Necrológicas
  • Selma del Carmen Gulet Gulet
  • Arturo Arteaga Tapia
  • Arturo Arteaga Tapia
  • Marta Barría Barria

Embajadora de las Jornadas, Rose Mery Dönicke Pérez: “El Centro de Rehabilitación es la posibilidad de volver a nacer”

Por La Prensa Austral miércoles 9 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
860
Visitas

Llamamos a la comunidad a que nos coopere para que todos tengamos la posibilidad de contar con el Centro a futuro. Dios quiera que nunca lleguen a necesitarlo, pero nadie está libre de tener una enfermedad o un accidente”. Con estas palabras la embajadora de las Jornadas por la Rehabilitación 2019, Rose Mery Dönicke Pérez, de 62 años, llamó a los magallánicos a respaldar una vez más esta cruzada solidaria que en esta oportunidad busca recaudar 740 millones de pesos para mantener la operación de los centros de rehabilitación.

A días de las jornadas (19 de octubre) Rose Mery explica que la persona que conoce el Centro sabe que las platas de las Jornadas están ahí, en el equipo integral de profesionales que acoge a cada uno de los usuarios y en modernos equipos, pero sobre todo en la recuperación de las personas.

“Yo nunca pensé que me iba a enfermar, porque cuando estás sana jamás piensas en llegar al Centro de Rehabilitación. Cuando me enviaron al Centro, yo me paré en la esquina y lloraba, me preguntaba qué iba a hacer yo allí y pensaba que era para niños, pero gracias a ellos es que pude salir adelante. Para mí, el Centro de Rehabilitación es la posibilidad de volver a nacer, de tener una segunda oportunidad, me dio una mejor calidad de vida y me ha dado la oportunidad de aprender cosas que nunca imaginé”, dijo.

Hace 9 años fue diagnosticada con Parkinson. Sin embargo, otro dolor se sumaría el año 2011, cuando debió despedirse de su hija, Rose Mery, quien falleció producto de cáncer. “Fue muy triste toda la enfermedad. Yo dejé de lado mi tratamiento y no hice nada por mi salud, me dediqué a cuidar de ella. Pero, mi hija igual se fue al cielo y con la pena la enfermedad avanzó mucho, tanto que no puede ser operado ni nada”, explica Rose Mery.

El 2013 reingresó al centro para seguir con sus terapias. “Aquí, con los kinesiólogos, terapeutas y con todos los funcionarios volví a vivir. Me han enseñado a caminar de nuevo, a comer y hasta aprendí a hablar, porque tengo que hablar lento como la ‘Luli’ (modelo Nicole Moreno)”, comentó.

Así, pese a todo, Rose Mery desborda energía. Cuatro días a la semana debe ir al Centro de Rehabilitación “en micro, en colectivo, en lo que sea voy a mis terapias. Con frío, con nieve, como  sea. Yo me muevo sola, no le pido a nadie que me ande trayendo. Me gusta andar sola, independiente. Prácticamente vivo en el Centro de Rehabilitación”, dice sin ningún rastro de resignación, por el contrario, entre risas y bromas asegura que con las terapias y experiencias volvió a vivir.

Sobre el trabajo del Centro, explica que siempre los pacientes recuerdan más al kinesiólogo, pero “no es un único profesional, sino un equipo de personas que te ayudan, hay asistente social, nutricionista y hasta la gente que hace aseo, porque cuando entras al Centro de Rehabilitación y está impecable, entras a los baños y todo brilla, cómo lo hacen con tanta gente, no sé, pero ellos mantienen impecable. Así la recuperación es un esfuerzo de equipo”.

El desafío de llegar a la meta

Conciente del desafío que le realizó a María Fernanda Díaz (la otra embajadora) en el día de las Jornadas por la Rehabilitación, Rose Mary está en plena campaña para recaudar la mayor cantidad de dinero posible. Agrega que ha realizado campañas en la Zona Franca y en el mall Espacio Urbano. Los más cooperadores son los niños, aunque igual se ha encontrado con gente que no quiere aportar. “Pero sin duda que esta ha sido una experiencia  inolvidable… Ojalá que la gente coopere el día de las Jornadas porque nadie está libre de un accidente o de lo que me pasó a mí, que a los 53 años me vino este Parkinson”, comentó.