Necrológicas
  • María Cornelia Oyarzo Oyarzo
  • José Humberto Jara Poblete
  • Ana María España Giraldes
  • María Elena Barticevic Marinovic

El retorno del maestro Nicolás Petrovich Rodríguez

Por La Prensa Austral martes 16 de julio del 2019

Compartir esta noticia
677
Visitas

Por Jaime Bustamante Bórquez

Tras años de éxito como director y también cómo académico, durante 2018, tras ganar el concurso para director del coro de la Universidad de Magallanes, volvió a su añorada tierra para compartir la experiencia de treinta y cinco años de éxito y aprendizaje

“Uno de mis sueños para el año 2020 y la celebración de los 500 años, es resucitar la Sociedad Coral de Magallanes y crear el Primer Coro Sinfónico de Magallanes, es muy importante la participación, colaboración y fraternidad musical de todos los cantantes de Coro, en una actividad coral mayor que represente a la región ante Chile y el mundo”.

La reflexión pertenece a Nicolás Petrovich Rodríguez, quien, desde el martes de 5 de junio de 2018, asumió la dirección del coro de la Universidad de Magallanes. Tras un largo periplo de más de treinta años, este destacadísimo director de coro y orquesta, decidió volver a sus raíces, a entregar los conocimientos que, por años, acumuló en los más importantes escenarios de la música docta.

Nicolás Petrovich nació en Punta Arenas, y en sus recuerdos, ocupa un sitial de privilegio, los primeros pasos escolares que le conectaron con el mundo musical. “Ingresé en 1971, al kínder de la entonces Escuela Nº 7, en la cual permanecí durante dos años, en este periodo, tuve como profesora jefe a Bernardita Vásquez, quien, influyó enormemente en estimular y desarrollar mis capacidades musicales a través de las bandas rítmicas”, comenta Petrovich.

En esta pequeña agrupación musical, Nicolás, a petición de sus compañeros de curso, asume la dirección del conjunto y como las cosas se hacen en serio, será su padre, Nicolás Petrovich Mayorga, quien le fabricará una batuta, sin duda, augurando el auspicioso futuro del pequeño líder musical.

La próxima estación en su formación estudiantil, será la Escuela 16, que funcionaba en las tardes en el mismo edificio que lo hacia la Escuela Portugal, allí recibe las lecciones musicales del recordado maestro Ciro Olavarría Aguilar.

Quedaría en su memoria, las entretenidas clases del maestro Olavarría, quien con su guitarra acompañaba el canto de sus estudiantes.

Los estudios musicales formales

Por esos días su madre Josefina Rodríguez Díaz, le sugiere la idea de asistir al Conservatorio de Música de Punta Arenas, integrándose a las clases de rítmica y lectura musical que impartía el profesor Rolando Arancibia.

Nicolás Petrovich en un ensayo con el maestro alemán Helmuth Rilling.

“En la Navidad de ese mismo año, solicite a mis padres cambiar el obsequio pascual, un go-kart a pedales, por un acordeón a piano, recordando el instrumento que había visto tocar a la profesora Vásquez, y que ahora comenzaba su aprendizaje de la mano del profesor Boris Weismann”.

Al año siguiente 1975, ingresa al Liceo Salesiano San José, en donde participa en el Coro de Niños de la Agrupación Coral Salesiana, que dirigía Leopoldo Romero.

La familia Petrovich Rodríguez se establece por unos años en Tierra del Fuego. En Cerro Sombrero, Nicolás aprovechará la tranquilidad de la pampa fueguina para la práctica de su instrumento favorito y su aproximación a la guitarra, para en 1980, regresar a Punta Arenas y volver al San José y por supuesto, ser parte activa de la recordada Coral Salesiana que dirigía Polo, quien además se convertía en su profesor jefe.

La Coral será otra gran fuente de aprendizaje musical, es tal su entusiasmo y compromiso que, en 1983, asume la presidencia de la agrupación. A esta altura de la vida, Nicolás Petrovich Rodríguez, sabe que su vida será la música.

“Dos momentos marcarían el rumbo de mi destino en la música, a los quince años, inicié estudios de piano, con la profesora Priscilla Lizondo Navarrete, en el Conservatorio Enrique Lizondo Calvo, descubrí así mi pasión por los instrumentos de teclado, y, en 1983, en los ensayos parciales del Oratorio El Mesías conocí al gran organista chileno Luis González Catalán, quien se convirtió en mi profesor de órgano de tubos y armonía”.

La partida

Al año siguiente en la ciudad de Santiago, en forma paralela, asiste a clases de Teoría Superior en la Escuela Moderna de Música. Con la hoja de ruta absolutamente resuelta, en 1986 ingresa a estudiar Licenciatura en Ciencias y Artes Musicales en el Instituto de Música de la Universidad Católica de Valparaíso, especializándose en Dirección Coral y Orquestal, un año después comparte esta carrera con la de Pedagogía, de la cual egresa en 1992, obteniendo en práctica profesional, trabajo de tesis y examen de grado, calificación máxima.

Santiago, es la próxima meta del joven profesional. Es en la capital donde buscara la profundización de los conocimientos adquiridos.

Dirección Coral con el maestro Guido Minoletti en el Teatro Municipal de la capital, y las masterclass con el Dr. Hans-Joachim Rotzsch, tenor, director de coro y orquesta alemán, decimoquinto sucesor de Johann Sebastián Bach como director de Coro de la Iglesia de Santo Tomás en Leipzig.

Junto a una intensa actividad musical, este inquieto músico se acerca a los más importantes directores chilenos y extranjeros en busca del tan necesario y difícil perfeccionamiento es así, como entre sus maestros en dirección Coral y Orquestal, figuran: René Verger Montino (Chile), Guido Minoletti (Chile), Hans-Joachim Rotzsch (Alemania), Alejandro Reyes van Eweyk (Chile) y Helmuth Rilling (Alemania). A los que hay que agregar, a sus maestros de canto René Verger, Víctor Alarcón, Ernesto Cárcamo y Miriam Matus.

En el recuento de las grandes alegrías relacionada con su trabajo de perfeccionamiento, señala: “Tanto en 2012 como en 2014 asistí a masterclass con el maestro Helmuth Rilling, a quien admiro por su dedicación y estudio en cómo abordar la interpretación de la música de Johann Sebastián Bach. El momento de mayor dicha y emoción ocurrió en 2014, Jueves Santo, cuando se me asignó cerrar el curso debiendo dirigir para el maestro Rilling, el coro de inicio de La Pasión Según San Juan de Bach”.

Grande seria su sorpresa, alegría y satisfacción cuando al finalizar el curso, recibió las felicitaciones del profesor y se convirtió en el mejor director-alumno en ese año.

El regreso

Tras años de éxito como director y también cómo académico, durante 2018, tras ganar el concurso para director del coro universitario, volvió a su añorada tierra para compartir la experiencia de treinta y cinco años de éxito y aprendizaje.

Nicolás Petrovich Rodríguez volvió a su tierra natal a entregar sus valiosos conocimientos musicales.

Cuando habla del coro universitario, no esconde su orgullo por el trabajo realizado: “Participan alumnos de diferentes carreras, egresados y un funcionario de la universidad, como también, alumnos de enseñanza media de diferentes establecimientos de la ciudad. El coro está abierto para que puedan participar en él cualquier persona de Punta Arenas, no es necesario tener experiencia previa, se puede ingresar desde los catorce años, como edad mínima, los integrantes reciben en forma gratuita educación vocal y cultura musical, la agrupación realiza presentaciones en forma autónoma, como también, en conjunto con la Orquesta Sinfónica de la Universidad”.

Para este 2019, el trabajo se ha intensificado en busca de un repertorio más exigente a la altura de las expectativas del maestro Petrovich, para lo que no ha escatimado esfuerzos.

Está en el programa del 19 de octubre próximo el Réquiem de Gabriel Fauré, que será ejecutado junto a la orquesta Sinfónica de la Universidad de Magallanes y el Gloria de Vivaldi para el Concierto de Navidad.

Para estas dos obras el maestro Petrovich realizará un taller de interpretación, al cual pueden asistir todas aquellas personas que tengan formación como cantante de coro, tendrán la oportunidad de participar en el Coro del Taller junto a la Orquesta Sinfónica. Para recibir información sobre cómo postular a la agrupación o a los Talleres de interpretación de obras se puede contactar a : coro@umag.cl.

Pero también el maestro Petrovic desde su vuelta a Punta Arenas se ha preocupado que la música coral llegue a la mayor cantidad de espacios, donde pueda asistir todo el público amante del canto.

Es así como ha sido uno de los artífices del Encuentro mensual de Coros: “Ventarrones Corales”, que se está realizando desde este año, cada último domingo de mes a las 18 horas, en el Auditórium de la Sociedad de Instrucción Popular, ubicada en Avenida Colón Nº956, abierto a toda la comunidad y con entrada gratuita.

Volviendo a su reflexión inicial, el maestro Nicolás Petrovich Rodríguez , insiste en la importancia de la actividad coral en el desarrollo de nuestra comunidad: “La ciudad más austral del planeta ha mantenido vivo el interés por el desarrollo de la música, las artes y la cultura heredadas de los colonos y fundadores; que somos una comunidad unida formada por descendientes chilenos y de diversos países que han formado con el tiempo una identidad regional única en Chile, y por último que el aislamiento geográfico nunca ha sido obstáculo para formar la gran, moderna y pujante región, nuestra ‘República Independiente de Magallanes’”

Frente a su agrupación, va iniciar su ensayo. Nota a nota va realizando las acotaciones necesarias para lograr el sonido buscado por el maestro.

En su batuta está el largo recorrido de este magallánico que inició sus primeros pasos de la mano de la profesora Vásquez y lleva en su corazón, a quienes paso a paso le mostraron el maravilloso mundo de la música. Un homenaje para Olavarría, Arancibia, Weismann, Lizondo, Romero, Alarcón.

Fotos cedidas