Necrológicas
  • Francisco Cárdenas Martínez
  • Antonio Brzovic Garay
  • Ernesto Leonilo Aranguiz Gutiérrez
  • Armando Aguilar Ojeda
  • Oscar Cárdenas Soto

Estación científica de Brasil retomará estudios en la Antártica a ocho años de incendio

Por La Prensa Austral martes 14 de enero del 2020

Compartir esta noticia
Visitas

Hoy, en la Antártica, tendrá lugar la reinauguración de la Estación Comandante Ferraz, base brasilera emplazada en la isla Rey Jorge -sector Bahía del Almirantazgo- que resultó completamente destruida en un incendio registrado en 2012. 

La nueva estación Antártica cuenta con 17 laboratorios -catorce internos y tres externos- y un área de alojamiento con capacidad para 64 personas, ocupando de este modo 4.500 metros cuadrados, casi el doble de la antigua base.

Para tal efecto arribó a la zona el vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourao, junto a altas autoridades, quienes fueron recibidos este lunes por el comandante en jefe de la IV Brigada Aérea, general Eduardo Mosqueira Cruz, en la losa civil del Aeropuerto Carlos Ibáñez del Campo, en Punta Arenas.

La comitiva retomará el rumbo a destino esta mañana, arribando al aeródromo Teniente Marsh, para luego embarcarse vía marítima desde Bahía Fildes hacia la Estación Ferraz, donde encabezarán la ceremonia.   

En particular, el edificio está organizado en dos bloques de poca altura, sujetos a través de pilares capaces de soportar los efectos del deshielo que sufre la Antártica, donde se llegan a registrar las temperaturas más bajas del planeta y vientos de hasta trescientos kilómetros por hora.

Así, las nuevas dependencias posibilitarán mejorar los trabajos investigativos por parte de la dotación brasilera, especialmente en lo que dice relación con los entrenamientos logísticos de la marina y los estudios referidos al efecto de las corrientes marinas antárticas sobre el clima en ese país, así como en el cambio climático y particularmente la biodiversidad en la Antártica.

Los cimientos del complejo fueron montados primero en Shanghai y, a partir de 2017, fueron transportados hasta la isla Rey Jorge, lo que explica que la mitad del costo total financiero de la nueva base -cuya energía es en un 30% renovable- estimado en unos US$100 millones, fuera destinado al transporte y a la logística de la misma.

En el incendio de 2012 perdieron la vida dos militares que se encontraban en la Estación construida en 1984 y de la cual sólo quedó un 30 por ciento en pie.

Cabe consignar que el sábado arribó a la base antártica el barco Almirante Maximiano, de la marina de Brasil, con 109 personas y equipamientos para los trabajos científicos.