Necrológicas
  • María "Mila" Muñoz Gómez
  • Herminda del Carmen Contreras García
  • Belarmino Segundo Burgos Vásquez

“Estamos dando pasos enormes hacia lograr igualdad y apertura de oportunidades con sello inclusivo”

Por La Prensa Austral domingo 19 de agosto del 2018

Compartir esta noticia
105
Visitas

En medio de las tentativas del gobierno de potenciar instancias para la generación de empleo y garantizar -según sostienen- los derechos laborales para personas jóvenes, adultas y de la tercera edad, tres son las iniciativas de ley que este mes han tomado protagonismo en el Ministerio del Trabajo: La referida a sala cuna universal; teletrabajo y el estatuto laboral para jóvenes.

Corresponsabilidad parental

La primera de ellas, firmada por el Ejecutivo a inicios de agosto para su envío al Congreso, apunta a favorecer a madres y padres, no siendo determinante en ello la modalidad contractual ni la cantidad de mujeres que trabajen en una empresa.

En conversación con El Magallanes, el subsecretario del Trabajo, abogado, Fernando Arab Verdugo, recalcó que con estos proyectos “estamos dando pasos enormes hacia lograr igualdad y apertura de oportunidades con sello inclusivo”.

Con la primera de las propuestas –sala cuna universal-, precisó que se espera avanzar en terminar con una discriminación arbitraria e injusta hacia el género femenino. “Hasta ahora, sólo tienen derecho aquellas que pertenezcan a empresas en que existan 20 ó más mujeres, lo que es complejo en regiones como Magallanes, donde hay un gran número de Pymes, que hace en definitiva que muchas quedan sin ese derecho”.

En cuanto a las críticas que han formulado empresarios a nivel nacional, de que a partir de la medida se encarecerá la contratación de personal, especialmente en las pequeñas empresas, el subsecretario descartó que deba haber preocupación en la materia. “Acá se trata de impulsar la corresponsabilidad parental y con eso estamos diciendo que el empleador va a tener que pagar una cotización módica del 0,1% respecto de cada trabajador que tenga la empresa, sea hombre o mujer. Por lo tanto, críticas de ese tipo son injustas y poco solidarias, porque en ningún caso esto se trata de un impuesto al trabajo”. Y agregó: ”Esperamos que el proyecto sea aprobado este año y que rija a partir de 2019, beneficiando también a las trabajadoras de casa particular que hoy no tienen derecho a Sala Cuna, así como a trabajadoras independientes”.

Trabajo a distancia

Otro de los proyectos de ley que lleva adelante el gobierno central con miras a su aprobación este año es el de teletrabajo, que propende a regular el trabajo a distancia y donde uno de los ejes clave tiene que ver con que los empleados puedan desarrollar labores de manera no presencial algunos días a la semana. “Es una iniciativa que va en la línea con los tiempos actuales. Aquí la idea es que el empleador y el trabajador pacten que cierta parte o la totalidad de su jornada, pueda ser de manera remota distinto a la empresa, es decir, desde casa u otro lugar, pero previendo que existan las mismas garantías que cualquier otro trabajador en materia de accidentes o enfermedad profesional. Están los medios informáticos como para hacerlo desde un café, la universidad. Ahora bien, si una de las partes se da cuenta de que el sistema no está funcionando, puede volver a trabajar en la empresa o ésta, si ve que su trabajador no está siendo productivo, puede revertir la medida”, dijo.

Estatuto joven

El tercero de los proyectos que asoma con fuerza en agosto, aprobado por la Cámara de Diputados, dice relación con el ‘Estatuto laboral para jóvenes’ de entre los 18 y 24 años que cursen estudios de educación superior y que entre sus características señala que el sueldo percibido no sea considerado como ingreso, de manera que no quede privado de recibir beneficios de financiamiento estudiantil y no deje ser carga familiar en el sistema de salud.

Pese a tales factores, diversos grupos se han manifestado contrarios a la propuesta, señalando que existiría tras ella, precarización laboral, mirada que refutó el subsecretario. “Los detractores señalan que el contrato de trabajo no da derecho a sindicalización, que no hay derecho a vacaciones ni a horas extraordinarias y que el empleador podrá hacer trabajar al empleado los días que quiera y cuando quiera. Pero hay mucho de mentira en esto. Lo que sí es absolutamente precario es que hoy el 40% de los jóvenes que trabajan en Chile lo hace de manera informal, sin contrato, sin cotizaciones. Es muy fácil armar consignas en base a frases vacías que faltan a la verdad, pero he de ser firme en decir que el proyecto que estamos patrocinando no quita ningún derecho a los trabajadores jóvenes”, sostuvo indicando que se vislumbra la aprobación del proyecto durante 2018.