Necrológicas
  • Aroldo Andrade Andrade
  • María Lucinda Levill Levill

Presidente de la Juventud DC: “Estar hoy más cerca del 20% que del 30% de aprobación no puede ser solamente por errores de comunicación”

Por Carolina Ruiz lunes 18 de enero del 2016

Compartir esta noticia
104
Visitas

Participó del ampliado regional de la Juventud DC y, posteriormente, de la proclamación de Juan Pablo Draguicevic como candidato al Concejo Municipal de Punta Arenas.
Se trata del presidente nacional de la Juventud DC, Diego Calderón, quien llegó a Magallanes en el marco de una gira por diferentes regiones del país, para apoyar a los candidatos jóvenes que competirán en las elecciones municipales.
“Hemos hecho un recorrido por distintas regiones del país para presentar a estos candidatos jóvenes y tratar de conversar sobre sus posibilidades y cómo van a plantear su campaña de cara a octubre”, afirmó.
– ¿Cómo ve el interés de los jóvenes por participar de estos procesos eleccionarios?
– “Creo que hay un interés bien importante. Nosotros el 2012 llevamos 43 candidatos jóvenes. Hoy ya llevamos más de 50 y seguimos sumando, porque otros 30 o 40 van a ir a primarias. Entonces, es un número importante y creo que tiene que reflejarse, no solamente en que los jóvenes logren estar en la papeleta y puedan ofrecerse a la ciudadanía liderazgos jóvenes, sino que también depende de que la misma ciudadanía confíe en estos candidatos y que se logre que éstos sean electos y, en eso, hay buenas señales. Uno ve las distintas encuestas y se da cuenta que los liderazgos jóvenes que están hoy en el Congreso tienen una evaluación muy superior a las del resto de los parlamentarios o de líderes políticos importantes de larga trayectoria y eso indica que la gente está confiando en nuevos liderazgos y esperamos que eso se traduzca en las urnas”.
– A nivel regional, ¿Qué le parece la participación de la juventud en la política? Le pregunto porque, al menos públicamente, no se nota una participación activa.
– “O sea, lo que está claro es que hay mucha disconformidad general, no solamente de los jóvenes sino de todos, con la política y eso nos podría hacer proyectar que, en las próximas elecciones, muchos se van a restar de participar. Nosotros también hemos hecho un llamado a que no se resten, tratar de ofrecer rostros nuevos y caras nuevas y que los jóvenes puedan volver a confiar en la política. Creo que ese es el desafío nuestro como generación: darle a la gente la oportunidad de volver a confiar y a creer que la política puede generar un cambio real en sus vidas. Y algo que ha demostrado eso por sobre todas las cosas es la política de gratuidad que ha impulsado el gobierno. Cuando uno ve las historias familiares de personas que por primera vez en su vida o la de sus familias van a poder ingresar a la educación superior gracias a eso, uno dice: ‘Bueno, aquí hay política también’ y es la que está cambiando la realidad del país”.
– ¿Cuál es el porcentaje de jóvenes que integra el padrón de la DC?
– “A nivel nacional, tenemos, según la última elección que fue hace unos años atrás, más de 5 mil jóvenes. Somos entre la segunda y tercera juventud más grande del país y esperamos que este último año que ha pasado haya aumentado significativamente el número de militantes. Lo que vamos a enfrentar ahora es el proceso de refichaje, que implica al partido completo y eso es un desafío importante para nosotros”.
– Usted, como dirigente político de la DC, ¿está conforme con la política de gratuidad planteada desde el gobierno?
– “Yo creo que, finalmente, las leyes que hemos estado tramitando han salido bien. Hay detalles donde nosotros manifestamos disconformidad en el proceso legislativo, pero las reformas salieron bien, no obstante tengamos una crítica general a cómo se han tratado estas políticas desde el ministerio de Educación, porque ha habido falta de diálogo con los actores sociales, porque ha habido mucha improvisación, mucho secretismo en cómo se manejan los contenidos de los proyectos. Y, en eso, hemos sido críticos pública y privadamente y creemos que eso nos ha llevado también a exigir que en la nueva ley, que es el nuevo desafío, nosotros podamos hacer un esfuerzo mayor por llegar a acuerdo con los actores sociales, con los partidos políticos antes de enviar los proyectos de ley. Porque eso es lo que ha generado los principales problemas: que el Mineduc crea que ellos tienen la razón, envíen los proyectos y, una vez presentados, se den cuenta que no tienen los consensos necesarios para aprobarlos. Eso ha generado mucha disconformidad y que la gente sienta que la reforma educacional es muy confusa (…)”.
– Una de las conclusiones del cónclave de la Nueva Mayoría realizado la semana pasada fue la necesidad de recuperar la confianza de la comunidad. ¿Piensa que eso es posible?
– “Sí, yo creo que ahí es muy importante definir desde qué base se parte el diagnóstico. Creo que uno está orgulloso de muchas cosas que se han hecho en el gobierno y creo que ningún participante de la Nueva Mayoría se pierde en eso. Pero sí somos críticos respecto de áreas de gestión, somos críticos de la forma en que se ha conducido políticamente determinado hecho como Democracia Cristiana en general. Y, en eso, esperamos corrección del Gobierno y esperamos que haya también una posición autocrítica de lo que nos ha faltado hacer. Es evidente que estar hoy más cerca del 20% que del 30% de aprobación no puede ser solamente por errores de comunicación de lo que hemos hecho. Ahí también hay errores de conducción, de gestión y tenemos que ser lo suficientemente autocríticos para poder corregir de cara a estos dos años de Gobierno”.
– ¿Cree que existe autocrítica en el Gobierno?
– “Yo no la he visto con la suficiente fuerza. Ahora, después de este episodio entre el ministro Burgos y la Presidenta Bachelet, yo espero que el ministro Burgos, que recibió la confianza de la Presidenta, pueda empoderarse para generar este cambio de conducción. Yo creo que eso va a partir fundamentalmente desde marzo, porque ahora en enero estamos abocados absolutamente en lo que es sacar la agenda legislativa”.