Necrológicas
  • Héctor Segundo Silva Cárcamo
  • Eduardo Castro Mascareño
  • Sergia María Muñoz Pizarro
  • José Alberto Gallardo Ulloa

Ernesto Hein Aguila, alas en el corazón

Por La Prensa Austral sábado 11 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
355
Visitas

El reciente deceso de este verdadero icono de la aviación Austral es una lamentable pérdida. El contribuyó a fuertemente a la conexión y desarrollo de apartadas zonas de Aysén, Chiloé Continental y Palena

Por Arnaldo Alarcón Fabres

Ha muerto un hombre que entregó su vida a la Patagonia, en la forma que aprendió a hacerlo, con el corazón dispuesto a que sus latidos estuvieran acordes a las necesidades de quienes le pedían su apoyo profesional para equipar su avión, dar arranque y despegar en busca de un enfermo o un campesino perdido en la inmensidad de los bosques-ríos y ventisqueros de la Patagonia aisenina.

Hoy su tierra llora su partida, en el último de sus vuelos, pero ha dejado a su descendencia empapada en el gran espíritu que supo repartir en todos quienes le conocieron.

En un tiempo tuve la oportunidad de viajar varias veces a Coyhaique y al tomar contacto con “Neto” Hein me encontré con ese personaje que de inmediato te dice quién es, sin casi abrir la boca, activo -alegre- atento y en el primer vuelo que hicimos juntos pude apreciar el domino absoluto de los corredores aéreos, de las bondades de esa tierra hermosa y principalmente de su profesionalismo.

Un día cualquiera nos encontramos en Cochrane y me invito – junto al oficial de Carabineros, jefe de la unidad- a que lo acompañáramos en un vuelo destinado a encontrar -río Baker abajo- una pequeña pista, para acortar en tiempo considerable la llegada al punto desde donde había que armar arreos y salir con los animales hacia otros destinos.

Se trataba de ubicar desde el aire el lugar apropiado para aterrizar y marcarlo (de alguna forma) para dejarlo visible a las futuras necesidades.

El avión voló un buen rato sobre y al costado del hermoso río Baker, con cerros y ventisqueros nítidamente visibles desde nuestra altura, hasta que, de repente, Neto dice: ven esta laguna seca…al costado hay una pequeña planicie que puede ser una pista. Estábamos a la altura del río Ñadis. Vamos a dar una vuelta…bajar un poco…para observar mejor el terreno.

Ernesto Hein Aguila realizó innumerables traslados aeromédicos, en precarias condiciones materiales y de infraestructura desde la década de 1950, contribuyendo a salvar muchas vidas de los esforzados pobladores del Chile Austral.

Se cumple con la observación y Neto dice: “En esta vuelta aterrizaremos”. Las sonrisas con cara de susto se apropiaron de nuestras mentes, pero los dados estaban tirados… Estábamos en buenas manos…. Vamos. Aterrizamos perfectamente y empezamos a remover algunas ramas para mejorar el desplazamiento del avión. Llegaron 4 ó 5 campesinos del sector, con sus caballos a todo galope, porque pensaron en una emergencia, ya que antes nunca habían visto un avión a esa altura.

Este recuerdo para describir una aventura enorme para mí, la que para el piloto era sólo una ocasión más en que podía demostrar sus dotes de eximio operador de los comandos que ordenan el correcto desplazamiento de un avión, es sólo para destacar la capacidad profesional de Ernesto, capacidad que le daba la fuerza para ponerla a disposición de enfermos que evacuaba desde lugares tremendamente lejanos y dejarlos con su avión, en la puerta del hospital, como lo hizo previa iluminación de la pista, con los autos de los coyhaiquinos que acudían al llamado de la radio para apoyar la emergencia.

La historia de su vida está llena de actos de gran valentía y apoyo en el traslado de personas y carga, en una región de por si altamente difícil de operar, por eso Ernesto fue siempre el “respetado Neto Hein”, llegando su nombre a todos los ámbitos del quehacer aisenino, así fue como los senadores Horvath y Walker pidieron al Senado la denominación del Aeródromo de Cochrane como “Ernesto Hein Aguila”, lo que se aprobó prontamente.

La Fuerza Aérea de Chile en 2003 le había homenajeado con la “Cruz al mérito aeronáutico” en el grado de “Servicios Destacados”, lo que Neto recibió con humildad pero con el corazón lleno de felicidad porque su tarea era altamente reconocida.

Desde Punta Arenas el recuerdo y respeto a Ernesto Hein Aguila por su enorme entrega y apoyo a la vida solidaria.