Necrológicas
  • María Mónica Mena Arenas
  • Margarita Alvarez Mascareño
  • Marcos Santiago Nikovic Jaksic
  • Teresa Segovia Oyarzún
  • Jorge Díaz Cárdenas
  • María Dorila Díaz Barría

“Es una necesidad imperiosa que la región disponga de otra casa de acogida para niños de sobre 6 años”

Por R Martinez martes 29 de enero del 2019

Compartir esta noticia
91
Visitas

La representante de la residencia para menores vulnerados en Punta Arenas aseveró que la región requiere de un lugar definitivo para albergar a esos pequeños, indicando que en varias ocasiones han debido acoger en sus dependencias a aquellos usuarios.

“Es un gran anhelo que teníamos y ahora se va a concretar”. Con aquellas palabras Mireya Lambert, quien pertenece al directorio del hogar Ignazio Sibillo, describió la promulgación de la ley que incrementa las subvenciones para residencias colaboradoras del Servicio Nacional de Menores (Sename), la cual pretende mejorar los estándares de calidad en la atención de los quince niños y niñas vulnerados que forman parte de la mencionada casa de acogida, junto a otros 25 que integran la residencia Madre Teresa de Calcuta, en Puerto Natales.

Cabe señalar que en la actualidad, por el factor de esta zona austral, cada hogar recibe en promedio una subvención de 700 mil pesos, pero con este nuevo impulso el monto se elevará a aproximadamente un millón de pesos por cada niño que reciba asistencia de estas entidades.

Según explicó Lambert, en este caso los fondos se invertirán en las principales necesidades consideradas como “más importantes”, tales como la capacitación de los profesionales que trabajen con cada menor y a la vez mejorar sustancialmente las condiciones de los usuarios.

“Para nosotros es que es un buen aporte, a lo mejor no es lo suficiente, pero sí estamos muy contentos porque siempre hemos solicitado a la comunidad y al empresariado regional que nos apoye para solventar la deficiencia de ingresos para el hogar. Esto es una casa y las necesidades son las mismas que cuando uno tiene hijos. Como hogar lo que queremos es darle lo mejor que podamos a estos niños vulnerados de nuestra región, para que ellos se estabilicen emocionalmente, y también darle una buena educación y alimentación, preocuparnos de su salud, porque hay muchos que vienen bastante desmejorados en esa parte”, sostuvo

Es imperante contar con otra residencia

Cabe señalar que dicha casa de acogida está destinada a albergar a quince menores vulnerados de entre 0 a 6 años que lo requieran, habiendo en la actualidad catorce y teniendo en varias ocasiones que amparar a niños que superan el rango etario establecido, lo cual les ha causado múltiples inconvenientes.

“Nosotros hemos albergado a más de los quince que contempla el proyecto porque la necesidad de la región existe, está, lamentablemente pero esa es la realidad. Hasta el momento hemos tenido que también recibir a niños mayores de seis años debido a que no existe en Magallanes otra institución como nosotros para el siguiente rango etario, pero siempre con los brazos abiertos los recibimos y tratamos de solucionar el tema”, acotó.

Teniendo en cuenta que el Hogar Miraflores dejó a fines de 2016 la labor residencial de acogida para los niños que tenían sobre 6 años, y que en la actualidad no existe en Punta Arenas ninguna residencia que esté encargada de cumplir con dicha labor, Lambert enfatizó que “es una necesidad imperiosa que la región disponga de otra casa de acogida para el siguiente rango etario. Tengo entendido que el gobierno regional lo ha gestionado y lo ha aprobado. Siendo bien sincera, la verdad es que ha sido duro. Lo hemos pasado mal como Hogar Ignazio Sibillo porque nuestros profesionales están preparados para atender niños hasta seis años. El niño mayor tiene otras necesidades de lugar físico que nosotros no podemos brindarle y eso a su vez nos ha provocado bastante desajustes que hemos logrado salir adelante, pero nos ha costado”.

Cabe recordar finalmente que el Consejo Regional aprobó a inicios de este mes el proyecto denominado “Habilitación residencial para jóvenes con énfasis en Salud Mental”, que consiste en la habilitación de un inmueble de 351 metros cuadrados para 20 niños, niñas y jóvenes de entre 12 a 18 años que estará emplazado en calle Las Heras Nº825.