Necrológicas
  • Julio Rivera Arenas
  • Ruth Rojas Olivera
  • Lidia Dey San Martín
  • María Raquel Salgado Cancino
  • Roberto Contreras Gatica
  • Elba Poblete Pérez
  • Flor Elisa Huinchor Llano
Coronavirus

Equidad laboral y violencia intrafamiliar, los desafíos pendientes en el camino hacia la igualdad de género

Por La Prensa Austral martes 8 de marzo del 2016

Compartir esta noticia
Visitas

Mucho se ha avanzado desde que en 1957 la Organización de las Naciones Unidas declaró oficialmente el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, jornada reivindicativa en la que se rememora la lucha permanente del género femenino por su inclusión en todos los aspectos de la sociedad y su consigna para que haya un reconocimiento igualitario que derribe la estructura patriarcal imperante que ha existido históricamente.

Es así como los aspectos que actualmente tienen una mayor demanda en las mujeres son los relacionados tanto con las situaciones de inequidades en el ámbito laboral, como también en generar una mayor representatividad en los cargos públicos y privados. No menor son los altos índices de maltrato y violencia intrafamiliar, que muchas veces concluyen en graves casos de agresiones e incluso femicidios.

Al 2016 existen opiniones cruzadas en el mundo femenino en lo que concierne al avance y a la toma de decisiones y de medidas concretas que apunten a dar soluciones a las dificultades que impiden que exista una equidad visible e inquebrantable entre ambos géneros. Por un lado, algunas creen que las autoridades no han legislado como corresponde y que no se ha educado culturalmente a la sociedad, ejercicio que -según ellas- consideran fundamental para poder acortar las brechas de desigualdad. Por otro lado, algunas creen que hay una cierta esperanza en el futuro ya que ven que se han dado pasos certeros en la inserción de la mujer en varias funciones que anteriormente eran desarrolladas solamente por varones.

Senadora Carolina Goic:

“Es bien destacable lo que hemos hecho en equiparar participación política de las mujeres. Hemos avanzado de forma importante en garantizar espacios para las mujeres, como en la Ley de Cuotas, para que hayamos más mujeres en el Parlamento, en los partidos políticos, en la reforma laboral, lo cual ha sido bien importante para que nuestra mirada esté incorporada en los espacios en donde se estén tomando las decisiones. Creo que igual nos falta harto por avanzar. En la región aún hay temas pendientes, como la situación de violencia intrafamiliar y las agresiones contra las mujeres”.

Consejera regional Antonieta Oyarzo:

“No son sólo los cambios estructurales, sino los cambios culturales los que tienen que ver en cómo las mujeres pensamos, nuestra forma de ser en la sociedad y cómo ir evolucionando, y eso se construye con un modelo ideológico que implementa políticas sociales y públicas. La violencia en contra de la mujer es un tema que tiene que tener una modificación en la legislación, porque si bien hay una ley, esta no logra abarcar y poder sancionar todos los hechos de femicidio que han habido en Chile. Además en términos de oportunidades laborales todavía hay una predilección por los hombres”.

Patricia Ojeda, activista de agrupación “Más libres, más seguras”

“Fundamentalmente cuando hablamos de igualdad en el tema de género ha sido una lucha larga e histórica que se ha llevado desde las mujeres. Si bien en Chile se ha ido mejorando, todavía las brechas son largas y siempre va a existir una diferencia salarial, los derechos que tenga la mujer en torno a una vida tranquila, el tema de la decisión del cuerpo de las mujeres, etcétera. Hemos avanzado con la ley de despenalización del aborto en tres causales, pero todavía nos falta planear una discusión mayor para ver cual va a ser el Chile que queremos. Lo que sigue ahora es trabajar el tema de la seguridad de las mujeres en pos de dar vuelta la estructura patriarcal y machista que nos lleva a que cada años tengamos decenas de femicidios en nuestro país”.

Belén Torres, estudiante de segundo medio del Colegio Punta Arenas

“Estamos en una sociedad muy machista y deberían darle más oportunidades a las mujeres como por ejemplo en los sueldos, ya que los hombres les pagan más por la misma labor que hacemos nosotras. Además, creo, que las leyes deberían penar con más años de cárcel a los hombres que maltratan a las mujeres y las asesinan”.

Priscila Miranda, operadora de cobro de estacionamientos

“Hay harto déficit en el tema de los sueldos, pero en general se ha avanzado bastante. Hay muchas mujeres ocupando puestos que antes eran exclusivamente de varones, hay muchas que están igual o mejor capacitadas para ejercer las mismas labores. Lo que queda pendiente aún es que haya un poco más de protección hacia la mujer por el maltrato y las agresiones intrafamiliares. Creo que no están lo suficientemente protegidas”.

Teresa Elizondo, directora regional del Sernam

“Los desafíos son permanentes. La violencia contra la mujer es una situación cultural que tal como se ha aprendido también se puede desaprender, y con los distintos programas que tenemos sobre liderazgo y los conversatorios, lograr formar a las mujeres para poder eliminar esta brecha y esta violencia de género. Podemos ver de que ya estamos incluyéndonos dentro de lo que significa el desarrollo de la sociedad. Ya tenemos mujeres en la Cámara de Diputados, en el Senado, en los Consejos Regionales, en las alcaldías, y creemos que estamos con gran constancia adquiriendo nuevas competencias para poder realmente incorporarnos a la vida laboral, económica, social, cultural y política”.

Margarita Makuc, seremi de Educación

“Existen una serie de desventajas para la mujer trabajadora que la perjudican, como aquellas que están en edad reproductiva tienen dificultades para encontrar trabajo, tienen más complicaciones con la salud, existen una serie de situaciones que no les permiten acceder de manera igualitaria a los trabajos porque son muchas veces discriminadas por el hecho, por ejemplo, de la maternidad. Las mujeres en Chile reciben menos sueldos por labores idénticas, y en ese sentido no se está debidamente resguardado el derecho de recibir los mismos ingresos que los varones. Uno de los desafíos importantes es reconocer que la mujer debe tener mayores oportunidades para acceder al trabajo y al mundo público”.