Necrológicas
  • Vania Vodanovic Pistelli
  • María Teresa Cheuquepil Millaquén
  • María Patricia Vargas Fuentes
  • Rudecindo Segundo Alvarado Mansilla
  • Edith Cari Andrade
  • María Almonacid Miranda

Encarcelan a colombiano que pretendía ingresar a la región más de un kilo de cocaína oculto en artefactos electrónicos

Por R Martinez martes 28 de agosto del 2018
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
146
Visitas

Un kilo 208 gramos de clorhidrato de cocaína pretendía ingresar a Magallanes la tarde del domingo un ciudadano colombiano que fue fiscalizado en el paso fronterizo Integración Austral, en la localidad de Monte Aymond, droga que permanecía oculta en la pantalla y en el disco duro de un notebook, al interior de tres transformadores y un decodificador que carecían de sus mecanismos internos. No obstante aquello, estas especies estaban recubiertas con ají con el propósito de eludir los controles de canes antinarcóticos.

Fue el nerviosismo, además de manifestar incoherencias al ser consultado por el motivo de su viaje a la región los factores que lo delataron, siendo fiscalizado por personal del Departamento de Extranjería de la Policía de Investigaciones (PDI) y de la Policía Internacional de Punta Arenas, encontrando además en su equipaje 80 bolsas plásticas, una balanza digital y un juego de destornilladores, elementos propios para la comercialización de las sustancias ilícitas.

Ante aquello, fue detenido y puesto a disposición de la justicia, debiendo enfrentar en la tarde de ayer en el Juzgado de Garantía de la ciudad el control de detención respectivo, en el cual el Ministerio Público decidió formalizar a Humberto Orjuela, de 54 años, quien aseguró residir en la ciudad de Illapel, y que era la primera vez que viajaba a la zona austral de Chile.

El fiscal Manuel Soto detalló los antecedentes que se enmarcan en un control migratorio a los pasajeros de un bus que provenía desde la ciudad de Puerto Montt, momento en que el imputado que venía supuestamente en calidad de turista, fue sometido a una inspección secundaria, procediendo a revisar sus maletas en coordinación con personal del Servicio Agrícola y Ganadero, quienes colaboraron a través del uso de un escáner de rayos X, logrando observar que los múltiples aparatos electrónicos que portaba el imputado presentaban modificaciones en su estructura interna.

A raíz de aquello, se procedió a la apertura de los equipos, encontrando la sustancia ilícita repartida en los mismos, la cual fue avaluada por efectivos de la Brigada Antinarcóticos y contra el Crimen Organizado (Brianco) de la PDI en aproximadamente 70 millones de pesos y estimando que la cantidad totalizaría cerca de 3.500 dosis.

El fiscal solicitó al juez Juan Villa imponerle la medida de prisión por su autoría en el delito de tráfico de drogas, basándose en la alta pena que tiene este delito, como asimismo que el acusado no registra domicilio en Punta Arenas, por lo que el peligro de fuga era evidente.

A la vez, el fiscal dio a conocer el relato que proporcionó Orjuela voluntariamente, quien indicó que el 18 de agosto ingresó a Chile por el paso fronterizo Chacalluta, con la finalidad de dirigirse a la ciudad de Illapel para ver a un médico debido a que supuestamente sufre de parkinson y pretendía buscar trabajo. Al día siguiente lo contactó un amigo colombiano que le dijo que lo podía ayudar con dinero para su tratamiento, debiendo trasladar “unas cosas” desde Santiago a Punta Arenas. El imputado llegó a la capital el lunes 20, juntándose en el terminal con los presuntos “proveedores” los que le pagarían un millón de pesos por transportar la cocaína en un céntrico hotel de Punta Arenas.

Con estos antecedentes, el juez de garantía accedió a la petición del Ministerio Público, enviando a la cárcel al acusado, fijando un plazo de 70 días para que se sustente la investigación.