Necrológicas
Desde 2001 permaneció vigente en Avenida Colón

Emblemático pub Santino no pudo más y anoche cerró sus puertas al público

Por La Prensa Austral martes 1 de octubre del 2019

Compartir esta noticia
15.519
Visitas

“Sentimentalmente claro que da pena. Después de tantos años, muchos criamos hijos con esta fuente laboral y mantuvimos una familia”, dijo en el cierre uno de los trabajadores, Aroldo Di Paolo Muñoz.

Edmundo Rosinelli

erosinelli@laprensaaustral.cl

Fueron 18  años en que marcó la bohemia en Punta Arenas. Es difícil que algún amante a los “happy hours” no haya pasado alguna vez por los hermosos salones del pub Santino.

Temas económicos llevaron a los dueños a tomar la decisión de “bajar la cortina”. Hoy la competencia en este rubro es muy “agresiva”.

Hay muchos locales en el centro de la ciudad que ofrecen los mismos productos, tal vez no con el sello que caracterizó a la cocina del Santino, pero esa diversidad, sumada a otros factores, fueron inclinando la balanza hasta llegar a lo que pasó ayer: todo el personal finiquitado, y cuando la gente pase por Avenida Colón Nº 657 y vea las puertas cerradas del Bar Restaurant Santino, sólo podrán recordar con nostalgia el local que por casi dos décadas sirvió de punto de encuentro y de animadas tertulias.

Nostalgia

La nostalgia y tristeza rondaban ayer en el personal, sobre todo en aquellos emblemáticos, como Aroldo Di Paolo Muñoz, que trabajó 16 años; y los garzones José Oyarzo Paredes y Mauricio Contreras Troncoso.

Ayer en la tarde la apertura del local ya no fue lo mismo. Sabían que era la despedida, sin embargo se mantuvieron estoicos para atender a la clientela.

Algunos históricos, que formaron parte de la barra por muchos años y que sabían del cierre.

Consecuencia de los cambios y nuevas leyes, como laborales y la del tabaco, las cosas fueron cambiando. Así Di Paolo trató de explicar las consecuencias que llevaron a esta decisión.

A esto suma la aparición de nuevos locales, lo que en su conjunto suman una serie de factores.

“En el Santino, durante 12 ó 14 años, marcamos la pauta y todos nos copiaban. Pero las circunstancias llevaron a los jefes a cerrar. Sentimentalmente claro que da pena. Después de tantos años, muchos criamos hijos con esta fuente laboral y mantuvimos una familia”.

Durante 10 años los clientes disfrutaron del famoso Happy Hour, entre las 18 y 21 horas. El Santino fue justamente uno de los locales que se sumó tempranamente a esta modalidad, con todo a mitad de precio, en esas tres horas.

José Oyarzo Paredes, garzón de toda una vida, no pudo ocultar la nostalgia de llegar a este momento, que no lo imaginó.

“Le doy gracias a los jefes que fueron excelentes personas. Con este trabajo crié a mis dos hijas y me voy contento y agradecido, por supuesto que con pena y nostalgia”.

Sobre el trato con los clientes dijo siempre fue excelente. “El garzón tiene que lograr una empatía con el cliente y siempre le irá bien. Además que a la gente le gustaba mucho este local, uno de los emblemáticos. No hay otro que se le parezca”.

Por ahora no tiene claro lo qué hará laboralmente, salvo tomarse un descanso, hacer cosas personales, “y de ahí veremos”.