Necrológicas
  • Eduardo Heinreich Biermann Stecher
  • María Magdalena Padilla Becerra
  • Héctor Méndez Martínez
  • Zenón del Carmen Uribe Barría
Coronavirus

“El Magallanes”, irrenunciable vocación regionalista

Por Alejandro Perkic martes 14 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Semanario cumplió 126 años de labor periodística

El esfuerzo visionario y mancomunado de tres hombres -Lautaro Navarro, Juan Bautista Contardi y Manuel Señoret- se vio plasmado el 7 de enero de 1894 cuando vio la luz su primera edición

Tres mil doscientos veintisiete habitantes distribuidos en ochocientas veintisiete viviendas, y con un hermoso teatro, cuya construcción ordenó el próspero empresario español José Menéndez Menéndez; 143 negocios; una creciente inmigración y ocho consulados, daban un marco de creciente y bullante actividad económica a Punta Arenas en 1894, año que nació “El Magallanes”.

Con una población en la que convivían chilotes, croatas, suizos, españoles, ingleses y personas de otras varias nacionalidades, la ciudad exhibía una flota importante, compuesta por ocho vapores, once goletas y seis cúteres.

El movimiento comercial, por primera vez en la historia local había alcanzado la increíble cifra de… ¡seis millones de pesos!, producto, en buena medida, de las 303 naves que recalaron en el puerto la ciudad, luego de sus viajes desde y hacia el Pacífico y el Atlántico.

En sus calles caminaban indistintamente trabajadores, hombres de negocios, grandes empresarios navieros, marinos y ganaderos y una presencia creciente de comerciantes.

Un proyecto de tres visionarios

En ese contexto de auge y dinamismo la comunidad puntarenense tuvo un inesperado y grato regalo navideño a fines de 1893, cuando el esfuerzo visionario y mancomunado de tres hombres dio su fruto en la edición por una sola vez de “El Precursor de El Magallanes”, el primer impreso de origen local que circuló en la ciudad desde el origen de ésta hacía 50 años.

Era una publicación de ocho páginas con una presentación y composición impecable.

El vertiginoso desarrollo económico y material que registraba Punta Arenas en vísperas de su cincuentenario movió al inmigrante italiano Juan Bautista Contardi, al gobernador Manuel Señoret y al doctor Lautaro Navarro a lanzarse en la instalación de una imprenta que permitiera crear un periódico netamente regionalista.

Así, el proyecto cobra una rápida realidad.

Durante 1893 y bajo la razón social de “Lautaro Navarro y Cia” se seleccionó el equipo y los accesorios indispensables para la instalación de una imprenta de obras; se procedió a su adquisición, junto con materiales como tinta y papel. También se arrendó una casa en la calle Concepción.

Mientras avanzaba la parte técnica del proyecto, los asociados acordaron fundar un periódico informativo y mercantil y para su identificación se eligió un nombre que lo vinculara desde el comienzo a la tierra de sus afectos, de modo que fuese en lo futuro un fiel reflejo de su realidad y las aspiraciones de sus habitantes.

Así nace “El Magallanes”.

El Precursor

Pero con el propósito de probar la capacidad de la imprenta y la acogida que tendría el periódico en el vecindario puntarenense se decidió la edición única de “El Precursor de El Magallanes”.

En su portada “El Precursor” llevaba una nota editorial firmada por Lautaro Navarro.

El Magallanes

Dos semanas más tarde, el 7 de enero de 1894, se iniciaba la circulación de “El Magallanes”, que a través de su prolongada existencia cumpliría a cabalidad el propósito que anunció su primer director, Lautaro Navarro, en cuanto a ser vocero de las aspiraciones, reclamos y actividades ciudadanas y difundiendo también en sus páginas

la expresión de sus habitantes frente al centralismo que mantenía a la entonces colonia sumida en el olvido y el abandono.

Irrestricta vocación regionalista

Durante casi dos décadas, hasta su fallecimiento en 1912, Lautaro Navarro Avaria se mantuvo en la dirección de “El Magallanes”, fijando una línea de fidelidad a sus principios y de irrevocable vocación regionalista, que en el transcurso del tiempo y con variados énfasis han mantenido sus sucesores.

Por su parte, el gobernador Manuel Señoret y Juan Bautista Contardi dedicaron gran parte de su tiempo a la redacción de “El Magallanes”.

El diario destacó por sus variadas e intensas campañas que desarrolló en distintos momentos de su existencia. Por ejemplo, durante largos años puso énfasis en la tarea de la subdivisión de tierras en la región o el entusiasmo en difundir las bellezas naturales magallánicas e impulsar las ventajas económicas, sociales, culturales de un turismo bien organizado, que a la postre significaron un impulso vital para el desarrollo regional.

Destacó también en sus páginas la lucha de la comunidad austral por un puerto libre y el respaldo irrestricto a la instalación de una zona franca.

24 de enero de 1977, un día aciago

El 24 de enero de 1977 será recordado por la ciudadanía como un día aciago.

“El Magallanes” había soportado a lo largo de su historia tres incendios en sus instalaciones, saliendo adelante luego de cada uno de ellos.

Sin embargo, a las seis de la madrugada de ese día de verano, cuando estaban impresos sus 1.500 ejemplares, el vapor emanado de la bencina empleada para limpiar la prensa hizo explosión, provocando un voraz incendio que arrasó con la sala de máquinas y la impresora del periódico, ubicado en calle Waldo Seguel.

El último ejemplar titulaba su portada con una frase del entonces Presidente de Chile, general Augusto Pinochet: “Magallanes está despegando”, en tanto que “La Prensa Austral” anunciaba que “El fuego interrumpió 83 años de vida periodística”.

El renacer de un diario centenario

Sin embargo, “El Magallanes” no tenía previsto morir. Y así resurgió de entre las cenizas, ahora como la edición dominical de “La Prensa Austral”.

Dicha empresa periodística adquirió la propiedad del nombre y los terrenos en donde se levantaba “El Magallanes” y, luego de un tiempo breve lo hizo reaparecer, preservando la tradición y la historia hasta el día de hoy, ostentando el hito de ser la quinta publicación periodística más antigua de Chile.

Propiedad

El Magallanes pertenece a la Empresa de Publicaciones La Prensa Austral Limitada de Punta Arenas desde el año 1977. En 1969 había sido adquirido por su director Luis Hernández Tapia, quien lo mantuvo bajo su propiedad hasta su clausura bajo el gobierno militar. A fines de ese año fue comprado por Selmiro Salgado y posteriormente vendido a un grupo de magallánicos que, finalmente, concordaron su venta a La Prensa Austral.

Circula como edición dominical de La Prensa Austral desde el 21 de mayo de 1978.