Necrológicas
  • Filomena Mayorga

Arquitecto y ex preso político Miguel Lawner: «Estamos orgullosos de nuestra propuesta, que es nada más lejana a un mall de los Derechos Humanos”

Por La Prensa Austral lunes 14 de diciembre del 2015
Noticias relacionadas

Compartir esta noticia
462
Visitas

fines de agosto pasado visitó la región el destacado arquitecto y ex preso político Miguel Lawner Steinman para presentar su exposición “La vida a pesar de todo”, compuesta por 38 dibujos confeccionados por el autor durante su detención en isla Dawson.

Lawner se adjudicó el proceso de licitación del diseño de lo que será el futuro Museo de la Memoria que se habilitará en la Casa de los Derechos Humanos de Avenida Colón.

La etapa de adjudicación de esta etapa del proyecto fue cuestionada por algunas organizaciones de Derechos Humanos (DD.HH.), que acusaron al municipio de no respetar las bases de la licitación. Se trata de representantes del Programa Prais, Hijos y Nietos por la Memoria, y Mujeres ex Presas Políticas de Magallanes.

Según Lawner, se trata de una afirmación que los alude directamente, ya que se intenta declarar viciado el proceso de selección de la oficina que se adjudicó el proyecto.

Las agrupaciones de DD.HH. sostienen que “la selección no se ajustó a las bases, debido a que éstas señalaban que se realizaría un   proceso de participación en las que estarían incluidas instituciones como la Universidad de Magallanes y, además, consideraría a las personas que fueron torturadas”.

De acuerdo a lo señalado por el arquitecto a La Prensa Austral, las bases técnicas de la licitación no establecen esto, sino que señalan en su punto 6.1 la existencia de Talleres de Participación Ciudadana que se desarrollarán: uno al comienzo del proyecto y otros cuatro talleres, al término de cada una de sus etapas.

“Nos llama la atención que las agrupaciones mencionadas no hayan manifestado su rechazo a la licitación antes de su convocatoria, si es que consideraban que no se había ajustado a las bases. Esperaron que se conociera el fallo que favoreció a nuestra oficina y de inmediato lanzaron una ofensiva. Comprenderá que se trata de una acción dirigida directamente contra nosotros”, planteó el profesional.

Luego añadió que han participado junto con las dos Agrupaciones de DD.HH. existentes en la región: Orlando Letelier y Salvador Allende,  desde el año 2003, cuando realizaron el viaje conjunto a la isla Dawson al cumplirse 30 años del golpe militar.

Recuperación del inmueble

“Iniciamos entonces en conjunto, una campaña por la recuperación del inmueble de Avenida Colón, aún en manos de la Armada y por restaurarlo como Casa de la Memoria y los Derechos Humanos. Nos manifestamos incluso frente al ingreso del Ministerio de Bienes Nacionales, en una de las múltiples tentativas que debimos enfrentar destinadas a evitar la enajenación del inmueble”, puntualizó Lawner.

Sobre su trayectoria política, planteó que es testimonio indiscutible de una firme vocación en defensa de los DD.HH., incluido su confinamiento en isla Dawson y otros centros de reclusión. “Mi extensa carrera profesional ha sido invariablemente orientada en el mismo sentido. Los jóvenes profesionales que me acompañan en este hermoso desafío, comparten estos mismos valores humanistas. Hemos participado lealmente en esta licitación y hemos ganado sin ejercer ningún tipo de presiones indebidas”, señala.

Orgulloso de
su propuesta

Por lo mismo, apunta que “estamos orgullosos de nuestra propuesta. Nada más lejano a un mall de los derechos humanos como lo sostiene la Agrupación de Hijos y Nietos. No hay un sólo m2 del proyecto que no esté inspirado en el propósito de respetar y honrar el lugar como un Museo de sitio. Más aún no sólo el edificio, sino que todos los espacios exteriores como el pasaje lateral y el patio interior, también se han aprovechado para ampliar la superficie destinada a la muestra museológica”.

Asimismo, explica que la cafetería es un espacio marginal en el proyecto. Cubre una superficie de 35 m2, en un edificio que suma 1.080 m2. construidos, a lo cual hay que añadir 250 m2 de espacios exteriores, totalmente dedicados al proyecto museográfico. La cafetería es indispensable en cualquier edificio de este tipo. No se conoce un sólo ejemplo en que no exista. Otra cosa es darle una magnitud desproporcionada, que no es nuestro caso.

Lawner precisa que lo mismo ocurre con la tienda, que ocupa un espacio muy pequeño: 10 m2. El proyecto museográfico propone destinar la tienda a la venta de literatura sobre DD.HH., reediciones de libros como los poemas de Aristóteles España o Cerco de Púas de Aníbal Quijano; impresiones de álbumes o de tarjetas postales conteniendo los grabados realizados por Héctor Avilés y/o los dibujos realizados personalmente en isla Dawson.

Además, se ha pensado en la realización de un Taller de artesanía dirigido por un artista de la zona, en el cual los integrantes de las Agrupaciones de DD.HH. o sus familiares, grabarán piedras negras recogidas a la orilla del estrecho de Magallanes a la altura del campo de concentración Río Chico.

Según explica Lawner, esta fue una actividad generalizada de los presos políticos durante su confinamiento en la isla, y se constituyó en una forma de recuperar nuestra dignidad. “Cuando llegaron a manos de nuestras esposas, madres o hijas se lucieron orgullosamente y fueron de alguna manera una de las primeras manifestaciones de resistencia a la dictadura”.

Sostiene que recrear esta actividad será una emotiva expresión de unir pasado con presente. Estas piedras elaboradas por integrantes de las Agrupaciones, podrán ponerse a la venta en la tienda del Museo y está seguro que serán disputadas por sus visitantes. Será una artesanía que podrá constituirse en un ingreso complementario para sus autores, además de contribuir al financiamiento del Museo.

En fin, afirma Lawner, “luchamos demasiado por lograr la realización del Museo. El actual gobierno lo incluyó como parte de su programa de realizaciones y no podemos malograr este objetivo.

Es una responsabilidad colectiva que logremos el mejor de los Museos de Sitio de nuestro país. Debemos hacerlo en conjunto con la municipalidad, las Agrupaciones y nosotros. Es un principio que nos guiará hasta concluir la noble misión que tenemos por delante”, enfatizó.

En los primeros días de enero Lawner viajará a Punta Arenas a fin de formalizar el contrato con la municipalidad y sostendrá el primer Taller de Participación a fin de ilustrar con imágenes la propuesta, iniciando un diálogo que se mantendrá hasta la entrega del proyecto definitivo.