las Damas de Celeste, Inés Vidal Andrade, se refirió a la pobreza en la que viven decenas de adultos mayores, quienes si bien tienen una casa, reciben pensiones que no alcanzan para cubrir los gastos básicos y comer diariamente, a lo que se suma la falta de redes de apoyo familiares que los puedan ayudar.

En la actualidad, trabajan con alrededor de 13 personas internadas en el Hospital Clínico, que no tienen apoyos o no les alcanza para sobrevivir. Además hay otros ocho casos, en que el apoyo se basa en pañales y productos de higiene. La organización de voluntariado, entrega un apoyo y se preocupa por las personas que están en situación de pobreza o vulneración de derechos.

Las voluntarias detectan estos casos cuando las personas son hospitalizadas, ya sea producto de una descompensación o por algún accidente. “Detectamos los casos cuando han sufrido alguna descompensación, por un alza de presión arterial o por enfermedad. Ahí nos vamos dando cuenta que la gente está sola y con situaciones precarias, con pensiones que bordean los $75.000. Hemos visto que muchas veces viven sin los consumos básicos o bien los hacen funcionar a rato para evitar pagar un costo mayor, y así poder comer algo”, planteó Inés Vidal.

La voluntaria advierte que hay muchas personas que nunca formaron familia y hoy están solas. No tienen redes de apoyo o los que tienen también son adultos mayores. “Es una pobreza escondida y para mí estos adultos mayores también están en situación de calle. Me lo han discutido mucho, pero son personas que no tienen los suministros básicos y no tienen para comer”, comentó la voluntaria, quien explica que son los hombres quienes decaen mucho más, que las mujeres.

Tampoco hay residencias y hogares para adultos mayores. El Eleam Magallanes está sobrepasado, así que tampoco hay donde llevarlos, pero además se produce un deterioro importante en estas personas cuando salen de su hogar.

En enero pasado, tuvieron en el hospital una abuelita que falleció teniendo los talones heridos y llena de llagas, pero tenía familia. “Tal vez la rapidez con que vivimos está haciendo que veamos cada vez menos a nuestros adultos mayores”, advirtió.

En tal sentido se trabaja en redes de apoyo y se trata de conseguir las ayudas necesarias para que cada uno de los adultos mayores a quienes apoyan puedan seguir su tratamiento.

Casos judicializados

Asimismo, han tenido adultos mayores, cuyos casos se judicializaron y que la familia se comprometió a cuidarlos, pero después los han encontrado en malas condiciones. “Entonces judicializar los casos sería una buena opción si hubiera un seguimiento, pero esto no se produce, entonces nadie verifica que se esté cumpliendo hasta que los voluntarios los encuentran nuevamente, con mucho deterioro”.

Para Inés Vidal, la opción es generar viviendas tuteladas, que permitan ser una alternativa para quienes están en una situación de vulnerabilidad y pobreza. “Son casas que tienen a cuatro o cinco personas que viven juntas, y que además tienen el cuidado de una persona que se preocupe por ellos”, enfatizó la dirigenta, quien reconoce que faltan herramientas de apoyo.