Necrológicas
  • Carlos Warner
  • Filomena Cárcamo

Elizabeth Andrade Nancupillán, luego de la tragedia en ruta a Monte Aymond: “Mi mamá sabe que mi hermana se fue”

Por La Prensa Austral lunes 6 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
2.675
Visitas

Sobreviviente está hospitalizada en delicado estado de salud.

Bajo intensos cuidados médicos permanece hasta ahora en la Unidad de Tratamiento Intermedio del Hospital Clínico, Joaquina del Carmen Nancupillán Nancupillán (66), sobreviviente del volcamiento registrado a eso de las 13 horas del sábado a la altura del kilómetro 27 norte de la ruta internacional CH-255 y donde perdió la vida su hija Paula Mabel Andrade Nancupillán (29).

Ayer Elizabeth Lorena (32), hermana de la víctima fatal, detalló que su madre presenta un traumatismo que la mantiene en delicada situación. “Se encuentra estable pero hay que esperar el escáner que se le tomó hoy (ayer) para ver si el sangrado se detuvo. Si no, hay que operar”, comentó la joven, quien es paramédico del Instituto Nacional del Deporte.

Cabe recordar que la tragedia tuvo lugar en circunstancias que Joaquina del Carmen y Paula Mabel regresaban a Punta Arenas desde San Gregorio. “Habían ido a dejar a mi tío -Héctor Oyarzún Aguilar-, que vive en la casa de mi mamá en villa Bicentenario. El es camionero y ese día iba a buscar su vehículo de trabajo, así que armaron ese viaje un poco también para distraerse. Cuando supo del accidente, estaba en Río Gallegos, así que se devolvió y ahora está aquí”.

Joaquina del Carmen es oriunda de Chiloé pero prácticamente toda su vida ha estado en Punta Arenas. “Acá conoció a mi papá y formaron familia. Hace unos años él falleció y bueno, ahora hay que cuidarla mucho porque tiene problemas al corazón. Ella -el día del volcamiento- me llamó como a las 13 horas y me dijo que hubo un accidente, que necesitaban una ambulancia, que mi hermana estaba mal. Mi mami sabe que mi hermana se fue”, señala Elizabeth.

Conchito de la familia

Si algo tiene claro la profesional, es que Paula siempre fue intensa. “Si se enojaba o estaba contenta, era ‘por el doble’. Es el conchito de la familia y ya estaba terminando la carrera de Psicología en la Universidad de Magallanes. De hecho hacía la práctica en la Escuela 18 de Septiembre. Le encantaba su profesión y amaba a sus dos sobrinos, los hijos de nuestra hermana mayor, Marta (34), quien es enfermera y trabaja en el Hospital Clínico. Tenía planes a futuro y me decía que algún día iba a cuidar un hijo mío también, porque ella no iba a tener”, finalizó comentando que pese a manejar desde hace varios años, la joven de 29 años no acostumbraba a realizar viajes largos.

Los restos de Paula son velados en el Templo Iglesia Evangélica Pentecostal, ubicado en calle Juan García Nº0762, población Cecil Rasmussen, lugar donde las hermanas iban desde pequeñas. 
En horas de la tarde del domingo -pasadas las 20 horas-, el templo se encontraba colmado de afectos, de parte de familiares y cercanos, entre quienes estaba el pastor presbítero de la iglesia, Héctor Díaz Márquez, quien apenas supo, viajó desde Santiago el mismo sábado, para acompañar a la familia. “Las niñas siempre estuvieron cerca de la casa de Dios, es una pena lo sucedido. Ahora nos preocupa mucho el sufrimiento de la mamá”.

Los funerales son mañana en horario a confirmar.