Necrológicas
  • Leopoldo "Polo" Romero González

“En tiempos de crisis sanitaria y como aviadores nuestra responsabilidad es aún mayor”

Por La Prensa Austral lunes 29 de junio del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

El sábado 27 de junio, el Grupo de Mantenimiento N°53 de la Cuarta Brigada Aérea conmemoró 43 años de vida, un nuevo aniversario que es totalmente diferente a los anteriores, debido a la crisis sanitaria que sacude al país, pero que se vive con el mismo compromiso y profesionalismo que caracteriza a este equipo de mujeres y hombres que conforman esta unidad.

Estos aviadores australes cumplen una labor silenciosa, pero que resulta de vital importancia para las operaciones aéreas y terrestres que efectúa la Cuarta Brigada Aérea, que en estos momentos dedica gran parte de su quehacer a cooperar en mitigar la propagación del virus Covid-19 en la población de Magallanes.

Su tarea es realizar el diario mantenimiento de las aeronaves y equipos asociados, manteniendo en permanente estado operacional los aviones DHC-6 Twin Otter y helicópteros Bell-412, material aéreo que ha efectuado sostenidamente vuelos a las comunas de Cabo de Hornos, Puerto Natales y Porvenir, trasladando diversa carga sanitaria, profesionales de la salud, residentes y ayuda humanitaria, en directo beneficio de los habitantes de la región.

El jefe del Grupo de Mantenimiento N°53, comandante Luis Castillo, destacó que la contingencia ha modificado la configuración del equipo, ya que parte de sus integrantes se encuentran desplegados en las patrullas que apoyan las medidas sanitarias en Punta Arenas, pero no así el espíritu y misión de la unidad, la que continúan cumpliendo con motivación y excelencia.

“En tiempos de crisis sanitaria y como aviadores nuestra responsabilidad es aún mayor, y nos demanda realizar múltiples tareas, como la sanitización de las aeronaves, cargas y tripulaciones, resguardo del orden público, controles sanitarios y apoyo a la comunidad en sus necesidades derivadas de la emergencia; además de cumplir nuestras labores propias en la Base Aérea Chabunco, manteniendo las aeronaves en vuelo, equipos terrestres en óptimas condiciones y las funciones administrativas correspondientes”, manifestó Castillo.

La polivalencia de los medios es una de las características más importantes de esta unidad, encontrando en ella una gran diversidad de capacidades y conocimientos, los cuales sinérgicamente se complementan para desarrollar un trabajo eficiente, generar oportunidades de mejora y mantener una actitud tenaz en sus labores diarias, adaptándose a los cambios y, muchas veces, desempeñándose bajo condiciones meteorológicas adversas.

El comandante en jefe de la IVa Brigada Aérea, general Eduardo Mosqueira Cruz, expresó un público reconocimiento a la incansable labor que realiza todo el equipo del Grupo de Mantenimiento N°53, siendo una pieza clave para materializar las operaciones aéreas ante la emergencia y resguardar la seguridad sanitaria, mediante estrictos protocolos de sanitización, para cumplir con excelencia, profesionalismo y vocación su misión las 24 horas del día y los siete días de la semana.

43 años de historia

Esta unidad especializada tiene su génesis el 27 de junio de 1977, con la creación del Grupo de Abastecimiento y Mantenimiento (Gam). Desde sus inicios, ha tenido que cumplir con grandes desafíos, adaptándose a las diferentes aeronaves designadas a la IVa Brigada Aérea.

Con la   llegada del Grupo de Aviación Nº4 a esta zona austral y su material de vuelo Mirage M-50 Pantera, en el año 1986, comienza la modificación de la infraestructura de la unidad y empiezan a llegar más especialistas, aumentando su dotación y conformando un equipo altamente capacitado.

El 5 de enero de 2005, con la desactivación del Ala Base N°3, se realiza la separación del Grupo en dos unidades independientes entre sí: abastecimiento y mantenimiento, formando el Grupo de Mantenimiento, que a partir de 2018 pasó a incorporar el N°53, como es llamado en la actualidad.