Necrológicas
  • Oscar Ernesto Mancilla Urrea
  • Luisa del Carmen Roldán Ibáñez
  • Humberto Peñafiel Munizaga
  • Inés Mancilla Ruiz
  • Luisa Mercedes Cárdenas Cárdenas
  • Prudencia Gallegos Rubio

Esposa de jefe regional (s) de Gendarmería se querellará en contra de presidenta nacional de funcionarios

Por R Martinez jueves 10 de agosto del 2017

Compartir esta noticia
4.503
Visitas

Luego de que la dirigenta Viviana Camilo cuestionara por faltas a la probidad administrativa
al comandante Dan Toro, por interceder para que le subieran el grado a Tania Reyes, su mujer,
esta misma aseguró que se querellará por injurias y calumnias.

Calificando como irresponsables y mal intencionadas las declaraciones emitidas por Viviana Camilo, presidenta nacional de la Asociación de Directivos, Profesionales, Técnicos, Administrativos y Auxiliares de Gendarmería (Adiptgen), otro de los gremios que congrega a una parte de los trabajadores de dicha institución se pronunció públicamente en contra de las denuncias de irregularidades, maltrato y amedrentamiento que fueron dadas a conocer durante la jornada de ayer.

A través de un punto de prensa, la Asociación de Funcionarios Civiles de Gendarmería de Chile (Afucig) respaldó férrea y unánimemente a Tania Reyes, la esposa del comandante Dan Toro Arévalo, director regional subrogante del servicio dependiente del Ministerio de Justicia, quien fue sindicada como favorecida por su cónyuge, tras presuntamente haber intercedido para que le subieran un grado en la Escala Unica de Sueldo (Eus), luego de que la dirección nacional de la institución se lo haya reducido de grado 10 a 11.

En este sentido, Rolando Salas, tesorero de Afucig, explicó que la mujer acusada, que se desempeña actualmente como asistente social de la entidad, habría sido víctima de una agresión sexual en septiembre de 2013, hecho que ocurrió en el recinto penitenciario Colina II, de Santiago. A raíz de esto, y en su calidad de civil, la mujer fue beneficiada -sin solicitarlo- con el aumento del grado a 10, lo cual habría sido gestionado -según dicen- por el presidente nacional de Adiptgen y concedido por la dirección nacional de Gendarmería.

“Este hecho es una corrección de una baja de grado arbitrario realizada el año anterior. Por cuanto la superioridad institucional decidió rebajar el grado sin entregar mayores explicaciones, siendo que a la profesional se le asigna ese grado desde el año 2015”, se extrae de un comunicado redactado por el gremio.

Asimismo, en relación con las acusaciones de falta a la probidad administrativa en contra del comandante Toro, respecto a que su mujer tramitó el conducto regular con él para poder pedir una audiencia con el director nacional y así apelar para que le subieran el grado, Salas enfatizó que “quien tiene la facultad de otorgar, asignar, disminuir o aumentar grados es el director nacional, por lo tanto la situación hoy en la región es de contingencia. El comandante Toro no es el director regional titular, él es la tercera antigüedad, porque la primera la tiene un coronel que está con licencia, mientras que la segunda la tiene un comandante que está suspendido de sus funciones, por lo tanto es una situación totalmente accidental”.

Al mismo tiempo, prosiguió diciendo que “la baja de grado de 10 a 11 se produjo en octubre de 2016, y esto se tramitó con otro director regional, con el coronel Fuentes que es el anterior, y la resolución final de este proceso fue accidentalmente con su marido cumpliendo funciones. Esto viene de arrastre y recién se resuelve ahora (…). Atribuirle la responsabilidad al director regional de una facultad que no tiene, como asignar o quitar un grado, me parece que es irresponsable”.

Maltratos y amedrentamientos

La directiva de Afucig también criticó los juicios pronunciados respecto a las situaciones de maltrato, abuso y amedrentamiento que presuntamente se viven al interior de Gendarmería, argumentando que son otros los organismos los que determinan y se encargan de ver estos casos particulares, calificando como irresponsables las declaraciones de la presidenta nacional de Adiptgen, y llamando a la prudencia para que los procesos de sumarios e investigación internos concluyan antes de dar por ciertos los mencionados episodios.

“Uno no puede levantarse y acusar a una persona porque respira, porque va a trabajar o hace su labor, hay que tener fundamentos y están los canales institucionales para hacerlo (…) Todos los sumarios que en este momento se encuentran pendientes y justamente generan una serie de quiebres institucionales y que produce un daño social. Nosotros trabajamos con la reinserción social y cuando nos falta un colega porque están sometidos a una acusación se producen quiebres de equipo, es un trabajo que no se está realizando y eso también es afectar el tema de la seguridad pública”, consignó Enrich Vargas Miranda, secretario nacional de Afucig.

Acciones legales

Este último adelantó que se han puesto en contacto con algunos abogados para presentar acciones judiciales en contra de las acusaciones “que faltan a la verdad y que tratan de enlodar la imagen pública de nuestra institución” -según deslindaron- emitidas por Viviana Camilo. Del mismo modo, la esposa del director regional (s) ratificó que interpondrá una querella por injurias y calumnias, a raíz de este episodio.

“Para ser responsables nosotros no vamos a hacer cosas a la ligera. Vamos a solicitar todos los antecedentes y sobre eso vamos a configurar la acción legal que amerite esto. Vamos a pedir la revisión de los antecedentes de la contratación de la presidenta de Adiptgen a la Contraloría, porque tenemos ciertas sospechas de cómo fue ella incorporada al servicio en el año 2007. Además se está evaluando la situación de equidad de género por el maltrato sobre Tania, que está siendo nuevamente victimizada de un hecho que vivió en 2013, es una herida que se vuelve a abrir provocando un impacto en ella y en su familia”, sentenció.