Necrológicas
  • Armando Vinicio Julio Ciscutti Bourgade
  • Lidia del Carmen Bahamonde Leviñanco
  • Marta Inés Velásquez vda. de Barrientos
  • Sergio Krasnodas Vrsalovic Stambuk
  • Rosa del Carmen Paredes Domic
  • Orlandina Contreras Mayorga
  • Miguelina Andrade Arrizaga
  • María Leonor Paredes Maldonado

El recuerdo de la revista “Impactos”

Por La Prensa Austral miércoles 15 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

La revista que alcanzó a editar 120 números en tres etapas distintas -desde octubre de 1989 hasta octubre de 1993- intentó siempre entregar a la opinión pública contenidos de interés regional, abordando temáticas que no se habían tratado nunca desde una línea editorial

Parte II y final

Por Víctor Hernández

Sociedad de Escritores de Magallanes

En la edición del pasado domingo 5 de enero anotamos algunas glosas sobre la revista “Impactos”. Dijimos que fue un medio periodístico escrito que intentó siempre entregar a la opinión pública contenidos de interés regional, abordando temáticas que no se habían tratado nunca desde una línea editorial, como el genocidio y la desaparición de las diversas comunidades indígenas que habitaban el austro y el activo movimiento obrero que se consolidó tanto en la Patagonia como en Tierra del Fuego, con su impronta de ideas socialistas y anarquistas, cuyo epicentro de acción fue la organización de trabajadores conocida como “Federación Obrera de Magallanes”.

Dijimos también, que la revista rescataba y recuperaba episodios del acontecer magallánico que aparecían como “perdidos y olvidados en el tiempo” y que a través de la pluma de su director, Carlos Vega Delgado, junto a destacados colaboradores entre otros, los miembros de la Academia Chilena de la Lengua y Premios Municipales de Literatura de Punta Arenas, Silvestre Fugellie Mulcahy -que participó en casi todos los números del magazine- y el propio padre del director, Carlos Vega Letelier, quienes se encargaban de recrear mensualmente pequeñas cápsulas históricas para goce y deleite de los lectores.

Anotamos, además, que la revista alcanzó a editar 120 números en tres etapas distintas: desde octubre de 1989 hasta octubre de 1993 se imprimieron las primeras 49 ediciones en un formato tipo tabloide de veinticuatro páginas. Luego, a contar de noviembre de ese año 1993 y hasta septiembre de 1998 se amplió el contenido a cuarenta páginas y se publicó en formato tamaño carta desde el número 50 hasta el 108. A partir de allí hubo un interregno de cuatro años. Gracias a un proyecto Fondart se pudieron imprimir, desde agosto de 2002 hasta julio de 2003 otras doce ediciones, hasta alcanzar el número 120. Durante catorce años, muchos de los mejores historiadores, literatos y periodistas de nuestra región y del extranjero escribieron para “Impactos”, nombre que como veremos aparece ligado a la búsqueda de identidad del ser patagónico y de la profunda influencia que tuvo el periodismo radial y escrito en la difusión de las actividades culturales en Magallanes.

La propuesta de “Impactos”

Una somera revisión de algunos medios masivos de comunicación en el austro durante parte del siglo XX dan cuenta que estos fueron creados con un doble propósito: por un lado para entregar conocimientos generales a sus receptores, y por otra parte, aludiendo a la necesidad de suplir el histórico aislamiento geográfico que caracterizaba al territorio. La sucesiva aparición en la Patagonia de medios escritos, radiales y audiovisuales buscaba conectar a la región con el resto del país para que se conociera y exteriorizara la problemática local. Podría especularse con la idea que desde sus comienzos el periodismo magallánico intentó plasmar el concepto de identidad regional.

Ello queda de manifiesto cuando surgen las primeras radioemisoras en la provincia. Radio “Austral”, por ejemplo, nace en 1932 al calor de la efervescencia política que entregaba al ciudadano magallánico el legítimo derecho de escoger a sus representantes; Radio “Polar”, emerge en el dial un 29 de junio de 1940 gracias al esfuerzo del vecino Julio Femenías, quien diseñaba un transmisor para conectar la vida urbana de Punta Arenas con las actividades que se desplegaban en las estancias patagónicas. Otro tanto, aconteció con Radio “Ejército”, llamada después “Militar Austral”, en donde su creador, el general Ramón Cañas Montalva, procuraba ofrecer a la comunidad local una programación de carácter educativo, histórico y cultural. En esta radioemisora, nacerá a la vida nacional el radioteatro debido al actor y libretista Juan Marino Cabello con su proyecto “El siniestro Doctor Mortis”.

Dentro de este contexto heterogéneo, salió a la luz pública el diario “La Prensa Austral” el 25 de agosto de 1941. En su primer editorial definía su razón de ser y esgrimía: “El objetivo primordial es la defensa de los intereses regionales”. Se definía como el “diario independiente de la mañana que venía a llenar una aspiración siempre acariciada por el vecindario de Magallanes”. Se iniciaba de esta manera, una sana competencia por informar con el decano de la prensa escrita regional, el entonces vespertino “El Magallanes”, rivalidad que se acrecentó en las décadas siguientes. A contar de mediados de 1968 y hasta el 11 de septiembre de 1973, “El Magallanes” se transformó en un medio periodístico al estilo de una cooperativa direccionada por sus propios trabajadores, comprometido posteriormente con el proyecto político e ideológico que representó el gobierno de la Unidad Popular, destacando durante esta última época la ímproba labor de escritores y periodistas, entre éstos, Luis Godoy Gómez, Marino Muñoz Lagos, Arturo Ampuero Navarro y Nicolás Neira Neira.

Muchos años antes, en 1935, había nacido la radio “La Voz del Sur”. En sus inicios interpretó el sentir de las distintas colonias establecidas en la Patagonia. Con el transcurso del tiempo, numerosas personalidades del mundo de la cultura fueron delineando un singular perfil de la emisora que se mantendrá vigente hasta el silenciamiento producido tras el golpe de estado de septiembre del 73. Al respecto, el reconocido locutor magallánico Daniel Ruiz Oyarzo, en una entrevista concedida a la revista “Impactos” y que aparece en la edición del número 90, páginas 34 al 40, del mes de marzo de 1997 señalaba:

(…) “En esos años la radio era muy seria. Se improvisaba poco. Todo se libreteaba y no era posible que cualquiera, de la noche a la mañana, ocupara un micrófono sin tener elementos básicos como voz y algunas habilidades que tienen que ver con la lectura. Fue la época en que se consolidaba el vuelco en la radiotelefonía local que produjo la llegada de Antonio Benedicto, quien introdujo nuevas formas de trabajo y fundamentalmente de programación. En ese tiempo trabajaban en la radio Carlos Vega Letelier, María Hernández (la más grande locutora que hubo en Magallanes), Adriana Perrier, Alfonso Cárcamo, Igna Colomé (a su vez directora del radioteatro estable de la radio), Francisco Reina, Enrique Flores Villalón y otros. Hubo otros periodistas destacados como José Miguel Varas y Jorge Babarovic (quien llegó a ser director). El primer programa radial importante que me correspondió leer fue ‘Impactos’, que naciera en 1959 bajo la dirección de Guillermo Gálvez Rivadeneira, periodista que años más tarde se marchó a Santiago para ser director de la famosa revista ‘Hechos Mundiales’, que editaba Quimantú. (…) ‘Impactos’ continuaría hasta el 11 de septiembre de 1973, marcando un hito en la radiotelefonía, tanto local como nacional, pues hizo aportes tan gigantescos como el trabajo de los equipos móviles en las calles, el uso del teléfono, las cuñas con las voces de los entrevistados que constituían ‘impacto’, transmisiones aéreas, contactos permanentes con las bases antárticas y otros. Junto con Gálvez trabajaba Fernando Reyes Matta, profesionales que serían reemplazados en el tiempo por Patricio Amigo, Mario Belmar Lara, José Bozic Lauric, Gazy Jalil Trebotic, Juan Patricio Caldichoury, Oscar Mayorga Paredes y Carlos Vega Delgado”.

Redescubriendo los contenidos de la revista “Impactos”

No tenemos ninguna duda en afirmar que durante su apogeo la revista “Impactos” fue admirada por muchos que valoraron su propuesta ideológica; incomprendida por otros que no calibraron en su momento la importancia del rescate ancestral del patrimonio cultural patagónico-fueguino que el periódico proponía; y subestimada por algunos que menospreciaron su sencillo formato, en donde el contenido y el fondo eran más importante que el aspecto y la forma. En lo que sí debemos coincidir en que “Impactos” representó con su manera de analizar la historia y el devenir regional, a un periodismo de investigación que a la postre, terminó por anticiparse a la ocurrencia de ciertos hechos y, a la valoración histórica de éstos por parte de la ciudadanía. Lo podemos comprobar con innumerables artículos reproducidos por la revista que en su momento pasaron desapercibidos y que después de varias décadas adquirieron su verdadera connotación.

Así ocurrió con el trabajo escrito desde Coihaique por Félix Elías Pérez publicado en el número 84 de “Impactos” en septiembre de 1996 sobre la llamada tragedia del Baker titulada: “Dos versiones para una historia” en que se describe la extraña mortandad de 120 trabajadores de la Compañía Explotadora del Baker, acaecida en 1906. Fue un relato pionero de lo que serían posteriores estudios e investigaciones posibilitadas luego del descubrimiento del código genético en el año 2000 o ADN que derivó en la publicación de libros y realización de documentales que recuperan este misterioso capítulo perdido en la historia de la Patagonia y que corroboran las posibles hipótesis formuladas en el antiguo artículo de la revista.

Del mismo modo, la colaboración para “Impactos” en los números 43, 44 y 45, del gran historiador argentino Osvaldo Bayer, autor del clásico texto “La Patagonia Rebelde” publicado en cuatro volúmenes, permitió rescatar del mito a la figura del sindicalista y anarquista español, Antonio Soto Canalejo, líder de las huelgas obreras en la Patagonia argentina. Ese es el otro mérito de la revista: compartir las publicaciones en exclusiva de consagrados autores, como paso previo a la edición de futuros libros; así ocurrió con la zaga sobre la presencia en Magallanes del gran dirigente obrero chileno Luis Emilio Recabarren, como preludio del importantísimo libro de Carlos Vega Delgado “La masacre en la Federación Obrera de Magallanes. El movimiento obrero patagónico-fueguino hasta 1920”. Esta obra editada en 1996 y que a la fecha suma ya seis reimpresiones, se ha convertido en uno de los mayores trabajos sobre una temática específica, pero además, ha sentado un importante precedente: dejar en claro que el desarrollo del movimiento obrero con sus ideas ácratas se consumó en la Patagonia desde la provincia de Magallanes hacia el lado argentino, significativo hecho histórico que el propio Osvaldo Bayer en su copiosa producción bibliográfica omite o no menciona.

Parcial renacer: El Libro de Oro de “Impactos”

A principios del año 2006 gracias al aporte del entonces Consejo Nacional de la Cultura y las Artes se le entregó un premio Fondart a Carlos Vega Delgado que le permitió preparar una antología con algunos de los episodios más simbólicos de la revista la que se llamó finalmente “El Libro de Oro de Impactos”. En una edición de 308 páginas, se decidió realizar una recopilación dividida en cuatro partes: la primera de ellas dedicada a reunir en un solo volumen, los distintos artículos publicados para “Impactos” durante 1991 a 1993, por la doctora Nery Iris Penazzo sobre la vida y la cultura de los selknam; este fantástico trabajo se acompaña con los bocetos e ilustraciones del artista argentino Carlos Alberto Kuray Abakián, conocido por ilustrar la revista “National Geographic”. Luego, se inserta el comic denominado “El espejo del lago”, cuyo guión se debe al Premio Nacional de Literatura de 1986, el magallánico Enrique Campos Menéndez y los dibujos a Juan Carlos Cárdenas. Posteriormente, se incluye la compilación de los diez artículos publicados entre 1990 y 1991 por el académico de la lengua Carlos Vega Letelier titulados “Navegantes en los mares australes”, para finalizar esta entrega con una selección de trece crónicas y reportajes del director Carlos Vega Delgado, quien, en la editorial del texto señala las siguientes ideas:

(…) “Estamos conscientes que la realidad patagónica-fueguina está haciendo crisis por el olvido. Y lo terrible, es que se trata de un olvido que cada día nos empobrece más.

Este territorio, que debiera ser santuario de la humanidad en la preservación de lo natural, está siendo destruido en forma despiadada, con la venia de autoridades que cuando se trata de otorgarnos beneficios son incapaces de alzar la voz para defendernos.

Y más todavía, en la capital consideran que Magallanes tiene una baja oferta cultural; es decir: marketing, productos de compra y venta, oferta-demanda, consumismo.

La sociedad actual, víctima de un liberalismo económico desatado, ha transformado en similares los conceptos de cultura y negociado, en circunstancias que ello sólo lleva a que el esquema dominante a nivel mundial devore las culturas regionales, que representan otras alternativas, otras búsquedas, otras identidades.

Patagonia y Tierra del Fuego deben enorgullecerse de su acervo cultural, legado de la sabiduría de pueblos de diversas latitudes que arribaron a estas tierras australes, habitadas hasta entonces por cinco pueblos originarios. Pese a ser un territorio con pocos años de colonización, es la patria, sobre la cual quizá se haya escrito la mayor cantidad de textos en Sudamérica, y la que tiene una geografía, flora y fauna, que, por lo menos hasta ahora, continúa siendo en parte virgen e inmaculada, pese a los esfuerzos de depredadores que pretenden imponernos ¡su cultura!

(…) “Impactos” sacó la cultura austral del ámbito erudito, masificándola, haciendo descubrimientos y aportes documentales de trascendencia. Dijo muchas verdades y actuó en consecuencia, comprendiendo que, cuando analizamos nuestra identidad, hablamos de la patria del confín de la tierra, aquella que tiene como única frontera el lugar donde los vientos dejan de soplar y el sol comienza a calentar”.