Necrológicas

El semillero donde se gestan los futuros bomberos de Punta Arenas

Por La Prensa Austral jueves 13 de febrero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Unidad de Cadetes de la «Bomba Alemana»

Por Fabián Garrido

Una de las cualidades más importantes del bombero es la vocación. Es esto, precisamente, lo que mueve a los jóvenes cadetes de la 3ª Compañía de Punta Arenas, Bomba Alemana, jóvenes de no más de 17 años que, por mucho tiempo, han trabajado duramente en su preparación para convertirse en bomberos apenas cumplan la mayoría de edad.

“Me gusta ayudar a la gente, en varios ámbitos… Y bueno, me habían sugerido entrar a esta institución”, explica Luis Veliz (16), brigadier mayor de la Unidad de Cadetes de la 3º Compañía, el más antiguo de entre estos con 4 años dentro de la organización.

“Tengo familiares que son bomberos y siento que tengo la vocación para poder servir a la comunidad”, cuenta la cadete Constanza Garrido (17), que con tres años en la Brigada Juvenil está a sólo unos pocos meses de convertirse en bombera. Junto a ellos, también estaba Andrés Astudillo (17), asistente en la brigada, también muy pronto a ascender en el escalafón, quien cuenta que “desde chiquitito que quise ser bombero. Me gusta ayudar a las personas, servir a la comunidad”.

Bajo la tutoría del teniente 4º César Pérez, un total de ocho jóvenes se entrenan desde hace años en el uso de las herramientas de bomberos: desde el equipamiento que deben usar en todos los operativos hasta las herramientas más particulares de uso en rescates vehiculares, especialidad de la Bomba Alemana como también es una Compañía de Agua, ubicada frente al Mall Espacio Urbano, en la Avenida Eduardo Frei. “La principal labor que tienen acá en la Compañía es insertar lo que es la disciplina y respeto, a partir de eso ya nos enseñan lo que vamos a hacer cuando seamos bomberos”, cuenta Constanza Garrido.

Los cadetes, además, participan de desfiles, actividades sociales como los Cevas y, en el caso de la Bomba Alemana (fundada en enero de 1901), de una convención exclusiva de las Compañías chileno-alemanas del país, donde los jóvenes viajan a participar de distintas ceremonias y demostraciones frente a las autoridades.

Si bien, por ser menores de edad, no pueden participar en operativos de rescate o incendios reales, estos jóvenes -cuenta el teniente Pérez- ya figuran en el listado de Bomberos desde los 17 años, pues entonces tienen la oportunidad de completar los cursos de la malla inicial de todo nuevo recluta, facilitando su ingreso a las filas una vez tengan la mayoría de edad.

Para unirse a la Brigada Juvenil, el aspirante debe tener al menos 14 años de edad, certificar su grupo de sangre y también mantener un promedio de notas igual o superior al 5,5 en su establecimiento educativo. Todos los operativos, Brigada Juvenil o no, deben estar estudiando o trabajando. “No existe un bombero ocioso”, agrega el teniente Pérez. Una vez adentro, están a pruebas por unos tres meses y finalmente se decide su estadía por medio del voto dentro de la misma compañía.