Necrológicas

El grupo Ancestralia del Colegio Luterano mostró sus progresos musicales en Encuentro Celta

Por La Prensa Austral jueves 30 de noviembre del 2017

Compartir esta noticia
121
Visitas

Formado por quince estudiantes de sexto básico a cuarto medio

Guiados por el profesor Roberto Núñez, acompañaron al conjunto regional Albatros en su presentación del sábado, en el Teatro Municipal, instancia en que los promisorios músicos aprovecharon para conocer a referentes internacionales de los sonidos celtas

Fotos César Sandoval – Grupo de Fotógrafos de la Sociedad Española

Formado como grupo hace dos años en el Colegio Luterano, Ancestralia vivió el pasado sábado su actuación más importante, al formar parte del programa del Tercer Encuentro Celta en Punta Arenas. Si bien ya el público regional los conocía por sus espectáculos en Zona Franca, el auditorio del Hospital Clínico y en su mismo establecimiento, la posibilidad de mostrar su música en el Teatro Municipal, era un escenario ideal para exhibir sus progresos.

Bajo la dirección del profesor Roberto Núñez, quince estudiantes de sexto básico a cuarto medio, formaron parte de la actuación de Albatros, el conjunto regional de música celta que Núñez integra. Fueron quienes iniciaron la segunda jornada del Encuentro Celta, festival que les permitió conocer a referentes internacionales de esta música, como el irlandés Jarlath Henderson, los escoceses Ross Ainslie, el gallego Anxo Lorenzo, el grupo Bri Celtic Folk y los santiaguinos The Shamrockers. Si bien se trató de una actuación corta, resultó muy significativa para los niños, que pudieron presentar un resumen de su repertorio, consistente en música de Irlanda, Gran Bretaña, Francia, Asturias y Galicia.

Por iniciativa del profesor Núñez, los estudiantes empezaron a escuchar con atención estas tradicionales tonalidades europeas y a entusiasmarse con sus instrumentos. El más pequeño integrante de Ancestralia es Felipe Núñez, quien ejecuta un tin whistle, una especie de flauta con sonido más agudo del tradicional. “Desde que empecé a escucharla me gustó. El instrumento y los sonidos me llamaron la atención. Del año pasado, de cuando escuché el primer concierto de música celta, me entusiasmé”, comentó.

Un interés similar expresaron las estudiantes de segundo medio, Belén Castro y Jocelynne Rivas. La primera ya había tocado en el Teatro Municipal, “pero esta vez el público fue diferente, por el tipo de música era muy feliz y les causaba alegría, y uno siente esa alegría en el escenario”, destacó la estudiante, que en el grupo toca guitarra, pero que tuvo que modificar el rasgueo para adaptarlo a la música celta. Por ello, su modelo en este Encuentro Celta fue el escocés Pablo Lafuente. “Era seco, tocaba muy bien, tocó con todos, y es muy capo. Me inspiró con su forma de tocar, era como que bailaba, se notaba que le gustaba”, valoró Belén.

Su compañera, que toca mandolina desde que tenía ocho años, agradeció que se realizara este encuentro. “Me parece muy bien que se haga este tipo de actividades, porque mucha gente desconoce este tipo de música, y como era entrada liberada, mucha gente tuvo acceso, estuvo lleno los dos días. La experiencia me gustó harto, el público muy alegre. Yo estaba acostumbrada más al tema de folclore, pero cuando llegué este año y conocí este tipo de música fue totalmente diferente, de primera me costó porque lo encontré complicado, pero después una se adapta al ritmo y ensayar con los compañeros”, destacó Jocelynne Rivas.

Ancestralia acompañó la presentación de Albatros, el pasado sábado, en el Teatro Municipal.

Un camino nuevo, siempre con música

El caso de Amanda Almonacid, Ingeburg Zañartu y Giarella Cavallieri es muy distinto al de los otros integrantes del grupo. Esto porque terminaron cuarto medio, por lo que mejor despedida no pudieron tener. Sin embargo, se trató de un adiós relativo, puesto que seguirán acompañando a los compañeros que vienen siguiendo su camino musical.

“Con el grupo estamos acostumbrados desde chicos a tocar distintos estilos de música hasta este año, que se abordó la música celta y de ahí salió la posibilidad con el profe de participar en el encuentro celta, que organizaba Albatros, así que fuimos como invitados. Fue muy bakán, porque es la primera presentación importante que tenemos como grupo musical, y nunca habíamos tenido contacto con gente de otros lugares”, indicó Amanda Almonacid, que incorporó el ukelele al sonido del grupo, pese a que no tiene nada que ver con la música celta. De todas formas, la futura estudiante de Biología Marina recalcó que “se acopló bien al sonido general”.

Otra científica es Ingeburg Zañartu, pero que de todas formas seguirá ligada a la música. “Yo toco el bodhran, es como un tambor pequeñito de la música celta. Lo empecé a tocar un día que el profe llegó con uno a la clase, no sabía qué era y ahí partí. No ha sido difícil porque estoy acostumbrada a tocar percusión, batería, así que con práctica, le agarras la maña y sale solo. Nos hemos presentado en varias partes, pero esta es la más importante”, destacó.

Giarella Cavallieri es otra que seguirá los pasos de la ciencia, pero que no le impedirá continuar progresando en la música. Intérprete de flauta traversa, ya sabe lo que es actuar en el Teatro Municipal, porque acompañó hace unos años al destacado grupo nacional Bordemar. “Fue un lindo encuentro y muy bakán tocar con gente de categoría, que sabe mucho. Encuentro que está bien que la gente conozca otras culturas y que también le den participación a gente de Punta Arenas”.

El profesor Roberto Núñez ha inculcado en los estudiantes del Colegio Luterano el jazz y la música celta.

La voz del profesor

Roberto Núñez indicó que la idea de presentar la música celta en sus clases viene porque, al integrar desde hace una década el grupo Albatros, “por una inquietud personal, uno les va transmitiendo a los chicos sus intereses musicales. Con Albatros descubrimos los instrumentos y se los he traído a los chicos como el bodhran, una darbuka y ahí los chicos se motivaron con esta música que sale de lo rutinario”, declaro. Y tras este encuentro y la posibilidad de actuar con artistas internacionales, obviamente otorgó un plus al interés de sus estudiantes. “Es interesante ver a gente que está en el primer nivel y que ha desarrollado mucho virtuosismo con sus instrumentos, sobre todo para los chicos, es motivante”, concluyó.