Necrológicas

Escuela Playtime: nunca fue tan divertido aprender inglés

Por La Prensa Austral sábado 2 de julio del 2016

Compartir esta noticia
Visitas

 

 

 

Desde niños, las clases de inglés han asustado tanto como las de matemática. Pero mientras más temprano se empiece con el aprendizaje de la lengua de Shakespeare, mucho mejor. Y más aún si es jugando.

Prácticamente no se dan ni cuenta cuando de repente, al ver una manzana en el supermercado, les dicen a sus papás “apple”, o “fish”, si ven un pescado. Esa es la enseñanza que va dejando la escuela Playtime, ubicada en Angamos Nº415, una iniciativa de un grupo de profesionales, que desde el año pasado desarrollan esta idea.

Mariela Delgado, Harold Sanhueza, Joycelinne Ursic (profesores de inglés) y María José Mansilla (educadora de párvulos) son quienes están a cargo de esta escuela, cuyo lema es “Never was so fun” (Nunca fue tan divertido). Y así es, porque los niños juegan y se divierten, recreando situaciones cotidianas para aprender palabras y frases en inglés, tanto así que apenas la comunicación es en español.

El año pasado partieron con un grupo pequeño, pero el interés fue creciendo tan rápido que ya cuentan con 11 clases, divididas por edades. Los lunes a las 16,45 horas llegan los niños de 2 y 3 años, mientras que de 18 a 19,30 horas, están los grupos de3 y 4, y de 5 y 6 años, lo mismo que el miércoles. El martes, en tanto, la primera clase es para los alumnos de 6 a 9 años y en otra sala están los de 9 a 12 años, lo que se repite el jueves. “Yo no la llamaría tanto como una escuela, sino más bien son clases particulares de inglés, pero con un método distinto”, diferenció Mariela Delgado.

Un método poco ortodoxo

La idea es que haya un máximo de 8 niños por grupo, aunque hay cupos disponibles, especialmente para los mayores. En el caso de los más pequeñitos, hay hasta lista de espera. En la página www.aprendepa.cl se explica que estas clases están basadas en el “Método de la madre”, con juegos, canciones, lectura de cuentos; nada de guías, tareas, cuadernos y pruebas que tanto asustan a los niños.

“Partimos con unos quince niños y terminamos el año con unos veinte y ahora ya vamos como en 80 niños. La idea es que aprendan jugando, por ejemplo, ahora vamos a cocinar. Queremos que ellos no aprendan solamente con guías y libros, que igual es un método válido, pero estoy convencida que la mejor forma es que ellos se diviertan, porque así crean experiencia de aprendizaje, se acuerdan y aprenden de una forma más natural. Es distinto a lo que se hace normalmente en los colegios, pero está comprobado, que así se aprende una segunda lengua”, explicó Mariela Delgado, magister en Enseñanza del Inglés como Lengua Extranjera.

Por eso, las salas cuentan con títeres, pizarras donde puedan dibujar, lápices, témperas; una enorme gama de diversión para los pequeños. Y estas últimas clases, “estamos viendo la unidad de los alimentos, y aplicamos lo que se llama ‘Pretending play’, hicimos un restaurante, o una tienda de frutas y verduras. Ahora, como actividad de consolidación, estamos recreando un programa de televisión de comida”, puntualizó Delgado, mientras sus niños se colocaban unos gorros de cartón, simulando ser unos MasterChef. En la clase de ayer, los maestros de cocina fueron Josefina Swed, Ignacio Venegas, Alonso Riquelme, Josefa Cid, Diego Gómez y Rodrigo Fernández; grupo de 5 y 6 años, que no tuvieron problemas en reconocer cheesse, tomatoes o chicken, para preparar una suculenta pizza.

Muestra en el Rotary

Todo lo aprendido se podrá ver en una muestra que se está preparando para hoy, en la sede del Rotary Club, a la que están invitados los papás. “Presentaremos canciones, juegos, adaptaciones”

Eso sí, el método “depende de la motivación de los niños y cuánto tienen desarrollado el área del lenguaje. Lo mismo que cuando aprendemos una primera lengua, pero de todas formas se aprende rápido. Mientras más chicos, mejor, mientras están aprendiendo su lengua materna, inmediatamente se inserta el inglés. Eso es lo ideal”, finalizó la docente.

Lo que comenzó como un complemento para hijos de amigos, ahora ya es prácticamente una escuela. Por eso, en Playtime ya están planificando una ampliación para el próximo año, tanto de espacio como de horarios, debido al interés que han mostrado los papás para que sus niños aprendan inglés.